Inicio

LA “MINI REVISTA” DE EDITORIAL CODEX: COLECCIÓN SUPLEMENTOS DE PIMPINELA

Deja un comentario

   Editorial Codex inicio su actividad a mediados de los años cuarenta centrándose inicialmente en la publicación de diccionarios, enciclopedias y libros infantiles entre otros rubros. En la década del cincuenta no escapó al gran auge de la historieta en la Argentina lanzando una serie  de revistas entre los que destacan Pimpinela, Ases del Oeste, Ases del Aire, Sabú, Justy o Capitanes del Bien, producción que nos gustaría analizar en detalle en alguna próxima nota. A esos títulos debe sumarse el que hoy nos ocupa: Colección Suplementos de Pimpinela.     

PIMPI1

   Cuando se habla de revistas de historietas de pequeño tamaño surgen inmediatamente los nombre de Rayo RojoLanza Brava o la casi desconocida Yanko, la primera de las cuales llegó a medir solo 6,5 por 15 cms. Dichas dimensiones se justificaban en la necesidad de aprovechar al máximo el papel dado su escasez a inicios de los años cincuenta, y posiblemente haya sido esa la misma razón que llevó a Codex a publicar una revista cuyo tamaño era de apenas 10,5 x 13 cms, aunque de orientación vertical.

20171206_183941

PIMPI2

       El Nº 7 de Colección Suplementos de Pimpinela tiene fecha Enero de 1953, consta de 112 páginas de las cuales las primeras 16 están impresas a todo color y el resto en blanco y negro. En cuanto al material de lectura se integraba con un historieta de origen norteamericano llamada “Chico Billy” y otras dos de origen desconocido: “La Leyenda de Parsifal” y “El signo del cuervo”, ambientada esta última en el reino anglosajón de Wessex en el siglo IX, curiosamente el mismo ambiente histórico de una serie que se emite en la actualidad llamada “El último reino”. Es de destacar que ambas están muy bien resueltas desde el punto de vista gráfica, lo que permite una correcta reproducción pese a lo reducido de cada página. 

PIMPI3

PIMPI4

  Las retiraciones de tapa y contratapa estaban dedicadas a promocionar a sendas revistas de la Editorial: El Capitán Marvel Junior y Ases del Oeste mientras que en la contratapa se adelantaba el título del siguiente volumen de la Colección, “El Imperio del Sol”, cuya tapa al igual que la de este número que comentamos estaba ilustrada por Carlos Roume.  Agreguemos por último que en el extremo opuesto en cuanto a tamaño de revistas Codex publicó también Gigantorieta, aunque carecemos de algún ejemplar para hablar de sus características.  (Carlos R. Martinez)  

pimpi5

pimpi6

pimpi7

pimpi-cuervo

 

 

pimpi9

pimpi10

Contratapa de la revista promocionando el Nº 8, ilustración de Carlos Roume

       

       

Anuncios

LAS HISTORIETAS DEL “POETA MALDITO”: FRANCOIS VILLON

Deja un comentario

       “Nació en 1431, el mismo año que quemaron a Juana de Arco en Rouen. Vivió casi toda su vida en París; para serle justos, en sus tabernas: Trumillières, La piña, La jaula verde. Y se salvó in extremis de la horca en Chatelet, la prisión donde sus huesos dieron a parar en más de una ocasión por camorrista y criminal. En dónde acabó no hay noticia, pero poco importa, como él mismo dejó escrito: “No hay más remedio que emprender la huída” (…) fue el último goliardo, el primer asesino poeta, un genuino maldito avant la lettre. Sus compinches de correrías, gentes “con mal en el alma y bien en el cuerpo”, los eligió entre lo más degenerado del lumpen. Sus amores, nada corteses, de sitios aún peores. Su poesía, irreverente, sincera, clásica en su forma pero radical en su fondo, fue un dardo envenenado contra maeses usureros, eclesiásticos panzudos y escolásticos enrocados en la miopía de la cultura oficial”.  (Escrito por Nacho Segurado en Blogs.20 minutos)

vill1

   La turbulenta vida de Villon fue utilizada al menos en dos oportunidades en la historieta argentina. La primera de ellas en 1950 en la revista Rayo Rojo donde aparece como protagonista de “Rey por siete días”, historia en la cual “el poeta vagabundo” (así se lo llama) ha sido nombrado Gran Condestable del Reino por el  Rey Luis XI. Este le ha concedido siete días de poder para salvar a París del sitio en que se encuentra. Ignoramos si se trata de la adaptación de un texto existente o un guión original ya que no se consigna ese dato. Otra posibilidad es que haya sido escrito por el mismo dibujante de la serie, en este caso Fernando Fernández Eyre, más conocido por su habitual seudónimo de “Fernand”

vill2

vill3

vill4    Casi medio siglo después Villon vuelve a convertirse en figura central de una historieta titulada precisamente “Villon” publicada en 1997 en Intervalo con guiones de Néstor Barrón y dibujos de Emiliano Parmigianni. En el primer episodio del cual mostramos algunas páginas el guionista imagina una supuesta infancia del protagonista y aprovecha para incluir a otra figura histórica, Giles de Rais, el tristemente célebre Barba Azul, de cuyas garras se salva Francois y queda bajo la protección del sacerdote Villon, cuyo apellido adoptaría luego. De esta serie se publicaron apenas media docena de episodios ya que poco después de aparecer el último de ellos Intervalo llegaba a su fin. (Carlos  R. Martinez)

01_villon01_001

02_villon01_002

03_villon01_003

12_villon01_012

 

VILLON BÁSICO

villretratoEl verdadero nombre de Villon fue François de Montcorbier. Su madre enviudó cuando François era aun muy pequeño y le confió el niño al maestro Guillaume de Villon, canónigo y capellán de Saint-Benoît-le-Bétourné, cuyo apellido adoptó en prueba de gratitud. Estudió en la facultad de Arte, pero tras obtener una licenciatura, descuida el estudio para correr detrás de la aventura. A partir de esta época, su vida tendrá por telón de fondo la guerra de los Cien Años y su cortejo de brutalidades, hambruna y epidemias. Acusado de asesinar al religioso Philippe Sermoise, su rival en amores, es obligado a huir de París, pero obtiene el perdón en enero de 1456. Poco después participa en el robo del Colegio de Navarra. Entre 1456 y 1461, prosigue sus andanzas por el Valle del Loira, es encarcelado en el verano de 1461, pero liberado algunos meses más tarde con ocasión de una visita de Luis XI. De vuelta a París, escribe Le Testament y es arrestado una vez más en 1462. Es torturado y condenado a la horca, pero el juicio será casado en apelación en enero de 1463. La pena es conmutada por diez años de destierro de París. Se pierde su rastro después de este último episodio. Su creación más celebrada es “La balada de los ahorcados”, escrita cuando esperaba su ejecución en la horca.

LAS IMÁGENES DE “VILLON” FUERON TOMADAS DE LOS ARCHIVOS DEL GRUPO WOODIANA

 

 

 

DOS HISTORIETAS, UN MISMO PERSONAJE…Y CIERTO SUSPENSO

Deja un comentario

vill-bis

Separadas por casi cincuenta años de diferencia y  obviamente por estilos artísticos muy disimiles estas dos historietas tienen un mismo protagonista: un extraño personaje que transcurrió su existencia en el Siglo XV y cuya identidad no revelaremos por ahora. La página apaisada corresponde a la revista Rayo  Rojo y la restante (tomada de los archivos del Grupo Woodiana) fue publicada en D’Artagnan en 1997. Mañana les contamos de quien se trata.

03_villon01_003

FUTBOL E HISTORIETAS, DOS VIEJOS CONOCIDOS (1)

Deja un comentario

El fútbol fue definido alguna vez como “pasión de multitudes”. La historieta argentina -tal vez si llegar a ese extremo- contó en determinadas épocas con un hondo arraigo popular y le dio cabida en sus páginas, ya fuera ocupándose de sus  jugadores y equipos más destacados  o desarrollando argumentos que tenían a ese deporte como protagonista. Hoy, apenas inaugurado el Mundial, iniciamos  esta serie para recordar jalones importantes de la sociedad entre historietas y fútbol.

   futbol-boca Retiración de contratapa del Nº 172 de Patoruzú, correspondiente al 30 de diciembre de 1940

   futbol-chiappefutbol-rayorojoRayo Rojo tampoco ignoró al fútbol. En 1950 sus contratapas eran ocupadas por la foto de un jugador con algunos renglones sintetizando su trayectoria, mientras que en 1953, cuando llegó a su menor tamaño, dedicaba las retiraciones de tapa y contratapa a una sección titulada “Goles para la historia” en la cual se recordaban antiguas anécdotas futbolisticas.

PUÑO FUERTE

  Pero de las revistas de historietas de inicios de los cincuenta, probablemente fue Puño Fuerte quien más apostó al fútbol como forma de captar lectores. Un ejemplo: en el Nº 13 (24 de Noviembre de 1950) la retiración de tapa la ocupa una foto del equipo de Gimnasia y Esgrima, la página inicial era para la sección “Glorias Deportivas” que ilustraba Antonio Serrano; promediando la revista Serrano realizaba otra página titulada “Desfilan los cracks” y en la última página seis retratos de futbolistas que pegados sobre cartón podían oficiar como figuritas.

futbol-gimnasiafutbol-montiMás adelante Puño Fuerte ofreció “Dos Ases del Deporte”, historieta dibujada por Iglesias acerca de los hermanos Olmedo, uno futbolista y el otro boxeador. En tanto Lanza Brava (también de Editorial Haynes y tamaño similar a Rayo Rojo) ofrecía “Roberto, un As del Deporte” dibujada por Romero. Roberto era boxeador pero no descartamos que en algunas de sus aventuras se haya calzado también  los botines.  (C. R. Martinez)

    futbol-aguirrefutbol-figufutbol-ases

 

RECORDANDO A HORACIO PORRECA

4 comentarios

porreca-wil4

“Wilder el africano” por Porreca. Rayo Rojo, 1957

Pratt (izq.) y Porreca en 1954

Pratt (izq.) y Porreca en 1954

 “Te comento que Civita (César) me encomendó la tarea de aconsejar y enseñarles la técnica de la historieta a todos los pibes que llegaban a la editorial. De esa forma tomé contactos con figuras, algunas hoy muy conocidas, tales como Horacio Porreca y Daniel Haupt. Con este último hasta no hace mucho nos llamamos por teléfono hasta dos o tres veces por año (…) Quien era realmente una joyita por su buen humor y la permanente costumbre de buscar la diversión, era Porreca, Horacito, un tipo que espero continúe con ese genio suyo, tan lleno de esa frescura natural, tan expresivo”.

     Las palabras antes transcriptas corresponden a una entrevista que Luis Alberto Rosales le realizara a Sergio Tarquinio (1925- 2006), dibujante italiano que entre 1948 y 1952 estuvo radicado en Argentina trabajando en Editorial Abril, para cuyas revistas  realizó  entre otras series “El Inspector Slop, “Alan Blood”, “Yukali” y tapas para Salgari y Rayo Rojo. La entrevista en cuestión se publicó en 2004 en Tebeosfera.com dentro de la serie “Rumbo al Río de la Plata”.

  

Hora Cero Extra, 1959

Hora Cero Extra, 1959

  En este caso hemos querido citar ese recuerdo de Tarquinio para iniciar el repaso a la actividad profesional de uno de esos jóvenes a quien el orientó: Giordano Horacio Porreca, dibujante cuya actuación en la historieta se extendió desde mediados de los años cincuenta hasta fines de los sesenta, al menos en lo que tenemos registrado. Parte de esta historia la hemos podido reconstruir gracias a los datos y fotos que nos aportara uno de sus hijos, Claudio Gabriel.

    porreca-cuentos Porreca nació en Munro, Provincia de Buenos Aires,  el 23 de diciembre de 1929 y  como hemos visto realiza su período de aprendizaje Editorial Abril para luego colaborar con otros dibujantes que trabajaban allí, especialmente con Hugo Pratt (apenas dos años mayor que él)  del cual fue gran amigo, amistad que como veremos luego se prolongó hasta la muerte de ambos ocurrida con pocos meses de diferencia.

         En cuanto a sus propios trabajos entendemos que Porreca debe haber comenzado a publicar a mediados de los años cincuenta, aunque cronológicamente lo primero que tenemos registrado es “Wilder, el africano”, serie acerca de una especie de patrulla de la selva o fuerza especial encargada de perseguir delincuentes y solucionar conflictos entre distintas tribus que se publicó en Rayo Rojo en 1957. Ese mismo año en Poncho Negro dibuja “Teniente Dean”, de la Policía Montada”, que luego hizo Rodolfo Zalla.

   porreca-kirk Posteriormente pasa a colaborar con Editorial Frontera realizando historietas unitarias, episodios de “Tip Kenya”, de “Cuentos de la Ciudad Grande” y en  numerosos episodios de “Sargento Kirk”. Respecto a este último personaje Claudio Porreca nos decía lo siguiente en uno de sus mails: “En alguna parte tengo el detalle de los números del Sargento Kirk firmados por mi papa, fueron dos años y medio, todo el 60 el 61 y parte del 62 y me lo recuerdo en ese año con Hugo hacer los bocetos preliminares del Corto Maltés que publico de ahí a poco su primer numero”.  Salvo que haya una confusión respecto al  personaje, es una interesante pista respecto al origen del Corto Maltés.

"El Rubio Millán" (Intervalo, 1959) firmado como "Giordano", que era su primer nombre

“El Rubio Millán” (Intervalo, 1959) firmado como “Giordano”, que era su primer nombre

  porreca-columna    Porreca colaboró también con Editorial Columba, para la cual realizó en 1959 en Intervalo “El Rubio Milán” (que firmó como Giordano) e historietas de tema bélico con títulos como “Dos caminos al más allá” (Album El Tony, 1965), “La columna de la muerte” (Album El Tony, 1966), “Bambú Nº 18 ¡Muerte!” (Album El Tony, 1968) y “La flor entre las rocas” (Fantasía, 1966). Cabe aclarar que varias de las historietas de ese período fueron realizadas por José Muñoz o en conjunto con este, pero firmadas por Porreca ya que por su militancia gremial Muñoz no era aceptado como colaborador en Columba, gesto solidario que el creador de Alack Sinner ha destacado en más de una entrevista. No contamos en nuestro archivo con trabajos de Porreca posteriores a los años sesenta, lo que no quiere decir que no existan.

   

Porreca (izquierda) con José Muñoz

Porreca (izquierda) con José Muñoz

  Según nos contó su hijo, Porreca visitó a Pratt en abril de 1994 en su casa de Suiza. Fue la última vez que vieron ya que Pratt moriría en junio de 1995 y él en noviembre del mismo año. Como dato final agreguemos que Porreca era cuñado de José María Pereyra, dibujante que durante casi dos décadas fue habitual colaborador de Columba y del cual hablaremos próximamente. (C.R. Martinez)  

El testimonio de José Muñoz 

  (…) Entonces, yo estaba, digamos, cagándome de hambre… en dificultades, a los veintitrés, veinticuatro años. Y en ese momento, aparece Horacio Porreca… Yo lo había conocido en Frontera; después que se fue Pratt, él hizo un poco el “Sargento Kirk”. Primero lo hizo Moliterni, que se fue también con los maestros antiguos, con los veteranos, a trabajar para los ingleses. Y Porreca continuó con el Sargento Kirk.

   Era muy simpático, cantor de tangos y milongas, Porreca. Un porteño cien por cien. Me lo acuerdo, gentil, melancólico y cantor. Y él no tenía tiempo para seguir dibujando… él era empleado de Columba. A él le hacían descuentos para la jubilación, entonces él tenía que hacer, mínimo, tres colaboraciones por año para que no lo borrasen de la plantilla. Entonces fue ideal… él cazaba los guiones en Columba, me los daba a mí y yo los dibujaba. Y él me daba la guita entera, descontada de su aporte jubilatorio. Me parece un trato absolutamente honesto. En el ’64, ’65, ’66 estuve publicando en Columba. Hice la vida de Roberto Cherro, de Horacio Accavallo… bajo el nombre de Horacio Porreca. Y en Columba sabían que no era Porreca, todos sabían, pero bastaba que yo no apareciese físicamente. Decían: “Bueno, éste es un trato de Porreca”.

    Y hubo otros compañeros (no voy a decir los nombres) que aprovechándose de mi situación en ese época me ofrecieron lo mismo pero me descontaban el cincuenta por ciento. O sea, se aprovechaban de mi desgracia sindical. Nunca me olvidaré, muchachos (…)

  (De la entrevista realizada por Lucas Nine que se publicó en “El Sacapuntas”, revista digital de la Asociación de Dibujantes de la Argentina, edición Junio de 2009)

  

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: