Se dirá -y con razón- que Roberto J. Bandín no era un “historietista” sino un ilustrador al servicio de la novela gráfica que florecía en los años cuarenta a través de las revistas de Editorial Lainez o de Intervalo, pero convengamos que lo hacía muy bien y por eso lo tenemos entre nuestros favoritos. Nos gusta de él su uso de la pluma, los trazos vigorosos (casi como “hachazos” si se me permite la expresión) y la forma de aplicar las sombras. Además sacaba ventaja de la mayor libertad que daba Lainez a sus dibujantes para la puesta en página, en contraposición a la formalidad de Columba. 

bandin-stanleytapa

bandin-stanley1

bandin-stanle3 

bandin-stanley2

“Stanley y Livingstone”, Narraciones, 1948

  Con este estilo Bandín realizó entre  1943 y 1950 títulos como “Safari”, “Sangre y Arena”, “La Liga de la Pimpinela Escarlata” (Espinaca, 1945), “Tres lanceros de Bengala” (1946),  “Stanley y Livingstone” aparecida en Narraciones (de Rataplán) en 1948 ó Pepe le Mokó” (Historietas, 1950).

bandin-moko1

 bandin-moko2

bandin-moko3

bandin-moko4

“Pepe le Mokó”, Historietas, 1950

    En 1955 integró el equipo que ilustraba las notas de “El Escolar”, suplemento del diario uruguayo El País  y en 1959 publicó en la revista Fargo Kid la historieta titulada “Jack el Destripador”, en la cual puede advertirse una modificación notoria en su estilo, en el cual predomina ahora el uso del pincel.

bandin-sangre1

 

bandin-sangre2

“Sangre y Arena”

    Con posterioridad a dicho trabajo gran parte de la producción de este personal aunque no muy conocido dibujante se concentró en las páginas de la revista Poncho Negro, donde entre 1960 y 1963 aproximadamente publicó una importante cantidad de títulos, entre ellos “Antro de crímenes”, “Saboteadores” y “El bandido solitario”. Para la misma época Bandín colaboró en Audaces, revista en la cual sobre guiones propios realizó historietas de tipo documental como “Huellas digitales”, “G-Men” o “El FBI en acción”. (Carlos R. Martinez)

bandin-AUDACES

 

Anuncios