Inicio

Hugo Pratt en el Fuerte Ticonderoga (Final)

4 comentarios

ticonderoga-tapaEn la primera parte de esta nota dimos a conocer las fotos de Hugo Pratt visitando el Fuerte Carillón o Ticonderoga y algunos datos históricos respecto a dicho lugar. Esas imágenes -recordamos- acompañaron la nota publicada por Luis Alberto Rosales en TOP en Septiembre de 2007 acerca de la serie Ticonderoga, nota que ahora reproducimos textualmente con el agregado de imágenes tomadas de nuestra propia colección: 

TICONDEROGA

Esta muy importante producción de H.G. Oesterheld da comienzo en el Nº 1 de Frontera (Abril, 1957), dibujada  por Hugo Pratt en su plenitud profesional, ya considerado como auténtico maestro del género. Enmarcada en la llamada Guerra de los Siete Años (1756-1763) época conmocionante y fundamental para el futuro histórico de los posteriores grandes Estados Unidos, lo que dio lugar al enfrentamiento armado entre las potencias colonialistas de Inglaterra y Francia, sumadas a las del pueblo indio y a los propios milicianos americanos. HGO da lugar a una extensa saga de aventuras, cuyos protagonistas transitarán, casi permanentemente por un paisaje de inmensos bosques, lagos de impresionante belleza y aldeas indias de las que, el hombre blanco, apenas ha escuchado mencionar alguna vez. 

 FRONTERA-3 Caleb Lee, americano de Virginia, enrolado como cadete en el ejército del general Braddock, va en busca de la gloria militar para ganar el corazón de la bonita Shirley, su pretendida; pero es en el primer contacto con el fuego enemigo, en la batalla de Monongahela, donde es salvado de morir en manos de los indios hurones, aliados de los franceses, por Joe Flint, muchacho tan joven como él, conocido como Ticonderoga. Ese encuentro significará un vuelco total hacia las profundidades de la más pura de las aventuras, la que vivirá como protagonista, junto al experimentado Ticon, cazador y guía de caravanas y ejércitos, notable conocedor del gran territorio boscoso, donde se desarrollan las acciones; veterano ya en el saber de las tradiciones y costumbres indias.

  TICONDEROGA4Caleb inicia, de esa forma, una apasionante marcha por un camino siempre peligroso, donde soldados franceses y enigmáticos indios de la gran familia iroquesa pondrán a prueba su inquebrantable espíritu de lucha, aún en su condición de novato, hasta convertirse él también en un verdadero hombre con oficio en los duros choques a sangre y fuego, que vivirá jornada tras jornada. La experiencia le hará saborear el dulce significado del verdadero compañerismo, valorar el justo peso de la amistad sin condiciones, a la vez que su natural nobleza y sus actitudes generosas ganarán el respeto y la admiración de Ticonderoga y Numokh (el hombre que viaja), del que nadie conoce su raza ni tribu y que muchos suponen un espíritu.

 TICONDEROGA-2

TICONDEROGA-1

Las dos páginas finales del episodio publicado en Frontera Nº 11 en las cuales se pone de manifiesto la forma en que se documentaba Pratt para su trabajo.

Así, envuelto en una fascinante atmósfera que lo atrapa totalmente, mucho más alla del entusiasmo que le genera la juventud , en la flor de la vida, Caleb Lee deja de lado todo lo que poco antes era la razón de su existir: la gloria, su carrera militar en el ejército inglés, el desenfrenado amor por Shirley; todo, a cambio de marchar junto a sus amigos para descubrir el Oeste inexplorado, los búfalos en la pradera, las montañas blancas, las bandas de las tribus extrañas, los cañadones zuñis, los ríos interminables, los lugares que muy pocos humanos pisaron y nuevos amores que le harán estremecer a su tierno corazón.

  TICONDEROGA-3 Lee viaja incansablemente hacia la más extraordinaria de las aventuras, la que hoy, a los 75 años de edad, cuando todo indica que ya nada queda por hacer o descubrir, vuelca en sus memorias para el disfrute de las nuevas generaciones, en especial para sus hijas y nietas, en días donde en esa parte de América, los naturales del lugar marchan hacia la inexorable independencia del imperio británico.

  Hugo Pratt la dibuja desde el Nº 1 (Abril, 1957) hasta el Nº 14 (Mayo,1958) de Frontera, y desde el Nº 1 (Julio, 1958) hasta el Nº 8 de Frontera Extra (Junio 59), totalizando 20 episodios con 217 páginas; continuándola Gisela Dester (*) desde Frontera Extra Nº 18 (abril 60) hasta Frontera Extra Nº 39 (febrero 62), abarcando 27 episodios con 222 páginas”.

(*) Gisela Dester había sido asistente de Pratt en la primera época de Ticonderoga y su firma aparecía habitualmente en la última página de cada episodio, junto a la de él.

ALGO MAS SOBRE GISELA DESTER 

      Las siguientes fotos fueron publicadas en TOP COMICS en Julio de 2007 y ahora hemos podido recuperarlas gracias a Gerardo Canelo que nos recordó su existencia, ya que fue él quien la escaneó en su momento. Fueron tomadas por Eduardo Colombo y corresponden a una nota publicada en 1957 en la revista Atelier en la cual Hugo Pratt daba detalles de la forma en que trabajaba. En una de ellas se ve a Pratt dibujando a Anne Frognier, que le sirvió de modelo para el personajes femenino de la serie Ann y Dan. 

    dester1

dester2

dester3

   Salvo los aquí mencionados no se conocen otros trabajos de Dester en la historieta y tenemos entendido que se desempeñó como azafata en una línea aérea. En los años setenta colaborando en la Asociación de Dibujantes tuvimos la oportunidad de hablar brevemente con ella por teléfono, pero aún no nos habíamos dedicado al coleccionismo así que perdimos la oportunidad de averiguar algo más. (C.R.M)

Anuncios

Hugo Pratt en el Fuerte Ticonderoga (1ra. Parte)

2 comentarios

   TICON1Hace unas semanas atrás comentábamos con nuestros lectores el inesperado hallazgo de las fotos que fueron subidas a TOP COMICS durante la época en que el blog se realizó a través de Windows Live, fotos que en su gran mayoría no pueden verse en las notas que van de 2007 a 2009. Aunque resulta imposible  reconstruir todo ese material, al menos trataremos de aprovechar el material gráfico de mayor significación y algunos de los textos.

  TICON2  Comenzamos con una nota publicada en Septiembre de 2007 en la cual Luis Alberto Rosales hacía una precisa descripción de “Ticonderoga”, aquella extraordinaria serie de Oesterheld y Hugo Pratt, quien a su vez contaba con la colaboración de Gisela Dester. Esa nota incluía las fotos que aquí se muestran, en las cuales se ve a Pratt en el Fuerte Carillón, también conocido como Ticonderoga. El fuerte se halla situado entre el Lago Champlain y el Lago George (en la frontera del Estado de Nueva York y Canadá) y fue, durante el Siglo XVIII, punto neurálgico de comunicaciones y enclave natural codiciado tanto por los franceses que avanzaban hacia el sur desde Quebec, y por los británicos que avanzaban hacia el norte en su empeño de tomar Nueva Francia.

    TICON3 Dicha fortificación  controlaba el sur del Lago Champlain y el acceso al valle del río Hudson, lugares donde -dicho sea de paso- transcurre parte de “El último de los Mohicanos”. El sitio fue escenario de la batalla librada entre el 7 y el 8 de julio de 1758 durante la Guerra Franco-India (llamada Guerra de los Siete Años en Europa). El resultado fue una inesperada victoria del ejército francés, dirigido por Louis-Joseph de Montcalm y el Caballero de Lévis. El general británico que sufrió la derrota fue James Abercromby.

   TICON4      

  Un año después los ingleses reanudaron la ofensiva obligando a los franceses a retirarse. Los vencedores le cambiaron el nombre al Fuerte Carillón, llamándolo ahora sí Fuerte Ticonderoga, palabra de origen iroqués que significa algo así como “reunión de dos cursos de agua”, o sea, afluente. El fuerte sigue existiendo en la actualidad; funciona como museo y como recordatorio de aquellas operaciones militares que fueron, obviamente, los que inspiraron a Pratt y Oesterheld.

En la segunda parte de esta nota, entonces, la transcripción del texto publicado Por Luis Rosales sobre Ticonderoga, la historieta.

 

Una rosa junto al tablero: Mujeres que dibujaron y escribieron historietas (2da. Nota)

4 comentarios

    En la segunda parte de nuestro poco original tributo por el Día de la Mujer (8 de Marzo) incluímos a un grupo de ellas que hicieron historietas a finales de los años cincuenta y en las dos décadas siguientes.

GISELA DESTER

    “Y desfilaban (las tropas) entre esos bosques como catedrales , que en ocasiones rodeaban a Caleb Lee y a Ticonderoga Flint con sus ramas, el follaje y sus troncos caídos, o a veces aparecían apenas insinuados atrás, diluyéndose en un segundo plano en trazos verticales de aguada donde se adivinaba el aporte de Gisela Dester”. Este pasaje corresponde a un texto de Roberto Fontanarrosa y sirve para resaltar la obra por la cual es más conocida en la historieta argentina, su colaboración con Hugo Pratt en la maravillosa serie escrita por Oesterheld que transcurría en la zona de los Grandes Lagos.

     Al margen de dicho trabajo Dester tuvo a su cargo en 1960 las series “Sargento Kirk” y “Ticonderoga”, en las cuales se mantuvo apegada al estilo de Pratt con quien venía colaborando desde 1957.

 
 
 
 

LUCIA VERGANI, INTERVALO 1971

 

LUCIA VERGANI

 Fue una colaboradora habitual  de Intervalo desde los años setenta, generalmente ilustrando historias unitarias.

SARA LOPEZ

 Colaboradora de Columba y de otras editoriales en los años setenta. Un trabajo suyo titulado “Satania” apareció en los años ochenta en Gran Album de Aventuras.

CECILIA FAU 

Ayudante de Angel Alberto Fernández en diversas historietas, como por ejemplo Dennis Martín en 1972 y Manuscritos apócrifos de la Conquista publicada en la revista Turay en 1974. Solía firmar como Ceci Fau ó “La Greli”.

MARIA C. (CHELA) MAFFI

Ayudante de Miguel A. Repetto en Diego, cuando esta serie se publicaba junto a Dennis Martín en la Colección Todo Color.

  De una lista de historietistas elaborada por la Asociación de Dibujantes de la Argentina en los años setenta rescatamos también los nombres de Mabel Lopez, Silvia Camerucci, Susana Redin, Mónica Naveira y Adriana Vozzi, aunque ignoramos más datos sobre su actuación profesional. 

 

A %d blogueros les gusta esto: