Inicio

LAS HISTORIETAS DE CODEX: DE “PIMPINELA” EN ADELANTE

Deja un comentario

Desarrollada en las dos notas anteriores una muy breve historia de la Editorial Codex, comenzamos ahora a mostrar las diferentes revistas de historietas que publicó entre 1951 y 1960. Entre las características generales que tuvieron dichas revistas cabe señalar que – en cuanto a material extranjero- se nutrieron principalmente de personajes de las editoriales norteamericanas Fawcett y Lev Gleason y en menor medida de historietas provenientes de Italia. Otra particularidad es que durante cierto tiempo fueron editadas bajo el sello de Publicaciones Universales, división o departamento de Codex a cuyo frente estaba Pedro Ortíz Barili, periodista español llegado a la Argentina tras la Guerra Civil y que cumplió aquí una intensa tarea en el campo editorial como responsable de numerosas antologías de cuentos y novelas.  

codexpimpinelanº1-1951

El Nº 1 de Pimpinela, el debut de Codex en la historieta

  En agosto de 1951 aparece el primer número de Pimpinela nombre obviamente inspirado en la novela de la baronesa de Orczy, “Pimpinela Escarlata”, aunque el color que identificará a la revista no será el de la flor de esa planta (Anagallis arvensis) sino un amarillo intenso que mantendrá durante varios años. Dicha novela será adaptada en el Nº 5 de la revista (diciembre-enero de 1952) sin mención del adaptador ni del dibujante, que creemos no era argentino.

  Pimpinela (“Obras completas y grandes clásicos” según su subtítulo) aparecía el último lunes de cada mes, figurando en sus números iniciales como publicación de Editorial Codex S.R.L y dirigida por Nicolás J. Gibelli, pero para 1952 figurará como realizada por Publicaciones Universales. En sus primeros números el tamaño era de 14 x 19,5 centímetros para reducirse posteriormente a 13,5 x 17,5 cms., medida que mantendrá por varios años.

CODEX-ESCARLATA

Pimpinela Nº 5, Diciembre-Enero 1952 (Colección Ricardo Porta)

 

CODEX-vieytes

Enrique Vieytes

  Mientras Pimpinela fue la única publicación de historietas de Codex, las retiraciones de tapa y contratapa se destinaban a promocionar las enciclopedias y colecciones de cuentos y la contratapa para anunciar el siguiente número. Con posterioridad esos espacios fueron utilizados para publicitar títulos como Ases del Oeste, Ases del Aire, Capitán Marvel Jr., Justy y Peter Pan, llegándose en algunas ocasiones a agregar un segundo pliego de tapas para esos fines.

   El núcleo de cada número era obviamente la adaptación de un clásico de la novela de aventuras, material que en su gran mayoría era realizado por dibujantes locales. También de producción local era “Duval y Gordon” (la única historieta de Pimpinela donde seguía vigente el “continuará”), serie escrita por Leonardo Wadell y dibujada por Enrique Vieytes quien realizó la gran mayoría –sino la totalidad- de las tapas de la revista y tuvo a su cargo varias adaptaciones como por ejemplo la de “Aventuras de Tom Sawyer”.

CODEX-DUVAL

  En cuanto al material extranjero aparecían las series “Capitán Trueno” y “Justy” (que luego tendrá su propia revista), agregándose posteriormente “Pigüi y su pandilla”, “Llamas y sus Dakotas”, una página de curiosidades titulada “Por raro que le parezca”, “Tegobín”, “El comisario Maigret” y la escultural “Lorna, la reina de la Jungla”. Hacia 1959 se sumaron series norteamericanas basadas en casos tomados de archivos policiales y otras de origen italiano no muy conocidas.       

CODEX-LORNA

  El material de la revista, siempre en sus números iniciales, se completaba con la sección “Bajo el signo de la aventura” que incluía una reseña de la obra adaptada y del autor, breves apuntes sobre la época en que transcurría y respuestas a inquietudes de los lectores. Posteriormente la sección se limitará a presentar cada obra, publicándose el correo de lectores en página aparte. 

CODEX-MAESTRO

Pimpinela en 1959, más grande y sin fondo amarillo

  Desde fines de 1957 y por más de un año Pimpinela pasa a tener periodicidad quincenal, a comienzos de 1958 vuelve a su tamaño original mientras que para 1959 “crece” a 17 x 24 cms. y las ilustraciones ocupan la totalidad de la tapa, desapareciendo casi el clásico color amarillo que había distinguido a la revista que, ya en julio de ese año, vuelve a ser mensual. El número más alto que hemos encontrado de Pimpinela es el 135, que debe corresponder a comienzos del año 1960.

 

codex-pimpinela-anuario1953

 Agreguemos que además de la versión habitual de la revista existieron el Anuario de Pimpinela y el Libro de Pimpinela, título este último que se multiplicó en el Libro de los Piratas, de la Guerra, de los Indios y varios más que veremos más adelante, al igual que la Colección Suplementos de Pimpinela.

ADAPTACIONES Y DIBUJANTES

   Como ya se dijo, la esencia de Pimpinela era la adaptación de conocidas novelas de aventuras entre las cuales y por nombrar solo algunas estuvieron “La Flecha Negra”, “Los hermanos corsos”, “Las aventuras de Robin Hood”, “El noventa y tres”, “La vuelta al mundo en 80 días”, “Aventuras de Tom Sawyer”, “El sabueso de Barkersville”, “El llamado de la selva”, “La cautiva”, “El maestro de armas”, “La guerra y la paz”, “Historia en dos ciudades” y la ya citada “Pimpinela Escarlata”.

bernabo-pimpi3

“Historia en dos ciudades” ilustrada en 1958 por el gran Roberto Bernabó

   No menos importante es la lista de dibujantes que colaboraron en la revista, tales los casos de Roberto Bernabó, Carlos Lugo, Carlos Freixas, Fernand, Carlos Roume, Eugenio Zoppi, Octavio Moraga, Cirilo Muñoz, Enrique Vieytes, Raúl Roux y Manuel Veroni, entre muchos otros. Para no ser injustos con los responsables de las adaptaciones citemos por ejemplo a Irma Lacroix, Alfredo Grassi y A. González.  

Anuncios

Alfredo Grassi en primera persona (1)

1 comentario

 

  El texto que publicamos a continuación reproduce en sus partes esenciales la carta  que Alfredo Grassi le envió a Carlos Trillo y Guillermo Saccomanno -colegas suyos y además responsables de las secciones dedicadas al comentario de historietas que se publicaban en SkorpioTit-Bits– con un completo detalle de su actividad como guionista, labor en la cual utilizó una gran cantidad de seudónimos entre los que destacaron Fred W. Seymour, Kenneth Sharp, Gian-Galeazzo Bruno, Ernest W.Grasby, Andrew Fuller y Sir William Woolrich. La carta tenía fecha 19 de agosto de 1977 y fue originada por una elogiosa mención que -en respuesta a la consulta de un lector- se había hecho de su obra.

 

(…) El próximo mes de setiembre cumpliré 25 años de actividad prácticamente ininterrumpida en el género, con más de 7.000 guiones escritos en este lapso, tarea si no homérica, de galeoto. Me permito recordarles que a más de millares de guiones unitarios con aventuras completas de personajes efímeros –la tarea más ingrata que puede acometer un autor de historietas, ustedes lo saben bien- fui a lo largo de mi vida profesional responsable desde los tiempos del gran “Bucaneros”, que hace cinco lustros era efectivamente “el gigante de la historieta” como agregaba el logo de la revista, de varias docenas de personajes que corrieron con dispar suerte.

grassi-roger

Publicado en Bucaneros, 1956. Dibujante desconocido

grassi-sandokan

“Sandokan”, publicado en la revista Centellas en 1956. Dibujos de Franz Guzmán. Abajo la única imagen de”Rick de la Frontera” de la cual disponemos.

 

grassi-ric2  Para sus archivos, muchachos, les cuento: “Roger el Temerario” y “Jeff Maynard”, cazapiratas en “Bucaneros”; “Pierre Belmont de Interpol” (dibujada en su momento por Zoppi) para “Cinemisterio”; “Sandokan” para “Centella”, una revista de efímera existencia (doce o catorce números apenas; “Bill Trigger”, cowboy para “Suplemento de Bucaneros”; “Jeff Duncan de la Policía Montada del Canadá” dibujada por Carlos Roume para “Ases del Oeste”; “Rick de la Frontera” dibujada por Juan Zanotto para la misma revista; “Travis y su Circo del Aire”, dibujada primero por Carlos Freixas y luego por aquél gordo bonachón y prematuramente muerto que fue Carlos Clemen para “Supertorieta”; “Rex Antic”, suerte de Doc Savage dibujada primero por Leandro Sesarego y luego por Eugenio Zoppi para “Justy”…todo eso durante la década del ’50, acompañada por más de un centenar de adaptaciones de novelas célebres (desde “El 93” de Víctor Hugo hasta “La Cautiva”, “El Matadero” y “Una excursión a los indios ranqueles” que ilustró Carlos Roume y cuyo título cambié irreverentemente por el de “Malones en la Frontera”). Se agregan páginas antológicas sobre la vida en el Lejano Oeste y en tierras salvajes con viñetas de Vieytes y Luis Angel Dominguez.

grassi-malones

Adaptación de “Una excursión a los indios ranqueles” publicada en El Libro de los Indios (Codex) en 1959. Dibujos de  Roume.

grassi-cita

Grassi en Bruguera: Historieta unitaria en Círculo Rojo, 1961

grassi-frontier

“Frontier Bill”, dibujos de Miguel Angel Repetto, Oklahoma, 1961

 Más tarde, tras dos años y medio de pausa dedicados al noble arte de la publicidad en Venezuela y los Estados Unidos, para dos buenas revistas de Bruguera comercialmente mal manejadas como fueron “Círculo Rojo” (el título lo sugerí y lo regalé yo a los responsables de la editorial) y “Oklahoma, una serie de supuestas “Memorias de Guerra”, mezcla de collage y dibujos, y una serie “Frontier Bill” dibujada por  Repetto cuyas aventuras reviven constantemente en un par de personajes del Lejano Oeste que hoy se publican en Buenos Aires (sin mención por supuesto a las fuentes de inspiración del guionista…).

grassi-leyendas

“Mitos y leyendas de la Tierra Americana”, publicado en Odiselandia (de Ediciones Universales) en 1958

grassi-granrio

También con Luís Angel Dominguez, Grassi realizó la que en su carta considera la historieta mejor pagada en la Argentina en su momento. Publicada en Odiselandia en 1958

zanotto-cowboy1

Una de las notas de divulgación que escribía Grassi en Aventuras del Oeste

 Entre medio, para despuntar el vicio, todo el material nacional publicado en dos revistas “independientes” editadas por Salvador Alejandro Bondi, editor imaginativo que hace ya quince años vive en México donde prospera como corresponde. Me refiero a “Odiselandia” y “Aventuras del Oeste”. Allí salieron “El Mundo del Hombre Rojo”, Leyendas americanas”, “Hombres del Río”, con ilustración de Luis Angel Dominguez, que pienso fue en su momento la historieta mejor pagada de la Argentina y docenas de artículos con viñetas que eran realmente historietas disfrazadas de periodismo.

  En la próxima nota la producción de Grassi en Editorial Columba y  Record, contada por el mismo….

 

“Pigüi y su pandilla, un clásico de Pimpinela en los años cincuenta

1 comentario

  El 13 de Abril de 2008 con el título de “¿Te acordás de Pigüi? Luis Rosales publicó en Top una nota referida a ese popular personaje de los años cincuenta, artículo ilustrado con imágenes de un Anuario de Pimpinela de 1955. Reproducimos ese texto y a continuación incorporamos algunos datos que permiten conocer el origen de esa serie y algunas de sus características.

PIGUI1

pigui20

 “Pigüí y Su Pandilla”.  ¿Quién no la leyó en el viejo Pimpinela? ¿Quién no siguió las aventuras de ese pibe junto a sus nobles y valerosos compañeros, metidos en un escenario y con una temática tan diferente a las nuestras?  Sin dudas, todos.  Pigüí nació como Pee Wee And The Little Wise Guys en el “book” de Daredevil,  una colección que, entre junio de 1941 y setiembre de 1956, redondeó los 134 números publicados.  Pigüí y su Pandilla ocupó en ciertas oportunidades la totalidad del book pero, los editores no lo consideraron lo suficientemente atractivo para el gusto de los aficionados y tuvo que conformarse con ser el apéndice del superhéroe vestido de rojo.

pigui21

pigui22

    Cuando la gente de Codex decide incluirlo en Pimpinela (suplantando a Justy) la serie se convirtió inmediatamente en un éxito.  Cosas de la vida!  Pigüí  llegó a ser amado por los lectores argentinos, como no lo fue por los de su propia patria.  La aventura juvenil, matizada en casi todos los capítulos con trama policial, era el giro temático de la pandilla. El buen gesto, la ayuda desinteresada, el peligro siempre al filo de la navaja, fue la sal de esta serie que, por años, supo dibujar —entre otros— Norman Maurer, y la que tantas sonrisas de complicidad supo arrancarnos cada vez que la leíamos.  Limpio, simple, ingenuo, valiente, atolondrado y loco, a Pigüí  nunca lo olvidaremos;  tal vez, porque así eramos nosotros, como todos los pibes del mundo ¿no?  Vemos ilustraciones con parte de un episodio aparecido en el Anuario de Pimpinela de enero de 1955″.

DATOS COMPLEMENTARIOS Y ACTUALIZACIONES

    Por nuestra parte y tomando como base el libro “History of Comics” de Jim Steranko podemos agregar lo siguiente:  Tal como lo decía Luis, Little Wise Guys surge en las páginas del comic book Daredevil pero -según Steranko- en el número 13 de esa revista en Octubre de 1942 y, luego de desplazar a su anfitrión, se quedaron allí hasta el cese de la publicación en 1956, siendo considerada una de las mejores y más prolongadas series protagonizadas por un grupo de chicos.

PIGUI7(1)

   En cuanto a Daredevil (no confundir con un personaje homónimo creado años después) se trataba de un justiciero enmascarado que enfrentaba a criminales de toda laya usando como única arma…un boomerang.  En 1941 Daredevil pasa a tener su propia revista y un año después pone bajo su protección a una pandilla de niños que con el correr del tiempo  -y como ha pasado tantas veces en la historia del comic- lo desplazarían como personaje central.

PIGUI10(2)

    La saga se inicia cuando un chico llamado Meatball  (“Albóndiga”) se fuga del orfanato donde está alojado (claro, ¿quién adoptaría a un niño con ese nombre? se pregunta Steranko) y se encuentra con Scarecrow (“Espantapájaros”), otro huérfano también fugado. Mientras tanto el pequeño Pee Wee es salvado de una paliza gracias a la intervención de un joven llamado Jock. 

PIGUI6(1)

    Quiere el destino que  todos ellos se encuentren más tarde en un granero y decidan permanecer juntos prometiéndose lealtad mutua, pero el destino alterará la integración del cuarteto. En efecto, una pandilla de delincuentes juveniles conocidos como los  Steamrrollers secuestra a Pee Wee y envían a uno de sus propios miembros, Curly, a infiltrarse en los Little Wise Guys.

pigui

    Jock, Scarecrow y Meatball echan a suertes para determinar quien irá a rescatar a su amigo secuestrado y aunque Scarecrow resulta ser el elegido Meatball toma su lugar y se mete en la guarida del enemigo. Para evadir a sus antagonistas se ve obligado a ocultarse en un río helado lo que ocasiona su muerte. Finalmente los Little Wise Guys rescatan a Pe Wee, derrotan a los Steamrrollers y Curly pasa a formar parte del grupo.

  pigui-biro  Los argumentos de la serie pertenecían a Charles Biro (1911-1972) cuyas virtudes señala Steranko en su obra, indicando que su estilo naturalista significó una ruptura en la forma habitual de escribir guiones, erigiéndose como “uno de los pocos ejemplos en la historia del comic donde el escritor predomina sobre el artista. Biro domina la página con sus palabras; lo visual queda subordinado a ellas. (…) Biro quizás verbaliza demasiado, pero sus historias tenían fuerza. El drama está primero”. 

     En la versión publicada en Pimpinela Pe Wee se transforma obviamente en Pigüi, Jock pasa a ser Sócrates, Scarecrow se covierte en “Coronin” por su curioso corte de pelo y Curly en Bochín. Digamos por último que el principal y mejor dibujante de la serie fue Norman Maurer que -chismecito del ambiente- era yerno de Moe Howard, el líder de “Los tres chiflados” y dirigió varias películas de este grupo cómico. 

Nota: Las imágenes en colores corresponden a la publicación original de la nota en TOP y las que están en blanco y negro fueron obtenidas del sitio Comic Book Plus, habiendo sido escaneadas de los Nº 27 y 100 de la revista Pimpinela y subidas a ese sitio por el dibujante y coleccionista uruguayo Carlos Federicci. 

      

 

 

 

 

Trabajos de restauración y actualización en el “viejo” TOP COMICS

2 comentarios

  Casi sin buscarlo encontramos una manera bastante simple de volver a colocar las imágenes en aquellas notas de TOP COMICS correspondienteS a 2007 y 2008 que hasta ahora no podían verse, ello debido a problemas técnicos producidos al pasar el blog de Windows Live al actual sistema, WordPress.

PIGUI1

   Ya hemos podido restaurar varias notas correspondientes a Noviembre y Diciembre de 2008 y seguiremos en esa tarea en la medida de lo posible. Al margen  de ello nos proponemos volver a publicar algunas de esas notas con las debidas actualizaciones y aprovechando que la disponibilidad de las imágenes nos ahorra tiempo en el escaneo. Una de esas notas podría ser la dedicada a “Pigüi y su pandilla”, serie que se publicó en Pimpinela a mediados de los cincuenta y cuyo título original era ” The Little Wise Guys”.

Por si alguien se quedó con las ganas…algo más de Roberto Bernabó

Deja un comentario

  La repercusión que tuvo la nota sobre la labor de Roberto Bernabó en Billiken nos hace suponer que hay gente que quiere ver algo más de este gran dibujante. Para ellos entonces cuatro páginas de la adaptación de “Historia en dos ciudades”, de Charles Dickens, publicada en Pimpinela en 1958  y una tapa del Libro de los Ases del Oeste, de 1959.

bernabo-pimpi1  bernabo-pimpi2

bernabo-pimpi3

berbabo-billi4

bernabo-oeste

A %d blogueros les gusta esto: