LOS EXPEDIENTES COLUMBA

Dibujos de Avila en 1965, Anuario Intervalo

 Página dedicada a la historia y los creadores de Editorial Columba

 

 

 

¡Y EL GANADOR FUE…AVILA!      

   En 1964 comienza a aparecer en el magazine Dayly Sketch la tira “Tiffany Jones”, realizada por la ilustradora y dibujante de figurines Pat Tourret y la guionista Jenny Buterworth. Aunque lo suyo era el mundo de la moda, la bella e independiente Tiffany era igualmente capaz de resolver misterios o incluso vérselas con malhechores.

      La serie, que se caracterizaba por la elegancia de su dibujo, se publicó en Intervalo con el nombre de “Tiffany Thames” (citando sólo a Butterworth en los créditos) y tuvo una inmediata derivación: en 1965 comienza a publicar en dicha revista un dibujante de apellido Avila que, ya sea por iniciativa propia o sugerencia de la editorial, toma como base de su dibujo a la referida serie.

  

Un trabajo de Avila en 1990

   Puestos a la tarea de conocer el nombre completo  de este dibujante consultamos a un colega suyo (autor de populares series de Columba) quien no pudo darnos ese dato pero nos regaló una anécdota que revela un curioso entretelón de la colección Todo Color más algún detalle de la personalidad de Antonio Presa, el controvertido Jefe de Arte de la editorial:

   “Carlos, no tengo en la memoria el nombre de Ávila. (…) Lo que tengo es una anécdota de este buen compañero al que Presa tenía a mal traer (…)Resulta que alguna vez allá por finales de los 70 Columba iba a largar la línea de “comics” que al final largó: El Cabo Savino, Nippur, Dennis Martín y Álamo Jim.

   Quisieron hacer las cosas bien y armaron un concurso entre los lectores (que eran muchísimos por ese entonces) para saber qué personajes y dibujantes eran los preferidos por ellos. Esperaban que los personajes, que luego aparecieron en esos “comics”, fueran los elegidos, ¡¡¡pero no!!!,

¡¡¡¡¡GANÓ ÁVILA!!!!

No lo pudieron creer los editores, pero así fue.

Ávila entró a publicar siguiendo los dibujos de la serie inglesa Tiffany. Y parece que a la gente le gustó. Y todo esto era en blanco y negro (marrón).

   No tengo ni siquiera el teléfono como para que te charles con él y te sume algún dato. Lo que sé es que era un muy buen compañero que además tenía ganas verdaderas de golpear a Presa por la forma en que este siempre lo trató. Tampoco sé de nadie que pueda tener datos del negro Ávila.”.

          Hasta aquí prácticamente textual lo narrado por nuestra calificada fuente. Completamos estas referencias diciendo que desde aquél comienzo en 1965 y hasta inicios de los setenta el trabajo de Avila era bastante duro y  recargado de líneas, defectos que va corrigiendo (especialmente el segundo) hasta lograr un estilo más depurado y netamente “decorativo” como se aprecia en unitarias y episodios de las series “Hombres del Zodíaco” y “Clasificados” que realizó entre 1988 y 1992. Otra gran duda –aparte de su nombre de pila- es si su vínculo con Columba fue permanente o, como suponemos, pudo estar alejado unos años para retornar luego.  (C.M)

————————————————————————————-

IMPLACAVEL:

EL D’ARTAGNAN BRASILEÑO

     Corrían los años finales de la década del sesenta. Columba –única superviviente de las grandes editoriales dedicadas a la historieta- vivía una etapa de transición entre el final de las ediciones semanales de Intervalo y El Tony y la llegada del color, que ya se insinuaba tímidamente con los suplementos dedicados a El Hombre Araña o Mandrake. En esas circunstancias la editorial (cuyas revistas eran ya conocidas en otros países de América Latina) concreta un proyecto con vistas al mercado brasileño.

      La revista en cuestión se llamó Implacável (que según nuestros vastos conocimientos del idioma portugués se traduce como Implacable) y aunque el ejemplar del cual disponemos carece de fecha puede ubicarse su aparición hacia el año 1968 ó 1969. Constaba de 96 páginas interiores más tapas, estando la retiración de tapa y la contratapa dedicadas al sumario y a promover el contenido del siguiente número y la retiración de tapa a la sección de humor titulada “Para ficar alegre”. En el inicio de cada historia aparecía el clásico ícono señalando si era un western, una policial, o una bélica, es decir se trataba de un D´Artagnan algo más flaco.

        Para dar una idea del contenido de esta revista digamos que por ejemplo el material del  Nº 9 (tapa de Ricardo Villagrán) estaba integrado por las siguientes historietas: “El desierto muere en Akaba”, de Robin Wood-Lucho Olivera (publicada originalmente a fines de 1967); “El asesino está entre nosotros” de Albiac-John Lawrence; “El último deseo, guión de Frank Forder y dibujos de Daniel Haupt; “Alamo Jim (Roque Guinart- Casalla); “El adversario (Carlos Ruiz-Altuna) de tema deportivo; “Dennis Martin” en el episodio “El conde”,  tercero de la serie y el segundo que dibujó Fernandez; “El dolor de Pietro Robbia” (Antonio Rosso-Dalfiume); y “Será lo que debe ser”, guión de Chico Eliseu (suena a seudónimo elegido para agradar al lector local) ilustrado por Enio. En total ocho historias completas más una página final de humor: “Pilullinhas doces”.

      Ignoramos cual habrá sido la duración de este  “D`Artagnan brasileño” y si  Columba insistió allí con otras publicaciones, de todas formas vale el recuerdo de este título que se suma al de tantas revistas argentinas (no sólo de historietas) que en algún momento fueron  material de lectura habitual en distintos países de Latinoamérica.

—————————————————————————————-

Jorge Rubal, el otro yo

del señor Represas

     Criticada a destajo (con razón a veces, no tanto en otras) y objeto de controversias varias, Columba contó en su filas con un personaje no menos controvertido: Antonio Presa (1936-2006) el Represas de “Mi novia y yo”. Elogiado ó denostado con igual énfasis por unos o por otros, Presa –que inició su carrera como Jorge Rubal- es una figura omnipresente cada vez que se habla de la editorial en la cual durante largos años cumplió funciones de director artístico, mentor de dibujantes e incluso director de algunas de sus publicaciones.

     ¿Pero, quién era el verdadero Presa, el que según testimonios de quienes trabajaron con él tenía un vasto conocimiento de la historieta y sus creadores y orientó a dibujantes y guionistas, o el que desvirtuaba una buena idea sugiriendo arbitrarios cambios en cuanto a época , lugares o características de los personajes? ¿Hasta que punto es justificable el -más que satírico, cruel- retrato que de él hizo Robin Wood, mostrándolo como un obsecuente y llegando incluso a tratarlo de “estúpido” (episodio “Las minas del rey Salmón”, Intervalo, 1987).

    No tenemos respuesta a esos interrogantes ni es la cuestión de fondo de la presente nota, que sí busca aportar algunos datos de la carrera de Antonio Presa/Jorge Rubal, carrera que posiblemente quedó relegada por sus funciones jerárquicas y parte de lo cual anticipamos en una nota publicada en 2008 titulada “Las dos máscaras de la historieta”

En 1955 la revista Dibujantes organizó un concurso de dibujo para las categorías humor e historieta seria cuyo premio era la publicación de trabajos en las revistas Tabú y Pobre Diablo, cuyos resultados fueron anunciados en el Nº 17 correspondiente al período noviembre-diciembre de 1955. En humor el ganador resultó un joven Antonio Presa, el mismo que con el nombre de Jorge Rubal había publicado en Billiken desde marzo de dicho año una historieta humorística con guión propio y título premonitorio: “Angel y Lucifer”.

      Volcado ya a la historieta seria colabora en Frontera Extra entre 1958 y 1959 con trabajos como “El segundo”, “Los devoradores” y “Sandy Creek” utilizando siempre el seudónimo Jorge Rubal, con el cual también firma trabajos en 1962 en Selecciones Escolares, fecha para la cual ha cambiado radicalmente su estilo, como lo testimonian las imágenes que ilustran esta nota.  

  Contemporáneamente inicia su larga relación con Columba realizando historietas pero básicamente los dibujos que acompañaban el índice de cada revista y, en el caso de D’Artagnan, las ilustraciones para la narración que publicaba la revista en cada número. Acorde a sus inicios en el humor se ocupó de “Raulito, el gato atorrante”, personaje que a lo largo de los años realizaron diversos dibujantes.

    De la obra historietística de Presa en aquellos años rescatamos dos títulos aparecidos en Fantasía en 1967 ambos con guiones de Robin Wood: “Super Argo” y “Tío me regalo un perro”. Con posterioridad no encontramos nuevos trabajos suyos, lo que puede deberse a deficiencias de nuestro archivo o a que, como ya se dijo,  sus otras funciones lo alejaron de la realización de historietas. Pero aunque ya no las dibujara no pudo evitar ser convertido en personaje de reparto de una de ellas, formando junto con el malvado Balbastro (Jorge Vasallo), la dupla encargado de hacerle la vida imposible a los sufridos colaboradores de la Editorial Palomita, al menos según la óptica de Robín Wood. Antonio Presa, ¿Angel o Demonio?…la incógnita difícilmente pueda ser develada. (CRM)

IMAGENES:

En la parte superior página de “Los devoradores” (Hora Cero  Extra Nº 8); Presa  en 1955 flanqueado por el Director de Pobre Diablo y el Secretario de Redacción de la revista Dibujantes; página publicada en Billiken en marzo de 1955.

En tamaño reducido: Página de “Sandy Creek” (Frontera Extra, 1959); Una ilustración de Rubal en Fantasía, 1966; y una página de “Mi novia y yo” con una de las habituales apariciones de Represas, aquí explicándole una idea a Balbastro, el “maldito” de la serie.

 ————————————-

Cuando Columba apostó al radioteatro

(Resúmen de la nota publicada originalmente en el Nº 2 de la revista digital EL HISTORIETISTA con el título de “El romance del radioteatro y la historieta”)

       A comienzos de la década de 1950 Editorial Columba editaba sólo tres títulos en materia de historietas: El Tony, Intervalo y Fantasía, todas de frecuencia semanal más sus respectivos álbumes periódicos. Si bien prestigiosa no había adquirido aún la dimensión que tuvo después  y debía vérselas con pesos pesados como Quinterno, Abril o Muchnik y títulos como Misterix, Patoruzito o La revista del Superhombre, entre tantos otros que por decenas poblaban los kioscos cada semana. Es entonces cuando la editorial -ignoramos si con el propósito expreso de diferenciarse de sus competidores o simplemente con la intención de aprovechar el éxito puntual de esa obra- decide realizar la adaptación gráfica de “El León de Francia”, un radioteatro escrito por Roberto Valenti (también se menciona como co-autor a Adalberto Campos) cuya repercusión superó largamente las expectativas que hubieran tenido los responsables de la idea. El tiraje de la revista aumentó considerablemente y debían lanzarse ediciones extras para satisfacer la demanda de los lectores. Vale aclarar que ya en los años treinta y cuarenta habían existido experiencias de este tipo llevadas a cabo por otras editoriales pero ninguna con la repercusión de la que estamos citando, origen de una modalidad que Columba cultivó por más de una década.

 LOS PRIMEROS CHISPAZOS DEL RADIOTEATRO

    Antes de entrar de lleno al período que nos proponemos analizar, no estaría demás conocer algo acerca del origen y las características del radioteatro argentino. En 1920 se lleva a cabo la primera transmisión de radio en nuestro país y pocos años después el radioteatro se convierte en una de sus grandes atracciones, atracción que alcanzará niveles de singular popularidad a partir de 1931 con la compañía “Chispazos de Tradición” creada por el actor español José Andrés González  Pulido. La popularidad del género aumenta con el correr de los años hasta ocupar en las programaciones una ancha franja horaria que iba desde el mediodía hasta la noche, con variadas temáticas, frecuencias y duración. Desde el mediodía a la tarde era el turno de las novela romántica,  después de las 5 de la tarde  llegaban los radioteatros dedicados al público infantil y juvenil y más tarde, al entrar la noche tocaba el turno de las series policiales, de las comedias familiares y las costumbristas, de las cuales “¡Que familia Rinso…berbia!” y “Los Pérez García” eran cabales exponentes. No faltaban tampoco ciclos dedicados al misterio y a las adaptaciones de películas.

   En cuanto al costado literario y estético podría hablarse de dos estilos, de dos formas de ver el radioteatro. Por una parte estaban las novelas difundidas por las principales radios de la época (El Mundo, Belgrano  y Splendid)  con guiones especialmente escritos o adaptaciones de novelas famosas, con predominio de temas románticos y textos mas elaborados a cargo de autores que podían ser Eifel Celesia, Miguel de Calazans, Nené  Cascallar, Roberto Valenti, Abel Santa Cruz ó Alberto Migré,  obras que eran interpretados por una “pareja estelar” secundada por el elenco estable de cada emisora.

     En la otra vereda se ubicaba un radioteatro que frecuentemente era objeto de descalificaciones y burlas, producto quizás de que aún conservaba una dosis de las “ingenuidades y truculencias” de los primeros años. Situaciones extremas, villanos malísimos intentando destruir el romance de los jóvenes enamorados y madres que ocultaban un terrible secreto eran algunos de los elementos de esta modalidad. Este tipo de radioteatro era el territorio indiscutido de autores, actores y directores como Atilano Ortega Sanz,  Adalberto Campos, Juan Carlos  Chiappe,  Omar Aladio (el “malo” por excelencia ) Héctor Bates y Audón López, mientras que emisoras como Radio del Pueblo, Argentina y Porteña (ahora Continental) eran sus habituales lugares de actuación. Esa actividad radiofónica se complementaba con giras por los barrios de Buenos Aires, el conurbano o las provincias, dependiendo esto del alcance de la emisora por la cual se difundía la novela.

 ¡VIVA EL LEON DE FRANCIA!

   En ese marco que hemos sintetizado anteriormente el 1º de julio de 1953 en El Tony comienza a publicarse “El León de Francia”, cuyo acción se ubica en los tiempos previos a la Revolución de 1789 y cuyo nudo argumental puede sintetizarse así: El Rey (se supone que Luis XV) entrega a Andrea de Balois (sic) un niño recién nacido, ordenándole tratarlo como hijo propio. Veinte años después ese niño -llamado Rodolfo- se ha convertido en un joven  en apariencia débil y aniñado, falsa personalidad detrás de la cual se oculta El León de Francia, personaje adorado por el pueblo al que defiende del despotismo real. Su contrafigura es el cruel Felipe de Borgoña, el jefe deLa Bastilla, quien le disputa el amor de la sobrina del Rey y ha jurado matarlo.

     Tal la esencia netamente folletinesca de “El León de Francia” que como se ha dicho tuvo en historieta un éxito sin precedentes,  extendiéndose su publicación hasta noviembre de 1956 y siendo reeditado en Fantasía a partir de 1954.  Otra consecuencia, además del éxito de ventas fue que, al prolongarse por tanto tiempo la publicación de la serie,  su creador gráfico debió aplazar un viaje que tenía previsto a Estados Unidos hasta poder cumplir con esa demanda de trabajo. Hablamos por supuesto de Fernand.

   

FERNAND

  Fernand, nacido en Entre Ríos en 1917 como Fernando Fernandez Eyré (su hermanos Carlos Eyré también dibujó historietas) es un clásico exponente de los dibujantes del cuarenta. Su estilo era más bien rústico,  pero no podía ser de otra forma tratándose de alguien que a lo largo de cuarenta años de oficio batió verdaderos record de producción con miles y miles de páginas dibujadas. Párrafo aparte merecen las peripecias de su juventud participando como combatiente en la Guerra Civil Española, su internación en un campo de prisioneros y su ingreso y posterior deserción de la Legión Extranjera, andanzas detalladas en una nota que apareció en el Nº 2 del fanzine Crash! (1980) en la cual Esteban Larruccia en base a su extraordinaria colección  y los apuntes del mismo Fernand reconstruyó parte de esa inabarcable obra.

 MALEVOS, LOBIZONES Y “MALDITOS”

    El éxito logrado por la adaptación de El León de Francia alienta a Columba a profundizar  ese rumbo aunque ninguna de las obras posteriores llegaría a igualar el suceso anterior. Roberto Valenti por su parte se convierte en el argumentista preferido de la editorial ya sea adaptando sus propios trabajos, novelas de otros autores ó escribiendo guiones originales para historieta. En la primera de las categorías se incluyen entre otras “El hijo del León de Francia” (1955) también con Fernand, “El galleguito de la cara sucia” (1956) un gran éxito interpretado en radio por Eduardo Rudy y que dibujó Enrique Rapela, “Así era Carlos Gardel” (1957) escrito junto con Nicolás Olivari y que dibujó Carlos Casalla y “Deuda de sangre”, que según  Enrique Lipszyc es la versión gráfica de “Fachenzo el maldito”.

     En materia de obras ajenas Valenti adaptó “Scaramouche” (1956) y “El Cisne Negro” (1957) del anglo-italiano  Rafael Sabattini dibujadas respectivamente por Daniel Haupt y Juan Lucas Castro, mientras que de “El negro Tom y “El guerrillero” –esta última transcurre durante la dominación francesa en México- ignoramos si fueron radioteatro o guiones originales para Columba, como sí debió serlo “Marta Montalban”, una detective aficionada que dibujó Jorge Letteri en 1956 en Intervalo. Cuando señalamos a Valenti (muerto en 1958 a los 51 años de edad) como autor de determinada obra lo hacemos en base a los créditos que aparecen en las respectivas historietas, aclaración necesaria ya que algunas fuentes citan la co-autoría de Adalberto Campos en varias de las novelas nombradas o directamente lo mencionan a éste como creador.

UN TRIO MUY MENTADO

   

Juan Carlos Chiappe

  Pero la demanda de guiones no podía ser satisfecha con la producción de un solo autor, por lo cual Columba recurrió además a un trío de notables del radioteatro: Juan Carlos Chiappe, Héctor Bates y Adalberto Campos, de los cuales el primero aportó títulos como “La rosa de sangre”, “Juan Cuello”, “Juan Barrientos”,  “Príncipe y Gitano”,  “Norman el pirata”, y “Nazareno Cruz”, personaje que en los años setenta rescataría  Leonardo Favio (su madre, Laura Favio, fue autora de radioteatros) en una película que si bien se apartó del guión original significó un expreso homenaje tanto a su prolífico autor –más de 700 obras escritas-, como a ese mundo de fantasías e imaginación que para el realizador de “Juan Moreyra” encarnaba este popular género.

     De Adalberto Campos (Santiago Benvenuto, 1916-1968) podemos mencionar  “El Rubio Millán” publicada en Intervalo con dibujos de Giordano, “Viva Juan de Dios” con ilustraciones de Fernand y “Su primera novia” dibujada por Eugenio Colonesse, aparecidas todas ellas entre 1959 y 1961 en Intervalo y El Tony respectivamente. En cuanto a Héctor Bates, que además de su activa actuación en el mundo del radioteatro fue también músico y autor de una historia del tango, estuvo presente en 1957 en las páginas de la edición semanal de Fantasía  con su obra  “El Diablo Negro”, de ambiente gauchesco dibujada por Carlos Casalla.

     A lo ya nombrados debemos agregar diversos nombres provenientes también del radioteatro y que colaboraron en Columba, tales los casos de Eifel Celesia que entre otras obras adaptó “Los hermanos corsos” para una versión que dibujó Daniel Haupt y Josephine Bernard que escribió numerosos guiones originales para Intervalo. Es muy probable que Héctor Pedro Blomberg (1889-1955)  uno de los primeros autores que tuvo el radioteatro en sus orígenes haya escrito guiones originales para Columba, así como tras su muerte se adaptaron numerosos relatos suyos de tema histórico.

 TIEMPOS DE DESPEDIDA

    En 1962 Columba reedita “El León de Francia como cuadernillo coleccionable dentro de El Tony –aunque sin mayor repercusión- y recopila en formato de álbum “Así era Carlos Gardel”, aparecida en 1957. Por su parte “El galleguito de la cara sucia” es objeto en 1966 de una versión cinematográfica y en noviembre de ese mismo año Intervalo vuelve a publicarlo pero esta vez como fotonovela, un intento tal vez para retener lectores. Pero el tiempo de las revistas de frecuencia semanal había pasado y al año siguiente esas ediciones de Intervalo y El Tony son canceladas (Fantasía ya había corrido la misma suerte tiempo antes) dando paso al reinado de los álbumes mensuales.

      A partir de allí los caminos del radioteatro y la historieta se bifurcan y cada uno por separado tratará de afrontar los problemas que por entonces los aquejaban. Al primero las telenovelas le habían quitado audiencia, perdía horas de programación ante el progresivo avance de los magazines periodístico-musicales y para completar esas desdichas, la dictadura de Onganía -argumentando una racionalización del gasto- agrupó la casi decena de emisoras de propiedad del Estado en unos pocos edificios, hacinamiento que hizo imposible contar con espacios aptos para emitir radioteatro. En las escasas radios privadas el panorama no era mejor y para mediados de los setenta ya no se escuchaban novelas en las radios capitalinas. De la historieta puede decirse que tuvo –relativamente- mejor suerte y si bien las revistas de tiradas masivas y distribución regular en kioscos son la excepción, conserva hoy una vigencia significativamente mayor que el radioteatro.

     Esta ha sido en resumen la historia del “romance” entre el radioteatro y la historieta que pretendimos contar. Un romance no digamos fugaz  pero sí muy breve, protagonizado por dos expresiones artísticas de cuño popular que supieron del rechazo de quienes negaban o menospreciaban sus méritos pero, pese a todo, lograron imponerse y vivir épocas de esplendor. Solo resta entonces poner un cierre a esta nota, y aunque por la misma naturaleza de lo que hemos contado nadie nos reprocharía que derrapáramos hacia la pura nostalgia y la evocación  del tiempo ido, nos sobreponemos sin embargo a esa tentación y preferimos despedirnos templando nuestro espíritu con aquel vibrante grito que sesenta años atrás -desde un micrófono o el globo de una historieta- fue símbolo y síntesis de un momento inolvidable: ¡Viva el León de Francia!!!!

                                                                              Carlos R. Martinez

 FUENTES CONSULTADAS:

Archivo y colección del autor Laruccia, Esteban: Bajo el signo de la aventura – La obra de Fernand. Fanzine Crash!, 1980 Lipszyc David: Catálogo de la 1ra. Bienal Mundial de la Historieta, 1968 Rivera, Jorge B.: El auge de la industria cultural (1930 – 1955) en Capitulo, Historia de la Literatura Argentina), Centro Editor de América Latina Seibel, Beatriz: Los cómicos ambulantes. Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1982

28 comentarios (+add yours?)

  1. lisandro pejkovich
    Dic 06, 2010 @ 16:46:18

    muy buen informe, muchachos!!! tremendamente jugoso e interesante para todos aquellos que gustamos de las publicaciones de columba. espero ansioso lo que vendra!!! los sigo siempre, sigan asi!!!! les mando un gran abrazo!!!!!

    Me gusta

    Responder

  2. Rubén
    Ene 05, 2011 @ 03:11:04

    Existen otros trabajos de Presa posteriores a los mencionados. Por ejemplo hay una historia unitaria publicada en D’artagnan en 1970 llamada “Una promesa a la viuda”, también con guión de Robin Wood, y podría encontrar algunas más. No son muchos esos trabajos, pero mi archivo tampoco es completo.
    Me gustó la nota. Es interesante rescatar al dibujante que había caído en el olvido por el rol que desempeñaba en Columba como director artístico.

    Me gusta

    Responder

    • luisalberto941
      Ene 06, 2011 @ 07:32:41

      RUBEN:
      Gracias por el dato, que incorporaremos a la nota. Efectivamente hay muchísimos dibujantes que merecen ser recordados, estamos pensando en una nueva página o quizá un blog complementario con un listado de más de 400 artistas de la historieta, pero lleva su tiempo. Atte.
      CM

      Me gusta

      Responder

  3. axel
    Jun 05, 2011 @ 18:01:45

    Hola, queria saber si tendrian en archivos historicos, la revista intervalo de marzo de 1975, historias de hombres y mujeres un capitulo que se llamaba ema y roberto o elena y roberto. es una historia veridica escrita por mi abuela y me gustaria recuperarla ..

    Atte .. Axel

    Me gusta

    Responder

  4. ale
    Jun 27, 2011 @ 22:49:16

    que bueno saber que alguien subio dibujos de david mangiarotti.
    es un gran dibujante poco reconocido lamentablemente .
    jose garcia lopez y juan gimenes fueron algunos de sus ayudantes.
    fue muy lindo haber aprendido con el y tener la suerte de ser su hijo
    alejandro mangiarotti

    Me gusta

    Responder

  5. Ascanio
    Jul 25, 2011 @ 11:37:42

    Los felicito por la historia y los recuerdos de grandes colaboradores de una Editorial Pionera en la Argentia, aporto mi granito de arena en un período de mas de 25 años con la Editoria publicando trabajos hasta su cierre definitivo, con un personaje creado en el guión por H. Alba y los caracteres creados por mi: Clochard (el vagabundo/millonario frances).
    Podran encontrar material escrito e imágenes de todo ello, y mis primeros trabajos rentados en varias editoriales a partir de mi primera publicación en la revista Corso Pete (C.Clemen) en el año 1960.
    Para ello deben entrar en mi blog, en la ventana de google con solo poner:
    ascanio97 , es el link @scanio97.
    Gracias por lo que hacen y los felicito nuevamente.

    Me gusta

    Responder

  6. lisandro pejkovich
    Ene 29, 2012 @ 23:46:17

    exelente informe, amigos, sobre columba y el radioteatro! a colacion y como enlace, les traigo el recuerdo de columba y las series televisivas, un poco mas aca: me estoy refiriendo a una serie televisiva nacional llamada ” division homicidios”. en columba salia con ese nombre, creo a partir de 1980 en la revista d’artagnan. los dibujos eran del gran daniel haupt y acargo de los guines se encontraban entre otros, el escritor marco denevi ( autor de rosaura a las diez). una serie realmente espectacular. no estaria mal una reseña a futuro de esta obra. les mando mis felicitaciones y el calido abrazo de siempre!!!!

    Me gusta

    Responder

  7. TULIO HERNANDEZ
    Feb 24, 2012 @ 15:38:41

    HOLA NECESITO CONTACTARME CON EL ADMINISTRADOR DEL BLOG , MI EMAL retromagiacomic@yahoo.com.ar , MI NOMBRE ES TULIO HERNANADEZ, MUCHAS GRACIAS

    Me gusta

    Responder

  8. Roberto García
    Jun 17, 2012 @ 16:25:56

    CARLOS CASALLA ( Chingolo) . El mejor dibujante del caballo criollo!!!! y del paisano criollo y el indio argentino. En los primeros días de julio 2012 gran homenaje de la Universidad de San Martín Bs. As. por su récord mundial ( 58 años dibujando El Cabo Savino ).Hoy 17-06-2012 estuvimos juntos con El Chingolo tomando café en El Turista de Bariloche. Aún con sus 83 años sigue dibujando y tocando música en varios escenarios locales y otros.

    Me gusta

    Responder

  9. Julián Blas
    Dic 24, 2012 @ 17:47:48

    Hola Carlos,

    Aporto el nombre de pila de Ávila, gran dibujante de historietas románticas para Intervalo. Su nombre completo es Luis Ávila. Y también dibujó historietas románticas para la Charlton Comics.
    Dejo el enlace donde se puede corroborar: http://kb-outofthisworld.blogspot.com.ar/search/label/Luis%20Avila
    Sería tan lindo pode contactarlo de alguna manera, es un dibujante de un estilo singular y llamativo.

    Saludos y Felices Fiestas!

    Julián Blas

    Me gusta

    Responder

    • luisalberto941
      Dic 24, 2012 @ 19:03:26

      Estimado Julian: Gracias por los datos, especialmente por el link que tiene un material bárbaro. Por mail te envio una respuesta más extensa. Felicidades. CM

      Me gusta

      Responder

  10. Raul Manrupe
    Feb 23, 2013 @ 18:28:28

    Material excelente! Felicitaciones.
    Raul Manrupe
    Historia de la Publicidad.com

    Me gusta

    Responder

  11. luis alberto
    Feb 07, 2014 @ 14:36:43

    esto es buenissimo!!!!

    Me gusta

    Responder

  12. Nito
    Feb 21, 2014 @ 18:42:54

    Hola! uds Me podria informar en que num eros de revista fantasia salieron los nº de BIG NORMAN 18-28-29-33? Desde ya gracias x su tiempo

    Me gusta

    Responder

    • luisalberto941
      Feb 21, 2014 @ 20:19:09

      Según datos que constan en el Libro Maestro que lleva el Grupo Woodiana, el episodio Nº 28 titulado “El viejo teatro se publicó en el Nº 285 de Fantasía de Febrero de 1976 y el episodio 29 “Denise y Judy” en el Nº 296 de noviembre de 1976. EL 18 y el 33 no tienen dato alguno.

      Me gusta

      Responder

  13. angel del guercio
    Mar 08, 2015 @ 20:58:05

    Estoy buscando registros o archivos sobre la historieta y los personajes “homus y brutus”
    Por favor indicarme donde puedo rastrear estas obras. Gracias

    Me gusta

    Responder

    • luisalberto941
      Mar 09, 2015 @ 10:54:07

      ANGEL
      Homus y Brutus es una serie creada por el dibujante Fernand (Fernando Fernandez Eyre) pero que en esa ocasión pudo haber firmado como “Monray”. El trabajo debió ser de los años cuarenta cuando alternaba el humor con lo serio, ya que luego se dedicó a esto último. En Mercado Libre hay ofertas por TROPELIAS DE HOMUS Y BRUTUS, revista editada aparentemente por el autor, pero no pudimos ubicar la foto. Respecto a mayoR documentación le sugerimos consultar el libro la Historia del HumoR Gráfico de SIULNAS o el blog SONRISAS ARGENTINAS (el link está en los enlaces de TOP COMICS). sALUDOS

      Me gusta

      Responder

  14. ANA
    Ago 14, 2015 @ 16:38:08

    HOLA. LOS MOLESTO PORQUE NECESITAMOS UBICAR AL DIBUJANTE SR. , OLIVERA NÉSTOR. TRABAJÓ PARA COLUMBA EN “HILARIO CORVALÁN” EN 1968. A ÉL O A ALGÚN FAMILIAR POR FAVOR.
    MUCHAS GRACIAS!.

    Ana

    Me gusta

    Responder

    • luisalberto941
      Ago 29, 2015 @ 17:55:44

      ANA: Lamentablemente no podemos ayudarla, ya que carecemos de ese dato.

      Me gusta

      Responder

    • carlos
      Sep 08, 2015 @ 14:24:26

      qué grande Hilarion Corvalán. qué hermosas épocas

      Me gusta

      Responder

  15. carlos
    Sep 08, 2015 @ 14:26:03

    Recientemente pude adquirir en una librería de usados de la avenida Corrientes muchos ejemplares de El Tony, Fantasía e Intervalo. El estado de los mismos es deplorable. Pero quién te quita el gusto de volver a tenerlos en las manos con ese olor a papel viejo. Para los amantes de estos ejemplares no dejen de darse una vuelta.

    Me gusta

    Responder

  16. Estela
    Feb 09, 2016 @ 01:13:39

    Hola, hace mucho que estoy buscando El León de Francia.Leí unos pocos capítulos cuando tenía 10 años y quedé impresionada con el personaje y la historia. Agradeceré información relacionada con los números de las Revistas El Tony y Fantasía en los que fue publicada. Felicitaciones por estos artículos tan esclarecedores.

    Me gusta

    Responder

    • luisalberto941
      Feb 10, 2016 @ 18:28:00

      Estela: El León de Francia se publicó en EL TONY desde noviembre de 1953 y por espacio de casi tres años. es decir desde aprox. el Nº 1250/1300 en adelante, calculo que unos 120 números. Desde 1954 también lo publicaron en la revista Fantasía. Le sugiero que busque en Mercado Libre donde, por un precio razonable, quizá pueda conseguir algunos ejemplares. Gracias por sus palabras y saludos CM

      Me gusta

      Responder

  17. EL D’ARTAGNAN BRASILEÑO | TOP-COMICS
    Abr 17, 2016 @ 20:41:59

  18. Eduardo Bidondo
    Feb 13, 2017 @ 09:41:24

    Recuerdo una saga de Marco Polo (no es el libro secreto de Marco Polo de Alcatena), pero no logro recordar el autor ni la revista de Columba que la publico en capitulos. ¿podrian ayudarme? Desde ya gracias.

    Me gusta

    Responder

    • luisalberto941
      Feb 13, 2017 @ 14:44:50

      EDUARDO: “Marco Polo” fue una serie publicada en D’Artagnan entre 1985 y 1986, con guiones de Ricardo Ferrari y dibujos de Daniel Haupt. Vamos a echarle un vistazo a nuestras revistas a ver si encontramos algún episodio-

      Me gusta

      Responder

      • Eduardo Bidondo
        Mar 27, 2017 @ 12:11:22

        Desde ya muchas gracias!!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: