“KIRK”, LINDO NOMBRE PARA UN BLOG

2 comentarios

Desde los primeros días de mayo está “en el aire” (o en la blogósfera para ser más exactos) un blog cuyo nombre remite a uno de los más recordados personajes de la historieta argentina: Kirk, nombre cortito,  seco y contundente como esas trompadas que el ex sargento del 7º de Caballería y sus amigos repartían cuando las cosas se ponían feas.

    kirk-logo“ Revista Kirk” está dedicado fundamentalmente a la historieta y la ilustración (también al cine) y es realizado por un equipo que integran Ricardo Hermes Farfalla, Roberto Andrés Puritano y Julian Blas Oubiña Castro. Con ellos colaboran Alfredo Julio Grassi, Valeria Vargas y los dibujantes  Hernán Luis Castellano, Paula Derrewyn Andrade, Renzo Podestá, Marcelo Sosa, Derlis Santacruz, Martha Barnes, Laura Gulino y Mica Karaman.

     El blog ofrece secciónes como “Breccia x Breccia”, “Informe frío”, “Dosis semanal” (dedicada en estos días a Lucho Olivera), enlaces a blogs de distintos dibujantes y sitios dedicados al comic, entre ellos TOP.  Es importante destacar que la “chica de tapa” de Kirk es nada menos que “La Reina”, aquella dama del saloon de Tucson donde el sargento y sus amigos iban de tanto en tanto para descansar de sus agitadas aventuras, personaje del cual pueden verse distintas versiones realizadas por artistas invitados como Laura Gulino y Martha Barnes. “Kirk” está también en Facebook y aquí le dejamos el link para que lo puedan  apreciar.

http://revistakirk.wordpress.com/

 

RECORDANDO A HORACIO PORRECA

4 comentarios

porreca-wil4

“Wilder el africano” por Porreca. Rayo Rojo, 1957

Pratt (izq.) y Porreca en 1954

Pratt (izq.) y Porreca en 1954

 “Te comento que Civita (César) me encomendó la tarea de aconsejar y enseñarles la técnica de la historieta a todos los pibes que llegaban a la editorial. De esa forma tomé contactos con figuras, algunas hoy muy conocidas, tales como Horacio Porreca y Daniel Haupt. Con este último hasta no hace mucho nos llamamos por teléfono hasta dos o tres veces por año (…) Quien era realmente una joyita por su buen humor y la permanente costumbre de buscar la diversión, era Porreca, Horacito, un tipo que espero continúe con ese genio suyo, tan lleno de esa frescura natural, tan expresivo”.

     Las palabras antes transcriptas corresponden a una entrevista que Luis Alberto Rosales le realizara a Sergio Tarquinio (1925- 2006), dibujante italiano que entre 1948 y 1952 estuvo radicado en Argentina trabajando en Editorial Abril, para cuyas revistas  realizó  entre otras series “El Inspector Slop, “Alan Blood”, “Yukali” y tapas para Salgari y Rayo Rojo. La entrevista en cuestión se publicó en 2004 en Tebeosfera.com dentro de la serie “Rumbo al Río de la Plata”.

  

Hora Cero Extra, 1959

Hora Cero Extra, 1959

  En este caso hemos querido citar ese recuerdo de Tarquinio para iniciar el repaso a la actividad profesional de uno de esos jóvenes a quien el orientó: Giordano Horacio Porreca, dibujante cuya actuación en la historieta se extendió desde mediados de los años cincuenta hasta fines de los sesenta, al menos en lo que tenemos registrado. Parte de esta historia la hemos podido reconstruir gracias a los datos y fotos que nos aportara uno de sus hijos, Claudio Gabriel.

    porreca-cuentos Porreca nació en Munro, Provincia de Buenos Aires,  el 23 de diciembre de 1929 y  como hemos visto realiza su período de aprendizaje Editorial Abril para luego colaborar con otros dibujantes que trabajaban allí, especialmente con Hugo Pratt (apenas dos años mayor que él)  del cual fue gran amigo, amistad que como veremos luego se prolongó hasta la muerte de ambos ocurrida con pocos meses de diferencia.

         En cuanto a sus propios trabajos entendemos que Porreca debe haber comenzado a publicar a mediados de los años cincuenta, aunque cronológicamente lo primero que tenemos registrado es “Wilder, el africano”, serie acerca de una especie de patrulla de la selva o fuerza especial encargada de perseguir delincuentes y solucionar conflictos entre distintas tribus que se publicó en Rayo Rojo en 1957. Ese mismo año en Poncho Negro dibuja “Teniente Dean”, de la Policía Montada”, que luego hizo Rodolfo Zalla.

   porreca-kirk Posteriormente pasa a colaborar con Editorial Frontera realizando historietas unitarias, episodios de “Tip Kenya”, de “Cuentos de la Ciudad Grande” y en  numerosos episodios de “Sargento Kirk”. Respecto a este último personaje Claudio Porreca nos decía lo siguiente en uno de sus mails: “En alguna parte tengo el detalle de los números del Sargento Kirk firmados por mi papa, fueron dos años y medio, todo el 60 el 61 y parte del 62 y me lo recuerdo en ese año con Hugo hacer los bocetos preliminares del Corto Maltés que publico de ahí a poco su primer numero”.  Salvo que haya una confusión respecto al  personaje, es una interesante pista respecto al origen del Corto Maltés.

"El Rubio Millán" (Intervalo, 1959) firmado como "Giordano", que era su primer nombre

“El Rubio Millán” (Intervalo, 1959) firmado como “Giordano”, que era su primer nombre

  porreca-columna    Porreca colaboró también con Editorial Columba, para la cual realizó en 1959 en Intervalo “El Rubio Milán” (que firmó como Giordano) e historietas de tema bélico con títulos como “Dos caminos al más allá” (Album El Tony, 1965), “La columna de la muerte” (Album El Tony, 1966), “Bambú Nº 18 ¡Muerte!” (Album El Tony, 1968) y “La flor entre las rocas” (Fantasía, 1966). Cabe aclarar que varias de las historietas de ese período fueron realizadas por José Muñoz o en conjunto con este, pero firmadas por Porreca ya que por su militancia gremial Muñoz no era aceptado como colaborador en Columba, gesto solidario que el creador de Alack Sinner ha destacado en más de una entrevista. No contamos en nuestro archivo con trabajos de Porreca posteriores a los años sesenta, lo que no quiere decir que no existan.

   

Porreca (izquierda) con José Muñoz

Porreca (izquierda) con José Muñoz

  Según nos contó su hijo, Porreca visitó a Pratt en abril de 1994 en su casa de Suiza. Fue la última vez que vieron ya que Pratt moriría en junio de 1995 y él en noviembre del mismo año. Como dato final agreguemos que Porreca era cuñado de José María Pereyra, dibujante que durante casi dos décadas fue habitual colaborador de Columba y del cual hablaremos próximamente. (C.R. Martinez)  

El testimonio de José Muñoz 

  (…) Entonces, yo estaba, digamos, cagándome de hambre… en dificultades, a los veintitrés, veinticuatro años. Y en ese momento, aparece Horacio Porreca… Yo lo había conocido en Frontera; después que se fue Pratt, él hizo un poco el “Sargento Kirk”. Primero lo hizo Moliterni, que se fue también con los maestros antiguos, con los veteranos, a trabajar para los ingleses. Y Porreca continuó con el Sargento Kirk.

   Era muy simpático, cantor de tangos y milongas, Porreca. Un porteño cien por cien. Me lo acuerdo, gentil, melancólico y cantor. Y él no tenía tiempo para seguir dibujando… él era empleado de Columba. A él le hacían descuentos para la jubilación, entonces él tenía que hacer, mínimo, tres colaboraciones por año para que no lo borrasen de la plantilla. Entonces fue ideal… él cazaba los guiones en Columba, me los daba a mí y yo los dibujaba. Y él me daba la guita entera, descontada de su aporte jubilatorio. Me parece un trato absolutamente honesto. En el ’64, ’65, ’66 estuve publicando en Columba. Hice la vida de Roberto Cherro, de Horacio Accavallo… bajo el nombre de Horacio Porreca. Y en Columba sabían que no era Porreca, todos sabían, pero bastaba que yo no apareciese físicamente. Decían: “Bueno, éste es un trato de Porreca”.

    Y hubo otros compañeros (no voy a decir los nombres) que aprovechándose de mi situación en ese época me ofrecieron lo mismo pero me descontaban el cincuenta por ciento. O sea, se aprovechaban de mi desgracia sindical. Nunca me olvidaré, muchachos (…)

  (De la entrevista realizada por Lucas Nine que se publicó en “El Sacapuntas”, revista digital de la Asociación de Dibujantes de la Argentina, edición Junio de 2009)

  

LA REVISTA ARGENTINA DEL SARGENTO KIRK

1 comentario

    En una nota de septiembre de 2007  (Identikit III) en la cual repasa cronológicamente la vida y obra de Hugo Pratt, Luis Rosales escribió lo siguiente:

 “1967 – En febrero de este año conoció a Fiorenzo Ivaldi, un rico promotor inmobiliario admirador de la obra de Pratt. Ivaldi propuso entonces a Pratt realizar una lujosa revista de cómics con el fin de editar la totalidad de la obra que había realizado en Argentina. En julio apareció el primer número de esa revista que titularon Sgt. Kirk. En sus páginas nació La balada del mar salado, comenzando así lo que pasaría a ser el ciclo de aventuras de Corto Maltés y uno de los hitos más importantes en la historia del Comic.

1969 – Diciembre. La publicación Sgt. Kirk desaparece por desacuerdos entre los miembros fundadores. Hugo Pratt continúa con la serie Los escorpiones del desierto en las páginas de la revista Alter Linus”.

     Pese a su corta existencia (apenas dos años y medio) dicha revista puede considerarse como trascendental en la carrera de Pratt, ya que –además de constituir una fuente segura de trabajo – ofició como una vidriera para que el público italiano conociera la obra que había realizado en la década larga que había permanecido en el exterior y, a la vez, mostrar su nueva producción. Sin la revista Sgt. Kirk muy posiblemente “Una balada del mar salado” (así quería Pratt que se la denominara”) nunca hubiera dado a la luz o lo habría hecho con mucha demora. Si bien el genio de Pratt seguramente hubiera terminado imponiéndos, cabe especular que sitio ocuparía hoy en el Olimpo de la historieta mundial si el destino no le hubiera permitido dar difusión a la Balada y consecuentemente al Corto Maltés.

       No fue aquella sin embargo la primera revista que llevara como título el del personaje nacido a principios de 1953 en las páginas de Misterix, sino que ese privilegio le corresponde a una versión argentina. Efectivamente en Diciembre de 1962 y a un costo de $ 12 aparecía el Nº 1 de Sargento Kirk publicada por Editorial Yago y que en ese número inicial ofrecía el episodio titulado “La Balada de los tres hombres muertos”. La revista constaba de 32 páginas más tapas y el formato habitual era de 14 por 20 cms, aunque en ocasiones fue menor aún. En líneas generales puede decirse que el material reproducido corresponde al período 1955-1957, es decir cuando Pratt había definido plenamente su estilo, aunque no faltan episodios anteriores como el titulado “El más justo” (de la época en que la serie llevaba como subtítulo “La historieta del Far West”) o una historia corta titulada “El desertor”, y no faltó tampoco un episodio publicado en Frontera Extra en 1959.

      El último numero de Sargento Kirk del cual tenemos información es el 15, que debía aparecer en marzo de 1964, ignorando cúantos más aparecieron. Otra incógnita es conocer el grado de participación que tuvo Pratt en esta revista, si fue una idea surgida en los tiempos en que dirigia las publicaciones de Yago o una emprendimiento de la editorial luego de la partida del dibujante. Como fuera, aquella pequeña colección quedó como un anticipo de lo que luego a gran escala realizaría Pratt en Italia. Aquí el detalle de los número que poseemos no sin antes acotar que en 1981 hubo una tercera Sargento Kirk, en este caso la realizada en España por Norma Editorial:

 Nº 1 – Diciembre 1962: “La balada de los tres hombres muertos”

Nº 2 – Enero 1963: Los jinetes de la venganza”

Nº 3 – Febrero 1963: “La boda de Walpi”

Nº 4 – Marzo 1963: “El espantado”

Nº 5 – Abril 1963: “Sobre la frontera”

Nº 6 – Mayo 1963: Los caras falsas”

Nº 7 – Junio 1963: “Plata Navaja” más un episodio sin título publicado en Frontera Extra Nº 5 (Marzo 1959)

Nº 8 – Julio 1963: “La tumba dorada”

Nº 9 – Agosto 1963: “Blanca Sombra”

Nº 10 – Setiembre 1963: “La mina de los demonios”

Nº 11 – Octubre 1963: “La justicia de Wahtee”

Nº 12 – Noviembre 1963: “La cobardía de Wahtee”

Nº 13 – Enero 1963: “Los caballos de Wahtee” y “El desertor”

Nº 14 – Febrero 1964: “El más justo”

Nº 15 – Marzo 1964: “Matar a Wahtte”

  Para más datos sobre la revista Sgt. Kirk y la forma en que Pratt omitió en los créditos toda referencia a Oesterheld, ver en este mismo blog la nota “Documentos”, publicada el 31 de diciembre de 2007. (C. R. MARTINEZ)

A %d blogueros les gusta esto: