Como lo hicimos el año pasado, volvemos a recordar el Día de la Publicidad (4 de Diciembre) a través de dibujantes que se han desempeñado tanto en esa actividad como en la historieta. En este caso lo centraremos en la figura de Leopoldo Durañona del cual contamos con dos piezas graficas que creemos interesantes. Una de ellas es un storyboard que debe datar de 1964-65 y que encontramos poco tiempo después ordenando papeles en lo que fue nuestro primer trabajo profesional, el Departamento de Publicidad de la firma que fabricaba las lapiceras Sheaffer’s y 303, obviamente no tiene firma pero por los dibujos y debido a que Durañona trabajó para Lowe no creemos estar equivocados.  El otro testimonio de la actividad de Durañona en el campo publicitario es un aviso a doble página de su estudio, Brigada Creativa, publicado en la Guia Moya de los Profesionales Publicitarios editada en 1974.

      Respecto al storyboard sabemos que es un elemento fundamental del dibujo animado para visualizar el desarrollo de la acción, método posteriormente adoptado por el cine publicitario y el largo metraje siendo numerosos los artistas del comic que han trabajado en este campo, incluso el mismo Durañona luego de su radicación en Estados Unidos. Volviendo a la Guía editada por Juan Carlos Escalera Moya,  en la misma edición encontramos a otros dos publicitarios que tambien estuvieron en la historieta, Roque PronestiRolando del Porto.

LEOPOLDO DURAÑONA EN LA HISTORIETA

   Nació en Buenos Aires en 1938.  Alumno de la Escuela Panamericanade Arte inicia su trayectoria profesional en las revistas de Editorial Frontera con trabajos como “El gran Jerome” aparecido en junio de 1960 en Hora Cero Extra y en ese mismo mes y en la misma revista “Pedro Pereyra, taxista” (que tomaba el apellido y algunas anécdotas de Pablo Pereyra, profesor de la Panamericana y maestro de varias generaciones de dibujantes),  “Pat Dune”, “Sea usted el detective”, episodios de Ernie Pike y trabajos para la revista  Batallas Inolvidables son parte de esa producción inicial.

     Durañona permanece en Hora Cero hasta los últimos tiempos de esa publicación y realiza hacia 1963 dos trabajos de gran experimentación gráfica como los titulados “Herida mortal” y  “Partisanos”, este último  en el número 77 de Hora Cero Extra. También colaboró en 1962 en la revista El Eternauta, realizada por Héctor H. Oesterheld.

 

Partisanos - Hora Cero Nº 77

  También a inicios de la década de los sesenta trabaja para Editorial Columba aplicado en algunos de sus trabajos técnicas muy innovadoras con respecto al tradicional estilo gráfico que predominaba en dicha editorial. A esa época pertenecen trabajos como “El Tiburón del Quilla” (basado en la vida del nadador Pedro Candiotti) que se publicó en El Tony, “Agonía en Stanleyville” y “El Tunel”.

   Por la misma época Durañona colabora con Editorial Yago realizando en 1963 unitarias en Super Misterix y la serie “El Embajador” en Misterix. En 1968 el editor David Lipzsyc le encarga la adaptación de la novela Moby Dick para la Colección Altamira, trabajo que queda inconcluso por el fracaso de dicho proyecto del que apareció sólo un número. Dicha versión de Moby Dick fue completada en 1978 por Enrique Breccia para Record, y republicada  luego  dentro de la colección Tinta Argentina. Su campo profesional abarcaba en ese tiempo la ilustración y la publicidad, la primera a través de trabajos para Editorial Códex y en publicidad haciendo storyboards para los comerciales de cine que producía la empresa Emelco-Lowe.

Leo Montiel - 1971

   En 1971 realiza en colores “Leo Montiel” para “El Clan de Mac Perro”,  suplemento de historietas que aparecía con la revista Billiken. Entre 1973  y 1974  con guiones de Oesteherld  en el semanario El Descamisado dibuja  “Latinoamérica y el Imperialismo. 450 años de guerra”. Poco tiempo después se radica en los Estados Unidos donde realizó  trabajos para revistas de la DC Cómics (Weird War Tales, Weird Mistery Tales y The House of Secrets) y para Creepy y Eerie de Warren, y de animación para los estudios Hanna-Barbera. Algunos títulos de ese período son “Angeles caídos” (Eerie, 1978), “Una pesadilla para Miss Ágata” (Skorpio, 1974) y  “Richard Dragon”, publicada en la revista Kamandi en 1975

    Su producción de los años ochenta sigue vinculado al misterio y el terror según puede apreciarse en una revisión del material reproducido en revistas francesas como Spectral y Sueurs Froides, a través de títulos como “El fantasma de la mina” (1982), “Descenso a los infiernos” (1987) y “Un talento para la muerte”. “Raza de escorpiones” es un trabajo realizado por Durañona para Dark Horse y que se conoció en la Argentina través de la revista Hora Cero (2da. Epoca) en 1990 y luego en Fierro. En 1992 en El Tony Super Color se publica “Henkel Song”, de ambiente similar a “Raza de Escorpiones”. En 1993 también para Dark Horse realiza “Predator: Blood Feud”, Part 4. Leopoldo Durañona figura además entre los colaboradores de las revistas Lanciostory y Skorpio editadas por Eura y ha realizado las ilustraciones de “México: Historia de un pueblo” con guión de Guadalupe Ferrer y “Ahí vienen los del norte”.  De acuerdo a su página web está radicado actualmente en  Nueva México dedicado a la pintura y también a la actividad publicitaria.   (C.R. MARTINEZ)

Anuncios