Inicio

“CRUZ DIABLO”, LA PRIMERA HISTORIETA MEXICANA EN REVISTAS ARGENTINAS

2 comentarios

    cruzdiablo  Repasando las estadísticas de TOP COMICS nos llamó a atención la gran cantidad de visitas provenientes de México, que se ubica entre los primeros cinco o seis países (aparte de la Argentina)  desde donde con mayor asiduidad se consultan las notas aquí publicadas. Nos pareció entonces que era justo devolverles la atención hablando algo de la historieta mexicana, más precisamente de una serie   que se publicó en nuestro país nada menos que en los años cuarenta.

   cruzdiablo2   Hablamos concretamente de “Cruz Diablo”, tira creada por el dibujante mexicano Domingo López y cuya distribución para América Latina y España estaba a cargo de la agencia Editors Press Inc. Lo curioso es que en una entrevista donde cuenta sus inicios en la profesión, Alberto Breccia  menciona que tras sus dos o tres primeros trabajos en Lainez  debió continuar “El Vengador” que había sido iniciada por Raul Rosarivo  y dice: “Otra de Rosarivo que continué fue Cruz Diablo, que era una de gauchos”. ¿Se confundió Breccia o quizá y por una coincidencia existió también un “Cruz Diablo” vernáculo? No lo sabemos, pero en definitiva aquella serie protagonizada por un espadachín que luchaba contra los opresores de su pueblo -y publicó la revista Historietas hacia 1947-  se  anticipó en varios años a aquel verdadero furor que en nuestro medio causaron las revistas “mexicanas”, fiel copia en cuanto a su impresión del clásico comic-book americano y que impresas a todo color deslumbraban a los jóvenes lectores argentinos de fines de los años cincuenta y comienzos de los sesenta. (CRM)

Anuncios

RECORDANDO A HORACIO PORRECA

4 comentarios

porreca-wil4

“Wilder el africano” por Porreca. Rayo Rojo, 1957

Pratt (izq.) y Porreca en 1954

Pratt (izq.) y Porreca en 1954

 “Te comento que Civita (César) me encomendó la tarea de aconsejar y enseñarles la técnica de la historieta a todos los pibes que llegaban a la editorial. De esa forma tomé contactos con figuras, algunas hoy muy conocidas, tales como Horacio Porreca y Daniel Haupt. Con este último hasta no hace mucho nos llamamos por teléfono hasta dos o tres veces por año (…) Quien era realmente una joyita por su buen humor y la permanente costumbre de buscar la diversión, era Porreca, Horacito, un tipo que espero continúe con ese genio suyo, tan lleno de esa frescura natural, tan expresivo”.

     Las palabras antes transcriptas corresponden a una entrevista que Luis Alberto Rosales le realizara a Sergio Tarquinio (1925- 2006), dibujante italiano que entre 1948 y 1952 estuvo radicado en Argentina trabajando en Editorial Abril, para cuyas revistas  realizó  entre otras series “El Inspector Slop, “Alan Blood”, “Yukali” y tapas para Salgari y Rayo Rojo. La entrevista en cuestión se publicó en 2004 en Tebeosfera.com dentro de la serie “Rumbo al Río de la Plata”.

  

Hora Cero Extra, 1959

Hora Cero Extra, 1959

  En este caso hemos querido citar ese recuerdo de Tarquinio para iniciar el repaso a la actividad profesional de uno de esos jóvenes a quien el orientó: Giordano Horacio Porreca, dibujante cuya actuación en la historieta se extendió desde mediados de los años cincuenta hasta fines de los sesenta, al menos en lo que tenemos registrado. Parte de esta historia la hemos podido reconstruir gracias a los datos y fotos que nos aportara uno de sus hijos, Claudio Gabriel.

    porreca-cuentos Porreca nació en Munro, Provincia de Buenos Aires,  el 23 de diciembre de 1929 y  como hemos visto realiza su período de aprendizaje Editorial Abril para luego colaborar con otros dibujantes que trabajaban allí, especialmente con Hugo Pratt (apenas dos años mayor que él)  del cual fue gran amigo, amistad que como veremos luego se prolongó hasta la muerte de ambos ocurrida con pocos meses de diferencia.

         En cuanto a sus propios trabajos entendemos que Porreca debe haber comenzado a publicar a mediados de los años cincuenta, aunque cronológicamente lo primero que tenemos registrado es “Wilder, el africano”, serie acerca de una especie de patrulla de la selva o fuerza especial encargada de perseguir delincuentes y solucionar conflictos entre distintas tribus que se publicó en Rayo Rojo en 1957. Ese mismo año en Poncho Negro dibuja “Teniente Dean”, de la Policía Montada”, que luego hizo Rodolfo Zalla.

   porreca-kirk Posteriormente pasa a colaborar con Editorial Frontera realizando historietas unitarias, episodios de “Tip Kenya”, de “Cuentos de la Ciudad Grande” y en  numerosos episodios de “Sargento Kirk”. Respecto a este último personaje Claudio Porreca nos decía lo siguiente en uno de sus mails: “En alguna parte tengo el detalle de los números del Sargento Kirk firmados por mi papa, fueron dos años y medio, todo el 60 el 61 y parte del 62 y me lo recuerdo en ese año con Hugo hacer los bocetos preliminares del Corto Maltés que publico de ahí a poco su primer numero”.  Salvo que haya una confusión respecto al  personaje, es una interesante pista respecto al origen del Corto Maltés.

"El Rubio Millán" (Intervalo, 1959) firmado como "Giordano", que era su primer nombre

“El Rubio Millán” (Intervalo, 1959) firmado como “Giordano”, que era su primer nombre

  porreca-columna    Porreca colaboró también con Editorial Columba, para la cual realizó en 1959 en Intervalo “El Rubio Milán” (que firmó como Giordano) e historietas de tema bélico con títulos como “Dos caminos al más allá” (Album El Tony, 1965), “La columna de la muerte” (Album El Tony, 1966), “Bambú Nº 18 ¡Muerte!” (Album El Tony, 1968) y “La flor entre las rocas” (Fantasía, 1966). Cabe aclarar que varias de las historietas de ese período fueron realizadas por José Muñoz o en conjunto con este, pero firmadas por Porreca ya que por su militancia gremial Muñoz no era aceptado como colaborador en Columba, gesto solidario que el creador de Alack Sinner ha destacado en más de una entrevista. No contamos en nuestro archivo con trabajos de Porreca posteriores a los años sesenta, lo que no quiere decir que no existan.

   

Porreca (izquierda) con José Muñoz

Porreca (izquierda) con José Muñoz

  Según nos contó su hijo, Porreca visitó a Pratt en abril de 1994 en su casa de Suiza. Fue la última vez que vieron ya que Pratt moriría en junio de 1995 y él en noviembre del mismo año. Como dato final agreguemos que Porreca era cuñado de José María Pereyra, dibujante que durante casi dos décadas fue habitual colaborador de Columba y del cual hablaremos próximamente. (C.R. Martinez)  

El testimonio de José Muñoz 

  (…) Entonces, yo estaba, digamos, cagándome de hambre… en dificultades, a los veintitrés, veinticuatro años. Y en ese momento, aparece Horacio Porreca… Yo lo había conocido en Frontera; después que se fue Pratt, él hizo un poco el “Sargento Kirk”. Primero lo hizo Moliterni, que se fue también con los maestros antiguos, con los veteranos, a trabajar para los ingleses. Y Porreca continuó con el Sargento Kirk.

   Era muy simpático, cantor de tangos y milongas, Porreca. Un porteño cien por cien. Me lo acuerdo, gentil, melancólico y cantor. Y él no tenía tiempo para seguir dibujando… él era empleado de Columba. A él le hacían descuentos para la jubilación, entonces él tenía que hacer, mínimo, tres colaboraciones por año para que no lo borrasen de la plantilla. Entonces fue ideal… él cazaba los guiones en Columba, me los daba a mí y yo los dibujaba. Y él me daba la guita entera, descontada de su aporte jubilatorio. Me parece un trato absolutamente honesto. En el ’64, ’65, ’66 estuve publicando en Columba. Hice la vida de Roberto Cherro, de Horacio Accavallo… bajo el nombre de Horacio Porreca. Y en Columba sabían que no era Porreca, todos sabían, pero bastaba que yo no apareciese físicamente. Decían: “Bueno, éste es un trato de Porreca”.

    Y hubo otros compañeros (no voy a decir los nombres) que aprovechándose de mi situación en ese época me ofrecieron lo mismo pero me descontaban el cincuenta por ciento. O sea, se aprovechaban de mi desgracia sindical. Nunca me olvidaré, muchachos (…)

  (De la entrevista realizada por Lucas Nine que se publicó en “El Sacapuntas”, revista digital de la Asociación de Dibujantes de la Argentina, edición Junio de 2009)

  

ANTICIPO: LA OBRA DE HORACIO PORRECA

Deja un comentario

  porreca-pratt   Horacio Porreca (1929-1995) desarrolló una intensa actividad en la historieta argentina a partir de mediados de los años cincuenta y casi hasta finales de la década siguiente.  Se inició en Editorial Abril bajo la guía del italiano Sergio Tarquinio y fue también gran amigo y colaborador de otro “tano”: Hugo Pratt, con quien lo vemos aquí en una foto de 1954 que publicamos como anticipo de la nota que sobre su carrera profesional subiremos en las próximas horas.  

porreca-wil1

¡UN HALLAZGO: EL CURSO DE DIBUJO DE …ALBERTO BRECCIA!

Deja un comentario

   brecciacurso  La tarea de realizar  TOP COMICS se ve aliviada con frecuencia por el aporte de un grupo de amigos y seguidores del blog como Gerardo Canelo, Carlos Altgelt o Julian Blas Oubiña, gente conocedora del tema, con un gran archivo y no menor  generosidad para compartirlo. A esos nombres (y alguno más que se nos escapa) sumamos el de “Atis Tirreno”, quien hace un tiempo nos acercó las páginas del UNICO trabajo de Hugo Pratt para Editorial Columba.

    Superados felizmente algunos problemitas de salud, “Atis” nos acerca ahora un verdadero hallazgo: un aviso de “Estudios Alberto Breccia” aparecido en el Nº 721 de Patoruzú, correspondiente al 6 de agosto de 1951, es decir  antes que se integrara a la Escuela Norteamericana de Arte, luego llamada Escuela Panamericana de Arte. En nuestra serie sobre Cursos de Dibujo hemos recordado a figuras de la historieta como Leandro Sesarego, Divito, Carlos y José María Clemen o Pedro Segui, pero no teníamos idea de que Alberto Breccia hubiera probado suerte con su propio instituto y curso de dibujo. Como nos dice Atis Tirreno en el mensaje que acompaña el material, sería un fantástico hallazgo encontrar los cuadernillos de ese curso. La duda es si en aquella época -y pese a que ya dibujaba al popular Vito Nervio-, Breccia podía tener potenciales seguidores que lo tomaran como referente para estudiar dibujo, lo que hace bastante improbable que algunas de esas lecciones haya superado el paso del tiempo y salieran a la luz.    

     Ahora bien, el aviso habla de clases personales o por correspondencia, pero vean lo que respondía Breccia en una entrevista que se publicó en el Nº 1 de Superhumor en agosto de 1980:

“¿Cómo nace un dibujante?

-No sé. Yo me hice copiando y dándome porrazos contra la hoja de papel. Y realmente creo que no se puede enseñar a nadie a dibujar.

Sin embargo vos participaste en la docencia…

-Pero jamás propicié los cursos por correspondencia, que siempre me parecieron una porquería. Yo fui profesor con los alumnos en el aula, y jamás tuve la veleidad de que estaba enseñando a dibujar: simplemente enseñaba los conceptos. Para canalizar lo que cada uno tenía adentro. Algunos de los muchachos que fueron alumnos míos hoy trabajan bien: José Muñoz, Rubén Sosa, Leopoldo Durañona, Lito Fernandez, Mandrafina. Pero a ninguno de ellos le enseñé a dibujar yo. Ni les firmé jamás un diploma. Porque ¿qué es esto? ¿Cómo va a tener un tipo un diploma de dibujante? Para ser dibujante hay que saber dibujar y para mostrar lo que uno sabe lo mejor es una buena carpeta y no un diploma”.

    Y bueno, luego de leer esto solo cabe acotar que contradicciones tenemos todos, incluso los genios del dibujo como don Alberto…

     

LO PROMETIDO: “TIERRA DEL FUEGO”, DE ONGARO Y CARLOS VOGT

3 comentarios

  En el final de la reciente  nota sobre “Mark Cabot” y “Poncho Negro” lamentábamos no encontrar material de “Tierra del Fuego”, otras de las historietas realizadas por Carlos Vogt en los comienzos de su carrera. Por suerte vino una vez más en nuestra ayuda Carlos Altgelt quien nos arrimó  seis páginas de dicha serie, dos de las cuales pertenecen nada menos que al primer episodio, aparecido en el Nº 272 de Rayo Rojo (Diciembre de 1954) que correspondió a un número extraordinario o anuario; otras dos aparecidas en el Nº 273, también de Diciembre de 1954 pero de un número normal y finalmente dos páginas publicadas en el Nº 354  en Julio de 1956, luego de un paréntesis en el cual la serie no había aparecido y cuando ya Rayo Rojo había aumentado su tamaño e incluía dos filas de cuadros por página.

   TIERRA DEL FUEGO-Rayo Rojo No. 272-20 diciembre 1954-aTIERRA DEL FUEGO-Rayo Rojo No.272-20 diciembre 1954-b    En cuanto al origen de “Tierra del Fuego” reproducimos algunos conceptos del mismo Vogt en una nota publicada en la página web “Blancas Murallas”, donde tras indicar que ya había dejado de dibujar “Poncho Negro” y “Terco Thomas”  señala: “Para esa época, en Muchnik decidieron dejar de editar SUPERHOMBRE y HAZAÑAS. El mismo día que lo supe, me presenté en Editorial Abril, donde uno de los directores, Julio Portas (Julio Almada, guionista de de “Fuerte Argentino”, MISTERIX) me recibió con esta maravillosa frase: “Hace tiempo que lo esperábamos”.   En Abril parecían todos muy impresionados por el trabajo de Silvester en “Doc Carson” y de inmediato encomendaron a Alberto Ongaro la realización de un guión para mi. Ongaro venía de viajar por el sur, y con las pestañas duras de hielo y demasiado entusiasmado como para escribir sobre cualquier otra cosa, creó “Tierra del Fuego”. Yo no encontré demasiada documentación sobre el tema, pero encaré la cosa como un western de Alaska situado en el extremo opuesto del mundo y el resultado fue satisfactorio. Había “atmósfera” y eso era lo principal.

TIERRA DEL FUEGO-Rayo Rojo No.273-27 diciembre 1954-a

  TIERRA DEL FUEGO-Rayo Rojo No.273-27 diciembre 1954-b   “A todo esto, recién conocí a Ongaro personalmente cuando ya hacía dos meses que la serie se publicaba en RAYO ROJO. Y ahí pude constatar que él era ese tipo que paseaba un perro boxer por las inmediaciones de la estación Belgrano R y con el que me había cruzado una docena de veces. En esa época, Ongaro e Ivo Pavone vivían en el mismo hotelucho bohemio cercano a la estación. En “Tierra del Fuego” traté de terminar de pulir mi estilo Silvester, más aún porque ya no realizaba ninguna de las historietas que me ataban al estilo Salinas. Trabajaba al doble del tamaño de la revista y me pagaban la producción total de cada mes (creo recordar muy vagamente que eran $m/n 35 por cuadrito). Dibujaba cada aventura de la serie en tiras continuadas de comienzo a fin; luego los originales eran “acomodados” en la editorial (tijera y pegamento mediante) a las necesidades de la entrega semanal. En los anuarios (o SUPER RAYO) publicaban una aventura completa, ocasionalmente bajo el título de “Luis el fueguino” (no sé por qué). Tampoco sé por qué se decidió levantar la serie, que tenía muchos seguidores”

TIERRA DEL FUEGO-Rayo Rojo No.354-23 julio 1956-b

TIERRA DEL FUEGO-Rayo Rojo No.354-23 julio 1956-a  Creemos de esta forma haber hecho un repaso bastante completo sobre los comienzos de Carlos Vogt en la historieta, carrera que como se recordará se inició en abril de 1953. Nos faltaría hallar ahora algún ejemplar de la revista Pancho donde precisamente publicó aquel primer trabajo titulado “Esta barra nuestra”. En realidad habíamos logrado ubicar un aviso de venta de dicha revista, pero la oferta estaba ya cerrada, por lo cual habrá que seguir esperando. (C.R. Martinez)

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: