Inicio

Martha Barnes y Juan Arancio serán homenajeados en el Día de la Historieta

1 comentario

     Con motivo del Día de la Historieta Argentina, la Biblioteca Nacional y la Comision Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) han organizado un  acto que se realizará el  Martes 4 de Septiembre de 2012 a partir de las 17 horas en el salón auditorio “Jorge Luis Borges” de la Biblioteca Nacional, Agüero 2501, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Dicha celebración contará con un panel que estará integrado por el director de la Bibiloteca, Horacio Gonzalez,  junto a  los dibujantes Lucas Nine, Gerardo Canelo y José  Massaroli.

      También como parte del acto se concretará un homenaje a dos  trabajadores de la Cultura como lo son los historietistas  Juan Arancio y Martha Barnes, y como invitado especial estará “Pelusa” Suero quien le diera voz a personajes de historietas llevados al medio audiovisual como Larguirucho y Clemente entre otros. Dentro de este marco se hará entrega de los libros del  II y III Concurso de la Historieta Argentina  a los diferentes autores seleccionados y se realizará  el lanzamiento oficial del IV Concurso Nacional de Historieta que llevara el nombre de   Juan Arancio.

Anuncios

UNA HISTORIETA DE ZANOTTO EN D’ARTAGNAN

2 comentarios

     Si se menciona un trabajo de Zanotto en revistas de Columba, seguramente la mayoría  lo asociará con trabajos tales como “Crónicas del Apocalipsis”  ó “Starlight”, aunque creemos que estas historietas no fueron hechas expresamente para dicha editorial sino para otros editores y luego si publicadas aquí. En todo caso es material que pertenece a un período en el cual el nombre del creador de Henga figuraba ya entre los consagrados, incluso a nivel internacional.  Por el contrario el Zanotto que queremos mostrar en esta nota es aquel que, tras varios años de trabajar para la Fleetway inglesa e incluso de vivir en el exterior (“He worked for many years in London for Fleetway, and only returned to Argentina in 1965”, según expresa la página Dandare.info) retorna a la historieta argentina donde había dado sus primeros pasos en Ases del Oeste, de Codex, y Aventuras del Oeste, de Publicaciones Universales.

      De su experiencia en Columba iniciada  hacia 1970 sabemos muy poco, salvo lo leído en alguna página dedicada a la historieta según la cual su primer trabajo  habría sido la adaptación de una película (¿”Busco mi destino”?) y que la causa de su breve paso por Sarmiento 1889 fue su aspiración a mantener la propiedad de los originales, cosa impensable allí y más en esos tiempos. De aquel período queremos mostrar hoy “Puerca gloria para morir”, historieta publicada en febrero de 1971 (fecha de impresión de la revista)  en  D’Artagnan Nº 257. Se trata de un guión firmado con el seudónimo de Andrew Flanders que toma algunos elementos de la novela “De regreso” del escritor Erich Maria Remarque, un crudo testimonio de cómo los jóvenes alemanes fueron empujados a la guerra (la Primera Guerra Mundial en este caso), de la muerte de muchos de ellos en los campos de batalla y de los que volvieron pero gravemente   mutilados o lisiados, siendo luego reprimidos al sumarse al clima de descontento social que se vivía en Alemania tras su derrota.

  

La página de Breccia

    En el guión de Flanders –que es básicamente una trama bélica- el protagonista recuerda a sus compañeros de estudio muertos en combate y cómo uno de sus profesores de la escuela los arengaba para la guerra, mientras que en el texto original los pocos sobrevivientes vuelven a esa escuela para reprocharle al maestro su prédica belicista. Esto puede apreciarse  viendo la página dibujada por Alberto Breccia en la adaptación de “De regreso” publicada en Aventuras en 1946. Dicha página la tomamos de un número de la revista Album de Joyas aparecido a mediados de los años sesenta y que incluía también la versión de “El último de los mohicanos” realizada por José Luis Salinas, un verdadero “historieticidio” ya que al no respetarse los grisados originales todos los dibujos aparecen como “quemados” y además muchos cuadros están burdamente retocados o agrandados, pero de eso hablaremos en otra ocasión. Album de Joyas era realizado por Nómina Editora, que hacia X-9 y Bala de Plata y que por esas cosas del negocio editorial y de las imprentas utilizaba mucho material que había pertenecido a Aventuras.

     Para cerrar y volviendo a Zanotto digamos que desde mediados de los sesenta y contemporáneamente al momento de publicar en Columba, se desempeñaba precisamente en Editorial Codex como jefe de dibujantes de la revista Camping  e ilustrador en Crónica de la Argentina, una colección de Historia en fascículos. Respecto al dibujo se lo ve algo desmañado, ya fuera que el tema no le interesaba mucho o no había llegado todavía al gran nivel que alcanzaría tres años después con sus grandes creaciones “prehistóricas”. (C.R.Martinez).

 MAS DATOS SOBRE ZANOTTO EN COLUMBA

    Desde Tucumán, Francisco Legaristi nos acerca  nuevos datos sobre los trabajos realizados por Juan Zanotto en Columba a inicios de los años setenta. Se trata de cuatro adaptaciones de películas realizadas por Andrew Randers, Andrew Fuller, Tommy French y Fred W. Seymur, seudónimos tras los cuales creemos adivinar a Alfredo Grassi y que corresponden a “Ese largo camino a Tipperary”, “Uno más al infierno”, “El mundo en que vivimos” y “La Legión de los malditos”.  Para los admiradores de Zanotto le contamos que dicho material integra un volúmen anillado que forma parte del vastísimo stock de El  Club de la Historieta Mundial que comanda Francisco.  

.

Falleció el gran maestro Sergio Toppi

1 comentario

   A través de Gerardo Canelo recibimos la información acerca de la muerte de Sergio Toppi (“un monstruo de la ilustración y la historieta” según el creador gráfico de Alan Bradock) ocurrida el 21 de agosto a los 79 años. De acuerdo a un texto en francés que el nos enviara y a datos extraídos de distintas fuentes hemos armado esta sintética semblanza que ahora ofrecemos.

   Sergio Toppi nació en Milán en 1932. Tras abandonar la carrera de Medicina inicia su carrera profesional en 1954 realizando ilustraciones para la “Enciclopedia dei Ragazzi” de Mondadori. En 1957  ingresa al campo del dibujo animado y simultáneamente colabora  en las revistas “Topolino”, “Candido” y “La Nuova Scala d’Oro” y a partir  de 1960 en  “Il Corriere dei Piccoli”, donde a mediados de esa epoca firmará sus primeras historietas, básicamente bélicas y sobre guiones de Mino Milani.  Fue también colaborador de la editorial Daim Press para la cual dibuja algunas portadas de la colección “America” y realiza tres volúmenes de la colección “Un hombre, una aventura”, serie que le valío ser premiado en el Festival de Lucca en 1975.  Más tarde realiza para el mensual “Oriente-Express” los textos y diseños de la serie “El coleccionista”. En 1974 Toppi dibuja perfiles de personajes históricos para “Il Mesaggero dei Ragazzi”, donde se empieza a definir su característico estilo gráfico. En 1976 comienza a colaborar con el semanal “Il Giornalino”.

     Una parte importante de su carrera está relacionada con Francia, no solo por haber participado en la realización de la historia de ese país en historietas sino también por haber sido el autor fetiche de la editorial Mosquito, que publicó obras suyas como El Coleccionista y Sherazade, monografías,  los one-shots Blues, Le Dossier Kokombo, Un dieu mineur, así como bellos libros de imágenes y portfolios. Toppi expuso en galerias parisinas y fue invitado de honor del Festival de Saint-Maló en 2004 y del de  Angoulême que le consagró una exposición en 2008.

      Las imágenes que acompañan esta nota (salvo el autorretrato y la portada de “Sherazade”) corresponden por una parte a una doble página de Il Corriere dei Piccoli publicada en 1965 acerca del Far West y por otra a material de las revistas españolas Bumerang y Blue jeans, a través de las cuales se conoció  mayormente en la Argentina el trabajo de Toppi. Esas páginas realizadas hacia mediados de los setenta  pertenecen a “Operación Valquiria” (el atentado contra Hitler) y la restante un episodio de la Segunda Guerra Mundial en Indochina.  (CRM)

 

¡SEÑORITA, EL NIÑO PRATT SE COPIA!

1 comentario

    Su indiscutible condición de gran creador, no impidió que en ocasiones Hugo Pratt (y el suyo no debe ser el único caso) haya tomado “prestado” material de otros autores para sus propias obras, como enseguida veremos. Para ir al comienzo de esta historia debemos remontarnos a fines de 1960, Pratt había vuelto a Frontera Extra inaugurando su condición de autor integral con “Ann y Dan”, serie que si no nos equivocamos había sido publicada un tiempo antes en Tótem,  no sabemos si vendida directamente o colocada primero en Italia y publicada luego aquí en esa revista dirigida por Alvaro Zerboni  y que mayoritariamente se abastecía de material producido en aquel país.

       Lo concreto es que en el número 25 de Frontera Extra correspondiente al mes de noviembre  de 1960 (en el cual aparece también una historia de Kirk titulada “El odio de Corazón Sutton”) se inicia un episodio que se prolonga a lo largo de  cuatro entregas de la revista y que se sintetiza así: Ann y Dan acompañan al comisario Randall a una inspección a uno de los puestos de vigilancia ubicados en el territorio bajo su mando, viaje que tiene como propósito investigar las denuncias sobre tráfico de esclavos y también la conducta del teniente Craig,  jefe del puesto de vigilancia ubicado en la zona. La actitud de dicho oficial le resulta sospechosa a ambos jóvenes por lo cual deciden seguirlo. Lo ven entrar en una choza de la cual sale luego un individuo con la cabeza cubierta por una máscara de brujo,  quien es atacado y muerto por un rinoceronte. Al retirarle la máscara comprueban que no es Craig, a quien tampoco encuentran en la cabaña.

    Posteriormente son capturados –junto con el comisario Randall- por la tribu que está traficando esclavos y cuyo jefe opera en combinación con alguien que utiliza una máscara similar a la del brujo muerto. Cuando la situación se torna crítica para los tres prisioneros son salvados por los refuerzos que había pedido Randall, quienes derrotan a los traficantes. Temiendo ser objeto de una maldición el jefe de la patrulla de soldados nativos no se atreve a quitarle la mascara al brujo, cosa que si hace Ann descubriendo que el hombre que se oculta bajo ella no es otro que el teniente Craig, o mejor dicho la persona que aprovechando su parecido ha ocupado su lugar, dado que el verdadero había fallecido de muerte natural.

    Hasta aquí un simple ejercicio de memoria para recordar aquel episodio y celebrar la imaginación y los toques de humor que Pratt le pone al guión, por ejemplo ciertas “proposiciones” que le hace el jefe de la tribu al supuesto brujo. Pero resulta que esta trama no obedece a la imaginación de Pratt sino a la de…Lyman Young, ya que la citada historia prácticamente copia el nudo argumental de un episodio de “Tyler y Spud”, serie muy difundida en la Argentina en los años cuarenta y cincuenta en revistas de Lainez y Codex. La  prueba de esta evidente imitación la tenemos gracias a Osvaldo Talo, el dibujante argentino que desde hace largos años reside en Brasil y que nos hizo llegar el material que a su vez le facilitó un coleccionista. Se trata de un episodio que debe datar de finales de los años treinta que fuera publicado en una revista brasileña con el título de “O misterio do Capitao Petee”, mientras que en España se lo conoció como “El capitán Pette de Lagoo Land”, el territorio donde transcurre la acción. Aclaremos que en esta versión brasileña los protagonista no se llaman Tyler y Spud sino Tim y Tok, pero en líneas generales la trama es casi idéntica a la utilizada por Pratt. En este caso Tim se cuela en el avión donde un teniente de la Legión Extranjera (no de la Patrulla del Marfil) se dirige a investigar las sospechosas actividades del nombrado capitan Petee, viviendo junto a el las mismas peripecias que Ann y Dann muchos años después.

  

Tyler y Spud “rebautizados” en la revista Sabú, 1954

El material que nos enviara Osvaldo Talo sirve también para apreciar como era esta serie en sus primeras épocas, por lo cual aprovechamos para recordar que Lyman Young la creó en 1928, que su título original fue “Tim Tyler’s Luck” y que en los tres primeros años la acción transcurría en un orfanato donde los dos muchachos se conocían. Posteriormente Young los envía a Africa donde integran la Patrulla del Marfil, vuelven a Norteamérica durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente retornan a sus peripecias africanas. Más dedicado a la escritura que al dibujo Young contó para los dibujos con varios colaboradores de real valía entre los que pueden mencionarse a Alex Raymond (en Internet vimos una tira hecha por el de una simpleza y calidad notable), Clark Haas, Tony DiPreta, Nat Edson y Tom Massey, citándose en esa lista también a Burne Hogart. De todos ellos aparentemente  único que llegó a firmar su trabajo fue Massey, en nuestra opinión el autor de aquel material que nos resultaba tan conocido en los años cincuenta. Young murió en 1984 a los 91 años, siendo la serie continuada por su hijo Bob que ya colaboraba con el desde los 70. Las aventuras de Tyler y Spud terminaron definitivamente en 1996, época en la cual aparecía solamente en un diario de Texas. Con respecto a lo de Pratt, no pasa de ser una travesura, un “pecado de juventud” del cual se redimió ampliamente con toda su gigantesca obra posterior.  (C. R. Martinez)

 

Angel A. Fernandez, Alfredo Flores y Roberto Formento, algunos de los nuevos nombres incorporados a MIL PLUMINES

Deja un comentario

 

Formento en Pif-Paf, 1976

MIL PLUMINES ARGENTINOS cuenta desde hoy con seis nuevas fichas correspondientes a dibujantes que han realizado historietas en nuestro país, puntualmente se trata de Lito Fernandez (cuya  vastísima obra es imposible de abarcar en su totalidad); G. Fernandez, colaborador de Columba en los años 80; Alfredo Flores, de activa participación en la primera etapa de Fierro; Jorge Flores autor de algunos trabajos para Hora Cero; Forest, dibujante que colaboró en Poncho Negro y el malogrado Roberto Formento, cuyos dibujos pudieron verse en las distintas revista de Record y Columba.   

Dibujos de Lito Fernandez en Turay, 1974

 

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: