Inicio

EL DOMINGO COMIENZA LA CUARTA EDICION DE “VIÑETAS SUELTAS”

Deja un comentario

     Desde  el domingo 30 de septiembre hasta el sábado 6 de octubre se desarrollará en Buenos Aires el 4º Festival de Historietas “Viñetas Sueltas”,  cuya actividad se integra con charlas, exposiciones, presentación de libros, clínicas de guión y talleres de dibujo y que incluye la participación en carácter de invitados de figuras de la historieta nacional e internacional.   En tanto está finalizando “Viñetas Serias”, Segundo Congreso Internacional sobre Historieta y Humor Gráfico que entre el 26 y el 28 de setiembre se lleva a cabo en la Biblioteca Nacional y que cerrará el 29 con una Jornada de Animación en el Cine Cosmos-UBA. Aquí la programación incluye paneles, conferencias, discusión de ponencias y presentaciones de libros. El detalle completo de la actividad de ambos encuentros puede verse en el siguiente link.

 

http://www.vinetas-sueltas.com.ar/ciudad.html 

Anuncios

HUGO D’ADDERIO Y LOS PRIMEROS ANUARIOS DE INTERVALO Y EL TONY

4 comentarios

El primer Anuario de Intervalo, tapa de D’Adderio

     Tras la nota acerca de Octavio Moraga y sus tapas para D’Artagnan y los álbumes de El Tony e Intervalo, se imponía recordar también a quien en los años cincuenta fuera otro de los grandes portadistas de Columba, como así también profundizar en el origen de los álbumes y anuarios de dicha editorial. Para esa  tarea contamos con nuestro archivo y con los valiosos datos que nos acercó Norberto (nombre de pila de un reconocido investigador de la historieta argentina) y en materia de imágenes la invalorable ayuda de Francisco Legaristi.  A todo eso le sumaremos algunas referencias sobre Intervalo Extra, revista surgida a inicios de los cincuenta como secuela del gran éxito de la revista madre. Pero vayamos por orden, o por partes como decía el bueno de Jack.

 LOS PRIMEROS ANUARIOS

      Según nos cuenta Norberto el primer Anuario de El Tony se publicó en 1939, formato a igual medida que la edición semanal (por entonces 28,5 x 37 cms), tapas color, páginas en sepia y un encarte color de cuatro pliegos, es decir 16 páginas dedicadas a “Rulito el gato atorrante”, personaje que a lo largo de los años fue realizado por diversos dibujantes, entre ellos Raúl Roux. Ignoramos eso sí como era y quien realizó la tapa de aquel álbum pionero, que al parecer no anduvo muy bien –su precio era alto para la época- y tardó bastante tiempo en ser vendido.   Quizá por aquella mala experiencia inicial  Columba demoró una década en intentar nuevamente un suplemento, lo hizo recién en Diciembre de 1949 cuando aparece el primer anuario de Intervalo cuya tapa estaba ilustrada por D’Adderio y algunas de las historietas interiores por el peruano  Paco Cisneros, Athos

Album de 1953

Cozzi, Jorge Pérez del Castillo, Marius (un muy personal dibujante)  y Enrique Rapela. A aquellas adaptaciones de famosas novelas  se sumaban “Beba la irresistible”, “Optimismo” y “Puntos de vista”, tres secciones a cargo de Ramón Columba y La Familia Flop, por Swan.  Los números más antiguos que poseemos de esos anuarios corresponden a 1953 y 1954, cuyas respectivas tapas están realizadas –a nuestro entender- por Athos Cozzi. Del 55 en adelante esa tarea estará habitualmente  a cargo de Moraga y ya a inicios de los sesenta se adopta la modalidad de usar fotos de películas o ilustraciones compradas en el exterior. Esta vez el éxito acompaña el nuevo lanzamiento (en lo que debe haber colaborado la repercusión que tenía el Intervalo semanal) y es así que en 1950 o 1951 aparece un Anuario de El Tony, el primero desde aquella fallida experiencia de 1939. Aproximadamente dos años después su frecuencia pasaría de anual a bimestral y luego a mensual.

 EL INTERVALO EXTRA

     En 1950 y anticipándose por muy poco al Puño Fuerte de Lainez,  Columba lanza Fantasía, con el cual explora  un nuevo formato (apaisado mediano) que al igual que otros casos bien pudo estar influido por la escasez de papel que campeaba en aquel tiempo. Tras Fantasía y como evidentemente el éxito de Intervalo semanal lo justificaba, aparece Intervalo Extra, revista que se editó a lo largo de una década y que pasó por varias etapas en cuanto a presentación gráfica y contenido. En sus años iniciales  tenía frecuencia semanal y ofrecía una historieta completa, luego pasa a quincenal  pero con tres historietas y posteriormente mensual. En aquella primera etapa la portada era a dos colores pero el segundo color (verde por ejemplo) solo se utilizaba para el título y los avisos de retiración de tapa y contratapa mientras que la ilustración central estaba resuelta habitualmente solo con aguada, con dibujos a cargo Arturo del Castillo, D’Adderio o Angel Borisoff entre otros. Posteriormente  al ser impresas a todo color de las tapas se ocupó habitualmente Moraga y luego, tal como sucedió con El Tony a comienzos de los sesenta, se utilizaron ilustraciones compradas en el exterior.

 HUGO D’ADDERIO

    Y ahora si, luego del anterior recorrido por aquellas primeras revistas de Columba que demandaron contar con tapas ilustradas especialmente, hablaremos de Hugo D’Adderio, un nombre hoy olvidado del cual brindamos algunos datos en la nota “Agua, tinta china y talento” aparecida en enero de 2009 en este mismo blog y cuya ficha  figura también  en el blog Mil Plumines de la Historieta Argentina.  Nacido en Rosario en 1921 pero radicado desde muy niño en la Capital Federal, D’Adderio cursó estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano”, donde hizo hasta el tercer año. A los 17 publicó sus primeros trabajos en un vespertino de Buenos Aires para continuar luego desempeñándose como ilustrador en distintos diarios, revistas y editoriales.

    Su época de mayor contacto con la historieta se da a partir del surgimiento de la revista Intervalo en 1945, para la cual realizará versiones de obras célebres como “Miguel Strogoff” (1945), “Crimen y Castigo”, “Los Miserables” (1946), “Hamlett y Rey Lear”, ambas de 1947, y posteriormente “Cyrano de Bergerac”, “Los Novios” o “Rojo y Negro”. En la mayoría de los casos la técnica utilizada era la de pluma y pincel, con predominio de la primera, pero en determinados casos como por ejemplo “La ajorca de oro”, publicada en el Album de Intervalo correspondiente a agosto de 1953, D’Adderio empleaba un procedimiento que el dominaba a la perfección conocido como dibujo “al lavado”, una variante de la aguada que requería gran habilidad, paciencia y prolijidad por parte del ejecutante.

    Desde 1950 y durante gran parte de los años en que la publicación tuvo frecuencia semanal D’Adderio fue el encargado de realizar las portadas de Fantasía, tarea que también cumplió a inicios de los sesenta en la revista El Fantasma editada por EDMAL (solía firmar como “Hacde”)   y más tarde en las revistas Fabián Leyes y El Huinca, para las cuales dibujó asimismo varias historietas. En este repaso de su actuación profesional, cabe consignar igualmente que fue colaborador de Billiken, donde en 1959 ilustraba la sección “El niño y la música” y  también distintos temas didácticos que desarrollaba la revista, mientras que en el campo docente fue, en 1952, uno de los primeros integrantes de la Escuela Norteamericana de Arte, luego la famosa Panamericana. (C.R. Martinez)

NOTA: La página Lambiek Net (que suele tomar datos de este Blog) menciona historietas de horror realizadas por D’Adderio para una revista alemana, y la historieta “Poncho Muerto” con guión de Morhain para El Huinca y Fabian Leyes. Junto a estas líneas una imágen extra, el original de una tapa de Fantasía realizado por D’Adderio que se subasta en Comicartfans. 

La de la tapa de ese “incunable” Anuario Nº 1 de Intervalo es una gentileza de Francisco Legaristi, del  Club de la Historieta Mundial.

Correcciones, retoques y agregados en MIL PLUMINES

Deja un comentario

     

Trabajo de Dante Ginevra

Esta vez más que anunciar nuevas incorporaciones queremos dar cuenta de algunos retoques “cosméticos”  que hemos hecho en  MIL PLUMINES DE LA HISTORIETA ARGENTINA para salvar omisiones y errores provocados por el apuro o la falta de tiempo. Por ejemplo encontramos nuevos datos sobre  GUSTAVO DESIMONE (La Negra, Villón, etc.) cuya ficha nos había quedado bastante flojita; en el índice alfabético de la página principal incorporamos a HORACIO LALIA y JUAN ZAHLUT que se nos habían pasado por alto y agregamos las entradas correspondientes a DANTE GINEVRA y  CARLOS ISOLA (colaborador de Pucará) que habíamos omitido en sus respectivas letras. Nos faltaría ahora subir de a poco más imágenes y por supuesto ir agregando nuevas tandas de fichas, que en la actualidad rondan ya las 180 sobre un total de algo más de 500 que tenemos proyectadas.

DIBUJANTES ARGENTINOS EN LUCCA XIV

1 comentario

   El Festival Internacional del Comic de Lucca fue en algún momento (no sabemos ahora) algo así como “el Mundial de la Historieta”, por eso no es de extrañar que este grupo de dibujantes argentinos posen como en el instante previo de salir a la cancha a mostrar su calidad. La foto está tomada en la Piazza dei Giglio, Lucca, Italia, en Noviembre de 1980 durante el desarrollo de la 14ta. edición del referido Festival. De izquierda a derecha: Rubén Marchionne, Osvaldo Cataldo (a quien debemos agradecerle este material), Cacho Mandrafina, Juan Zanotto, Alberto Macagno, Enrique Breccia, un curioso,  Gustavo Trigo, Juan Jiménez, el editor y agente Alvaro Zerboni. Abajo: Caloi, Fontanarrosa, Francisco Solano López  y Arturo del Castillo.

JOSE JULIO JAUREGUI: UN MAESTRO QUE MERECE SER RECORDADO

6 comentarios

       Al ocuparnos de las Academias Pitman en la serie sobre los Cursos de Dibujo, puntualizábamos que dicha escuela estaba enfocada en lo que eran materias relacionadas a técnicas de comercio y oficina, no obstante lo cual destacábamos que varios conocidos dibujantes de historietas habían estudiado allí dibujo con el profesor Julio Jáuregui. Ahora podemos brindar una completa semblanza de su personalidad a través del cálido recuerdo de quien fuera uno de sus alumnos, OSVALDO CATALDO (El mayor Murdock, Los Vikingos, El sargento Montiel,  etc) de cuya trayectoria también nos ocuparemos proximamente. Aquí textual la información que nos remitiera Osvaldo y que mucho le agradecemos:

JOSÉ JULIO JÁUREGUI

   Nació en Buenos Aires en los primeros años de la década del 20. Profesor de dibujo y pintura egresado de la Escuela Superior Ernesto de la Cárcova. Entre sus maestros estuvieron Lazzari, Alcañiz, Larrañaga y De Ferrari. Muy joven ingresó al plantel docente de Academias Pitman, alternando la docencia con la ilustración de libros, en la editorial Tor, entre otras de aquella época. Los cursos de dibujo Pitman estaban orientados hacia un espectro muy amplio. Se dictaba Dibujo Publicitario, Dibujo Técnico, en sus variantes de Mecánica y Construcciones apoyados en el Dibujo Lineal y la Geometría Descriptiva. También se brindaba  apoyo a las carreras técnicas secundarias y terciarias afines, Arquitectura, Ingeniería, etc. y los respectivos exámenes de ingreso de las mismas. Además se atendía el Dibujo como simple vocación.

    La Academia tenía una característica barrial y su alumnado provenía de la clase media y media baja. El caballito de batalla de la escuela era la dactilografía al tacto, 60 palabras por minuto sin mirar ni el teclado ni la escritura impresa por las antiguas Underwood y las más modernas Olivetti. El método tuvo un extraordinario éxito en todo el mundo a partir de los inicios del siglo XX, nacido y promovido en Gran Bretaña, se expandió rápidamente por todo el mundo. En aquel ámbito, (dactilografía, estenografía, inglés comercial) todo lo que entonces necesitaba una secretaria para desempeñarse con éxito; el Dibujo quedaba aislado; casi fuera de contexto. No obstante y a pesar de eso, la materia se dictaba responsablemente. Jáuregui coordinaba el curso  junto a un grupo de 6 profesores, cubriendo las 12 sucursales donde se dictaba. Capital, Gran Buenos Aires, La Plata y Mar del Plata.

   Me encontré con Jáuregui a los 16 años cuando por cuestiones vocacionales decidí pasar del comercial a la escuela técnica. Debía presentar 36 láminas a lápiz y tinta para aprobar la equivalencia Dibujo Técnico. Cortante Jáuregui me dijo: hay que empezar con dibujo lineal, yo no vendo carpetas, si se saltéa el inicio no va a aprobar nunca y va a llegar a la facultad odiando esta hermosa materia. Me dio la lista de materiales, los horarios y me despachó. Enseñaba a pensar. Repetía hasta el cansancio que el dibujo era el primer arte de representación, como la escritura. Matriz de las artes plásticas y de la Técnica. Para crear cualquier cosa, desde un banquito a una cápsula espacial, se necesita del dibujo. Aún hoy, cuando me enfrento a un problema estético escucho su voz resonante.

   En un ambiente poco apto, un aula de 40 m2 escasos, con un auditorio muy variado en edades y preparación, Jáuregui se las ingeniaba para dictar lo básico rigurosamente, desarrollarlo hasta lo posible y dejar el resto en manos de la providencia. Concluida exitosamente mi experiencia con el Dibujo técnico, me preparó para mi ingreso a Bellas Artes, me orientó hacia el aprendizaje académico y tiempo después hizo que me nombraran ayudante primero y docente después. Muchos dibujantes publicitarios, ilustradores y algunos pintores pasaron por sus clases pero muy pocos lo mencionan. Pitman tenía mala prensa, era considerada una academia antigua dedicada a las técnicas comerciales. Jáuregui quedó atrapado allí. Un día, cuando yo era ya un pintor novel, mirando mis trabajos me dijo: tranquilo, la verdad tarde o temprano aflora, mírelo a Vermeer (el pintor de Delft) no fue reconocido en su tiempo, su obra anduvo como 150 años tirada por ahí y ahora se los considera la gran figura del siglo XVII holandés.

Ese era Jáuregui, hombre de su tiempo, docente por naturaleza, servidor de la vocación. Falleció en 2002, dictando clases. 

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: