Hasta el 20 de marzo podrá visitarse en el Museo del Humor (Avenida de los Italianos 851, Costanera Sur) la exposición “100 años de historieta y novela gráfica en argentina”, sobre cuyas características se informa en la nota  “Arte en viñetas: pasado de oro de la historieta argentina” escrita por  Silvia Premat y que aparece hoy en la edición digital de LA NACIÓN:

  “Como siempre antes de ir a acostarse, Charles Minnever, el anticuario, se quedó leyendo hasta después de la medianoche en su escritorio al fondo del salón de ventas. Era aquel su momento más feliz, rodeado de sus tesoros. Tras las vitrinas, porcelanas y marfiles musitaban cada uno sus secretos de otras edades, de otros sueños y alegrías.” Así dice el texto escrito por Héctor Germán Oesterheld con el que comienza su historieta El sillón de la muerte publicada con dibujos de Juan Arancio en la revista Hora Cero en 1960.

    El color algo amarillento del papel denota el paso del tiempo sobre los originales de esa y de otras decenas de historietas que comparten el espacio de la sala de planta baja del Museo del Humor (MuHu) en la Costanera Sur de la ciudad de Buenos Aires, con ilustraciones que, por el contrario, parecen apenas salidas del taller de su autor.

  expo-historieta  Se trata de la muestra 100 Años de historieta y novela gráfica en Argentina, con la que el MuHu quiere homenajear a ese género, a sus personajes y a las revistas que los difundieron entre el público argentino y latinoamericano.

   “No es una muestra de caricatura ni de humor, sino que es una exposición de historieta seria o de autor”, advierte Hugo Maradei, director del MuHu, durante un recorrido con LA NACION. Y agrega que, además de humor, el MuHu es también museo de la ilustración, la historieta y la animación, y que no hay una fecha precisa de su nacimiento.

    “Hay antecedentes de lo que se llama historieta, novela gráfica o cómic -términos que para mí se refieren a lo mismo- que se remontan a 200 años. Hablamos de centenario para darle un marco a nivel internacional”, sigue Maradei. Con regocijo y evidente orgullo señala los originales de la que sí se considera la primera historieta argentina: Sarrasqueta, de Manuel Redondo, publicada en Caras y Caretas a partir de agosto de 1913.

    Para que se considere historieta, explica Maradei, se requiere que el o los personajes sean estables y que se mantenga su publicación en un período considerable. Dos condiciones cumplidas por el desalineado Sarrasqueta y de allí su bien ganado título de pionera argentina de este género.

    La exposición está integrada por cincuenta obras pertenecientes al patrimonio de ese museo, de otros y de coleccionistas particulares. Permanecerá en el MuHu (avenida de los Italianos 851, Costanera Sur), tal como está presentada ahora hasta el 20 de marzo. Luego es probable, según las conversaciones que están manteniendo los directivos del MuHu y los de la Fundación El Libro, que sea expuesta en La Rural durante la Feria del Libro.

    Las obras están organizadas en seis sectores, cuyo contenido es descripto en textos colgados junto a ellas. Van desde la “protohistoria” del género. que incluye dibujos de fines del siglo XIX, hasta el King Feature Syndicte, uno de los gremios estadounidenses más fuertes de la primera mitad del siglo XX. Y se detiene en Robin Hood, lo gauchesco, la “frontera” y la “época de oro”, la segunda mitad de ese siglo, cuando se vendieron millones de ejemplares de revistas como Intervalo, El Tony, Patoruzito, Hora Cero, D’Artagnan, Rayo Rojo, Puño Fuerte, Fantasía, Skorpio y Tit-Bits, entre otras.

    El recorrido evoca a los adultos su adolescencia y juventud, y transmite a los jóvenes el gusto por informar u opinar valiéndose de la interacción de las palabras y los trazos de lápices o pinceles. Así lo hacen, en silencio y desde los muros de la sala, personajes como Nippur de Lagash, El Llanero Solitario, El Eternauta, Mandrake el Mago, Cisco Kid o Bull Rockett y sus creadores, ilustradores o guionistas como Alberto Breccia, Francisco Solano López, Héctor Oesterheld y Robin Wood, entre otros”.