GUILLERMO MORDILLO, EL QUE NUNCA SE FUE DE VILLA PUEYRREDON

Deja un comentario

    Por falta de tiempo y despelotes varios con WordPress no pudimos publicar con suficiente anticipación el material que oportunamente nos envió Banda Dibujada acerca de la exposición del maestro  Guillermo Mordillo en dependencias del Congreso Nacional (Salón de los Pasos Perdidos), muestra que se clausura precisamente  hoy martes a las 19 hs con la presencia del artista, en tanto que las 44 obras que la componen podrán verse hasta el jueves 1 de diciembre. Según parece los muchachos de Banda Dibujada le tienen reservada una sorpresa al autor para el 7 de diciembre, pero todo está bajo secreto del sumario.

   Para subsanar en parte nuestro imperdonable error publicamos las tres páginas de la entrevista que le realizó Cristina Noble a Mordillo en 1982 y fue publicada en el Nº 22 de Superhumor. Armensé de paciencia y de una lupa y disfrútenlo.

 

¿INODORO PEREYRA PADRE?…¡QUE LO PARIO!

1 comentario

     En septiembre de este año con motivo de la presentación de la revista Clítoris (Historietas y otras exploraciones)  se publicó en el Blog de la revista Ñ una entrevista a dos responsables de dicha publicación, integrada mayoritarimente por mujeres y cuyo propósito es hacer historietas desde un punto de vista femenino. En esa nota una de las entrevistadas dió detalles del proyecto y se despachó con algunas consideraciones teóricas como la siguiente: “Hay dos tipos de mujeres en el cómic tradicional: está la Eulogia (de Fontanarrosa) o la chica Altuna, la madre castradora o la puta. Y en Clara de noche, justamente, se ve eso: la mujer de la casa que es la reproductora, madre y esposa, y la mujer sexual. Y Clara de noche sintetiza ahí una cosa interesante, que es la maternidad, porque ella es madre. Lo que está ahí es la mirada masculina”.

  En realidad la rebuscada interpretación que hemos reproducido nos tendría sin cuidado a no ser por un detalle: que le adjudica a la consorte de Inodoro Pereyra la condición de madre y para colmo de madre castradora, a no ser que se haya confundido con la idish mame de Merdichesky, aquel policía atolondrado que dibujó Altuna en Superhumor. No somos grandes conocedores de la biografía de ese baluarte telúrico que es Inodoro pero de todo lo que hemos leído nada lleva a pensar que fuera padre, por lo cual esta revelación nos llena de dudas y de zozobras. ¿Nos perdimos acaso la página donde se da a conocer tan magno hecho?  ¿Ocultó Fontanarrosa deliberadamente esa información para evitar que la Eulogia tomara represalias contra su marido? o peor aún ¿será ese presunto hijo producto de algún desliz de la Eulogia en una noche de extravío? Esta última posibilidad nos aterra, imaginen a nuestro magno héroe acosado por la habitual banda de loros atorrantes que ahora, además de narigón, le gritarán ¡cornudo! para luego seguir su vuelo matándose de risa. ¿Que respecto le va a tener el cacique Lloriqueo o el mismo chancho Nabucodonosor?

    Otra posibilidad es que estemos en presencia de una versión revisionista de la historieta así como tendremos una Historia Revisionista digitada por un Instituto ad hoc que dirigirá el forrazo de Pacho O’Donell e integrán el forrito Pigna y el celebre historiador Anibal Fernandez (tiemblan Arnold Toynbee y Eric Hobsbawm). En fin, todas son dudas y angustia y ante la imposibilidad de develarlas solo nos queda acudir a la frase de ese gran pensador de las pampas argentinas, el Mendieta, que de haberse enterado de su nueva condición de “tío postizo” seguramente hubiera pronunciado la frase que lo llevó a la fama: ¡Que lo parió!

                                                      CRM

JUAN DALFIUME EN “SUPERHUMOR”

2 comentarios

         Hace unos cuatro o cinco años un amigo nuestro debía ir a retirar un cuadro con el que había participado en un salón de Pintura. Su destino era General Rodríguez y más exactamente la casa de Giani Dalfiume a quien ya había conocido en un certamen anterior. Sabedor de nuestra chifladura por la historieta nos propuso acompañarlo y por supuesto para allá enfilamos. Lamentablemente de la amena charla que sostuvimos esa tarde no quedó grabación ni apunte escrito alguno, salvo lo que retuvo nuestra memoria. En aquella oportunidad le dejamos un texto con el detalle de todo lo que teníamos registrado sobre su obra, material que nos devolvió luego por correo con diversas correcciones  y que debidamente ordenando es el que puede consultarse en   MIL PLUMINES  ARGENTINOS (www.milpluminesargentinos.wordpress.com). También a vuelta de correo le enviamos por nuestra parte las páginas de la historieta “Viejo Lorne”, una de las primeras que publicó en Hora Cero y el no tenía entre sus papeles.

      A falta de notas escritas quedaron en nuestra memoria imágenes diversas de parte de lo charlado aquella tarde: Breccia llegando a Editorial Yago con los minuciosos bocetos de páginas de Mort Cinder;  la forma en que pudo rescatar originales de Jackaroe de un desvencijado galpón; alguna anécdota con Ramón Columba hijo,  o referencias al gravísimo accidente que sufrió practicando parapente y que le produjo múltiples fracturas. Más nítidas aún son las imágenes que conservamos de los originales que vimos en su casa, dibujos suyos, de Lucho Olivera, alguna tapa de Misterix hecha por el español Carlos Cruz  e “incunables” originales de Hugo Pratt.

     

HERMANO BLANCO

 Sólo con haber sido el creador gráfico de Jackaroe Juan Dalfiume tiene bien ganado su lugar entre las figuras destacadas de la historieta argentina, pero su carrera no se limita al personaje ideado por Robin Wood sino que incluye entre otras etapas su paso por Editorial Yago, trabajo para el exterior y su producción para Editorial Columba, no sólo como dibujante sino también como guionista para colegas suyos como Gustavo Trigo y Lucho Olivera.

      Pero además de su paso por las editoriales nombradas Dalfiume colaboró  en Superhumor a lo largo de 1982 principalmente, período durante el cual dibujó historietas cortas (no más de cuatro o cinco páginas) en las cuales dejó un tanto de lado el pincel que delineaba el filoso rostro de Jackaroe para volcarse más hacia la pluma, suelta pero no menos nerviosa. Tampoco allí se olvidó de su vocación de guionista, tal como lo prueba el siguiente detalle que hemos realizado de su paso por las páginas de Superhumor:

LA MESON

-“5to.: No matarás”: Guión de Dalfiume, historieta sin texto acerca de lo que se supone es una sociedad secreta que desde el fondo de los tiempos  ha venido asesinando a grandes líderes y figuras de la Historia, sea Abraham Lincoln, Emiliano Zapata o Patrice Lunumba.  Publicada en Superhumor Nº 10, Octubre de 1981.

-“Ona Indian”: Guión de Carlos Trillo acerca de un “científico” extranjero que asesina a un indio ona para llevar su esqueleto a un museo.  Superhumor Nº 16, Abril 1982

-“La Mesón”: Guión de Trillo sobre un cafiolo de los años 20  que deslumbrado por el servicio de un prostíbulo de lujo y al no poder competir con ellos,  vende a la mujer que el explota a una organización de trata de blancas. Una irónica leyenda en el cuadro final expresa: “La industria nacional siempre se vio perjudicada por la importación ¿viste?”. Superhumor Nº 17, Mayo 1982

-“Crónicas más o menos veraces”: Otro guión de Trillo en este caso sobre El Negro Raúl, personaje real que a comienzos de siglo XX servía de bufón  a los “niños bien” de la sociedad porteña, quienes lo hacían objeto de crueles burlas. Su figura inspiró la serie homónima -una de las primeras de la historieta argentina- creada en 1916 por Arturo Lanteri.  Superhumor Nº 19, Agosto 1982

-“Graffiti”: Guión de Saccomanno. Un profesor gay acude ante un aviso que ve en la pared del baño de un bar, pero se lleva  una gran sorpresa.  Superhumor Nº 20,  Septiembre 1982

-“Oro Negro”: Con guión de Reynoso es más bien un gag resuelto en una sola página. Un grupo de operarios  festeja el hallazgo de lo que creen petróleo cuando en realidad han perforado un pozo ciego.  Superhumor Nº 21, Octubre 1982

NO MATARAS

-“Al pie de la letra”: Guión y dibujos de Dalfiume. Un hombre perdona a su pecadora esposa según lo dice la Biblia, setenta veces siete o sea en cuatrocientas noventa oportunidades, pero a la cuatrocientos noventa y uno la mata a tiros.  Superhumor Nº 22,  Noviembre 1982. En esa misma edición  Dalfiume dibujó una tira de tres cuadros titulada El Obstáculo.

-“Hermano blanco”: Texto y dibujos de Dalfiume. Durante la Conquista del Desierto una patrulla extermina a un grupo de indios. Un cautivo blanco corre al encuentro de los soldados contento por ser liberado, pero luego de tantos años no recuerda su idioma, no logra hacerse entender  y corre la misma suerte que sus captores.  Superhumor Nº 23, Diciembre 1984 (C.R.Martinez)

                                               

Un poster dibujado por Mannken en “El Gran Pirulo”

2 comentarios

  Completando la serie de imágenes con trabajos de Victor Braxator reproducimos un poster publicado en el Nº 1 de la revista El Gran Pirulo (Enero, 1987) que ocupó las retiraciones de tapa y contratapa de la citada revista. Pirulo era una mezcla de Isidoro Cañones con Piturro, un porteño “piola” corriendo siempre detrás de las mujeres (y alcanzándolas) y jodiendo a quien se pusiera a su alcance.

    La revista -que no debe haber pasado de unos pocos números- era enteramente dibujada por Braxator y Jorge Toro con Alberto Gimenez Ferreyra como Secretario de Redacción. Alternaba historias breves de Pirulo (de una a tres páginas) con otras sin personaje fijo como la titulada “Y como si esto fuera poco…” con guión de Carlos Albiac y las secciones “Los imposibles reportajes del Sr. Carai’kulo” o “Los cuentos del tío Pirulo”. El eslogan de esta publicación de Cielosur era “Revista satírica de fuerte tono ecológico”, aludiendo a lo moderamente “verde” de su contenido.

MANNKEN, EL “HOMBRECITO” QUE DIBUJÓ A LO GRANDE

12 comentarios

Mannken autoretratado en "El gran Pirulo", 1986

   Mannken o mannken pis es el nombre de una estatua  que representa  a un hombrecito de 50 cms de altura aproximadamente orinando en una fuente de la ciudad de  Bruselas, Bélgica, donde constituye una verdadera atracción turística. Hay diversas versiones sobre el origen del hombrecito de la fuente pero todas ellas se relacionan con la historia del citado país. No sabemos si Victor Braxator -de cuyo fallecimiento nos enteramos a través de Banda Dibujada- eligió su seudónimo en razón de ese antecedente, pero en todo caso y según las referencias que tenemos, lejos de ser un “hombrecito”  era mas bien enorme en cuanto a físico, tanto como lo fue la magnitud de su labor profesional que trataremos de reconstruir con un cierto orden cronológico.

Casco de Acero, 1963

     Nacido en Paraguay en 1937 Braxator  desarrolló lo fundamental de su carrera en Argentina. En 1960 o 1961 estuvo en la revista Asalto y en 1963 publica en Casco de Acero la historieta “Amigos”, que firma con su verdadero nombre y en el cual alguno de los personajes recuerda al Ezra Winston de Mort Cinder. También en los sesenta colabora en Lupín y en Parabrisas o Automundo (no lo tenemos muy en claro) donde sus “cartoons” de ambiente automovilístico ponían en evidencia su destreza para dibujar distinto tipo de vehículos, algo que será un sello distintivo de su obra.  Estuvo en las revistas de Héctor L. Torino (La Barra de Pascualín, El Conventillo de don Nicola, etc.) y luego en las editadas por Adolfo Mazzone (Capicúa, Afanancio, Cariseca, etc) a las cuales aportaría trabajos como “Las travesías de Fitito” o “Zeta Zeta 1º”. 

    En los setenta realizó episodios de Meteoro, Carlín Cometa, el Pibe Maravilla y Lock Olmo, mientras que a inicios de los ochenta integró el equipo de Caras y Caretas y colaboró en el diario Democracia. En 1987 realizó –junto con Jorge Toro- la totalidad del material de la revista “El Gran Pirulo” que editó Cielosur.

     El dibujo animado fue otros de los pilares de su carrera, habiéndose desempeñado en el equipo de Jaime Díaz y como Director de Arte en series como Galtaar, Scooby Doo, Los Supersónicos y Los Pitufos. Dibujó también para Italia, Francia, España y Alemania.

 

Mannken (izq.) con Lalia y Ariel Avilez

 

    Su dedicación al dibujo animado y al humor no le impidió alternar en ocasiones con la historieta “seria” que había practicado en sus inicios como lo prueban sus colaboraciones en Corto Maltes (“El hombre del carrito”, 1978), en Nippur Mágnum (“El viejo”, 1994) y episodios de Jungla de asfalto, ductilidad ésta que alguna vez destacamos incluyéndolo en la nota titulada “Las dos mascaras de la historieta” que se publicó en TOP COMICS en septiembre de 2008. (CRM)

 

"El hombre del carrito", Corto Maltés (1978)

 

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: