Una historieta de Ricardo Villagrán en la revista «Fogonazo», de 1957

Hace un año exactamente publicamos una nota realizada por nuestro amigo Ricardo “Bocha” Porta en la que evocaba  la figura de Guillerrmo Guerrero, de quien mañana -25 de junio- se cumplen tres años de su fallecimiento. Hoy, aunque de manera indirecta, Bocha hace un nuevo aporte a TOP COMIC al facilitarnos una revista que encontró en una recorrida por Buenos Aires y en la que aparece lo que quizá sea la primera historieta de Ricardo Villagrán, un trabajo fechado en 1957 cuando tenía apenas 19 años. Casi un hallazgo “arqueológico”.

    La revista tenía como título Fogonazo o mejor dicho Colección Fogonazo, constaba de 16 páginas de formato 17 por 22 cms, de las cuales solo la tapa y la contratapa estaban impresas en color, no así las retiraciones. El Nº 26 carece de fecha  y dado que era una publicación quincenal (aparecía el primer y tercer martes de cada mes) estaba ya en su primer año de existencia, iniciada posiblemente a fines de 1956 o comienzos de 1957.

     Publicada por Editorial  Fogonazo la revista tenía como uno de sus principales colaboradores (¿y editores?) a O.R. Larrosa, quien escribía el guión y dibujaba las diez páginas del episodio completo de “Tim Barkley, as del oeste” y otra página dedicada al personaje que daba nombre a la revista apodado “el pibe crack”. Villagrán (como Ric) por su parte  realizó en cuatro paginas y media la historieta “La muerte acecha” cuyo guión le pertenecía y la  restante media página estaba dedicada a un aviso que promocionaba a otros personajes como “Gary Flint, de la Legión”, “Pat Collins, detective”, “Seistiros Hill” , “Lon Dixon el justiciero de las nieves” y “Aventura Jack” de quien se anunciaba un próximo episodio en Turkestán.

LOS COMIENZOS DE VILLAGRAN

      Respecto a Ricardo Villagrán, esta rarísima revista aporta un nuevo dato sobre sus comienzos, ya que hasta ahora lo más antiguo que teníamos de el eran dos historietas publicadas en revistas de Editorial Cleda  hacia 1959,  la continuación en 1960 de “Santos Leiva” en Selecciones Escolares (la había iniciado Raul Roux) y en 1964 algunos trabajos en Misterix, de Editorial Yago. Luego sí a partir de los años setenta vendría su incorporación a Columba y el período más notorio de su larga carrera. (C.R. Martinez)

¿UN RECORD MUNDIAL PARA CARLOS CASALLA?

  En su edición de hoy domingo 17 de junio Clarín publica la nota que reproducimos, escrita por Claudio Andrade

 La increíble historia de Carlos Casalla, el historietista que es récord mundial

Con 87 años se convirtió en el autor de la tira más longeva de todos los tiempos. Aparece desde 1954.

 Un par de horas atrás, una llamada telefónica desde Buenos Aires le anunció a Carlos “Chingolo” Casalla que marcó un récord mundial . Según su interlocutor, un representante dela Universidadde San Martín Casalla, el legendario historietista argentino radicado en Bariloche, es la persona que permaneció más tiempo haciendo la misma historieta en la historia del género. Se trata de El cabo Savino , que nació en 1954 en el diarioLa Razóny ya lleva casi seis décadas ininterrumpidas de galopes a caballo, peleas con cuchillos y malones indios.

   No es ninguna broma. La llamada además le solicita su presencia los primeros días de julio para recibir un homenaje enla Universidadde San Martín en Buenos Aires. Casalla lo agradece, pero declina la propuesta. “ Estoy muy ocupado, y muy grande , pero me alegra y me sorprende el homenaje y el dato, no tenía ni idea”, le cuenta a Clarín . Mientras conversa las puntas de sus dedos manchados de tinta sostienen una estilográfica con la cual va bosquejando los diálogos de su personaje mestizo, nacido ficcionalmente en Caballito, cuando aquel barrio porteño “era puro campo”.

  El creador de Savino y dibujante de Alamo Jim , El Cosaco y Perdido Joe , entre muchos otros, tiene hoy 87 años y continúa trabajando con excepcional vitalidad . Lo de excepcional no es una figura: Casalla dibuja y publica diariamente las historias de su personaje en las páginas del diario Río Negro y, una o dos veces por semana, toca jazz con sus hijos, sobrinos y amigos en distintos reductos de la ciudad.

  A fines de los ‘60, en uno de los momentos más altos de la edad de oro de la historieta argentina, Casalla y un grupo de compañeros del rubro como Octavio Moraga y Jorge Pérez Castillo alquilaron dos casas en Villa Gesell. En una reunieron a las familias (“¡Hasta suegras!”, recuerda) y en la otra ellos, los jóvenes y exitosos dibujantes. “Eran dos meses de vacaciones para la familia pero nosotros laburábamos todo el día porque teníamos cosas que entregar. Cuando terminábamos, metíamos los cartones en un sobre y los mandábamos por correo. Una lástima porque jamás conservé un original y cuando la editorial Columba cerró, todo eso se perdió . Hoy veo en Internet un cartel que dice ‘Vendo original de Savino’ y digo ‘che, ¡eso es mío!’”.

    Casalla se formó enla Academia Nacionalde Bellas Artes y aprendió el oficio de historietista del entrañable José Luis Salinas. Pero antes, como alumno recién egresado, puso los ojos en la publicidad para ganar unos pesos. Era mediados de los ‘40. “Entonces no se hacían fotos; había que dibujar todo: autos, heladeras, nenes jugando ”.

  Hacer historietas, tal como se entiende hoy, no figuraba en ningún libro de aquellos años. “En los diarios se publicaban tiras históricas, no de personajes originales. Se representaban libros como Los tres mosqueteros . Pero historieta no, eso lo teníamos que aprender solos”, recuerda.

  Casalla comenzó tímidamente a “meter” historietas con su sello en diarios comoLa Razóny Crítica , apenas para hacerse un lugar en el ambiente. “Nos pagaban por cuadro publicado, había plata si la historieta iba bien y se publicaban muchos cuadros”. Cuando comenzó a participar de las publicaciones de la célebre Columba llevaba unos 10 años en el ambiente del dibujo profesional. “Con el dinero que me pagaban dibujando me hice dos casas en Bariloche sin préstamos, imaginate. Yo siempre quise ser libre, la historieta me dio una libertad esclava pero que me permitió venir acá en el ‘62 y no tener jefes arriba mío ”, explica.

 El historietista no consumió por completo al músico.

  En los ‘50 y principios de los ‘60, mientras dibujaba, también participaba de la escena jazzística porteña y tocaba en jam sessions con nombres del tamaño de Lalo Schifrin, Enrique Villegas, Baby López Furst y Jorge Navarro. En 1996, un amigo con mucho dinero, admirador de Savino, lo invitó a ir con él a EE.UU. a visitar los más exclusivos escenarios jazzísticos. Se les unió otro jazzero de ley, Walter Malosetti. “ Estuvimos casi un mes viajando entre Nueva York, Chicago y Nueva Orleans , escuchando increíbles conciertos y parando en hoteles cinco estrellas. Un día viene Walter y me dice: ‘Che, Carlos, ¿viste que existían los Reyes Magos?’” Y cuando cierra la anécdota Casalla ríe, con su risa amplia que es también un clásico de la cordillera. Es el mismo hombre que participó en el equipo de Spilimbergo que pintó la cúpula de las Galerías Pacífico . El mismo que comparte su hogar con Carlota, su esposa escritora. El tío de Javier Casalla, el virtuoso violinista de Bajo Fondo Tango Club; el padre de Carlos, reconocido percusionista. El que dibujó en los ‘40 al Martín Fierro para una revista militar cuyo director, un mayor del Ejército, quería que se omitiera que el personaje era un desertor.

  Muchas vidas, muchas historias , nacidas de una misma mano.

Entrega de los premios Banda Dibujada y distinción a Manuel García Ferré

     El viernes 14 se realizó en la sede de la Alianza Francesa el acto durante el cual se entregaron los premios instituidos por Banda Dibujada a los mejores libros de historietas para niños y jóvenes publicados en 2011, y se tributó un merecido homenaje a Manuel García Ferré quien recibió -de manos de Clemente Montag- una distinción especial por su trayectoria. Complementando estas actividades quedó inaugurada una exposición de trabajos originales de los artistas seleccionados para los premios, muestra que continuará abierta al público hasta el 27 de julio y podrá visitarse de lunes a viernes de 9 a 20 hs y sábados de 9 a 13 en la sede de la Alianza, Córdoba 946.

 

NOMINA DE PREMIADOS

Categoría A: libro de historieta de ficción para niños, de autor nacional: Ganador: “Alina y Aroldo”, vol. 1, de Max Aguirre, por Pictus Editora. Mención: “Elías y el perro de la esquina”, de Leo Arias, por Comiks Debris.

Categoría B: Libro de historieta de ficción para jóvenes, de autor nacional. Subcategoría Clásicos republicados: Ganador: “Travesía por el laberinto”, de Eduardo Mazzitelli y Quique Alcatena, por Wallsen Editora. Mención: “Peter Kampf  lo sabía”, de Carlos Trillo y Domingo “Cacho” Mandrafina, por Ojodepez

Categoría B: Libro de historieta de ficción para jóvenes, de autor nacional. Subcategoría Nueva ficción: Ganador: “Angela della Morte”, de Salvador Sanz, por OvniPress. Mención: “Mi Buenos Aires querido”, de Alejandro Farías y elenco de dibujantes, por LocoRabia

Categoría C: libro de historieta de ficción para niños, de autor extranjero: Ganador: “Aloha”, de Maco (Uruguay), por LocoRabia.

Categoría D: libro de historieta de ficción para jóvenes, de autor extranjero: Ganador: “Ombligo sin fondo”, de Dash Shaw (EE.UU.), por Editorial Común. Mención: “Scott Pilgrim”, de Bryan Lee O’Malley, por Random House Mondadori.

 LOS TRABAJOS EXPUESTOS

    El siguiente es el listado de trabajos que podrá apreciarse hasta el 27 de julio en la Alianza Francesa: «Alina y Aroldo» (Max Aguirre); «Elías y el perro de la esquina» (Leo Arias); «Fuerza Mosca» (Alberto Moreno, Diego Greco); «Misión Más Cota 2» (Chanti); «Edgar Alan Poe, cuentos» (Horacio Lalia); «Fantagás» (Carlos Nine); «Peter Kampf lo sabía» (Carlos Trillo, Domingo Mandrafina); «Travesía por el laberinto» (Eduardo Mazzitelli, Enrique Alcatena); «Angela della Morte» (Salvador Sanz); «Cuentos de amor, de locura y de muerte» (Luciano Saracino y elenco de dibujantes); «El cuervo que sabía» (Kwaichang Kráneo); «Mi Buenos Aires querido» (Alejandro Farías y elenco de dibujantes); «Muffins» (Iñaki Echeverría); «Aloha» (Maco);  «La invención de Morel» (Jean Pierre Mourey); «Ombligo sin fondo» (Dash Shaw); «Scott Pilgrim» (Bryan Lee O`Malley).

    Recordemos que  Banda Dibujada es un movimiento cultural argentino para la difusión de la historieta infantil y juvenil. Entre sus muchas actividades, visita y dicta talleres en escuelas y, desde hace 7 años, mantiene una fraternal relación cultural con la Mediatecade Alianza Francesa Buenos Aires, con el objetivo de difundir en el país a los grandes maestros franceses y belgas del género. Más información en

 www.bandadibujada.blogspot.com

Las fotos corresponden al Blog «POR UN MUNDO TRULALERO»

http://porunmundotrulalalero.blogspot.com.ar/2012/06/premio-banda-dibujada-don-manuel.html

Hemeroteca Top presenta: PING-PONG…un camino a la emoción

      “Un camino a la emoción” no es en este caso una muestra de nuestro innegable ingenio para titular (modestia aparte) sino efectivamente el slogan de Ping-Pong,  “revista de historietas planeada, escrita y dibujada para entretenimiento de todos los niños de habla castellana” que apareció en septiembre de 1951 “bajo la garantía moral” de Editorial Difusión, empresa vinculada a la Iglesia Católica que tenía su redacción la calle Herrera 527 y que posteriormente editó también una revista de historietas románticas pudorosamente titulada Pasiones Blancas. Trataremos de brindar un panorama sobre el tipo de material de lectura que ofrecía  Ping-Pong  valiéndonos para ellos de cuatro ejemplares correspondientes a 1952 y 1953, dos de nuestra propiedad y otros dos facilitados por un coleccionista amigo.

 PARA TODOS LOS GUSTOS

  Comenzamos con el  Nº 21  correspondiente al  28 de enero de 1952, ejemplar  de 20 páginas (que era la cantidad habitual,  cuatro de ellas en color y el resto en blanco y negro) que  presentaba nada menos que 15 historietas según el siguiente detalle: la humorística  “Ping- Pong” con dibujos de Pedro Gutierrez; “Vindicator el corsario justiciero” por Leandro Sesarego; dos páginas dedicadas a “Juan Montiel soldado de la libertad” de tema histórico y dibujada por  Carlos Raineri; “Arizona, caballero del Oeste”, material de origen extranjero; “Fosforito y su barra” por Giraldo; dos páginas dedicadas a “Mascarel campeón de la justicia” que no es otro que The Spirit, aunque aquí aparece uno de sus personajes secundarios; “Brick Bradford”, “Fotograma el mago de la cámara” dibujada por Vinicius; “Bravinoble el terror de los malvados” por Gassmann;  “El sargento Morales de la Gendarmería Nacional” por José Clamen;  “Varela el rastreador” por Novelle; una adaptación de  “Veinte mil leguas de viaje submarino” de Julio Verne (material importado);  “Drago  el rey de los bosques” un simil de Tarzán dibujado por Taggino; Steve Canyon bautizado como “Steve Cañon”  y “Catapato” otra humorística por Gutiérrez,  también en color.

LAS ANDANZAS DE PING Y PONG

      Continuamos este recorrido por distintos ejemplares de Ping-Pong ahora con el Nº 34 aparecido el 28 de abril de 1953, en el cual se mantiene  la misma cantidad de material y de historietas,  salvo que no se publica “Catapato” y “El Sargento Morales” está dibujado por Enrique Meier, dibujante al que le dedicáramos una nota recientemente.  Sí se aprecian cambios en el Nº 62, correspondiente al 21 de noviembre de 1952, cambios que radican fundamentalmente  en una menor cantidad de historietas (solo nueve) y el consiguiente incremento de páginas para algunas de ellas, además de la aparición de nuevos personajes como “Dorita la enfermera” por el italiano Guillermo Letteri; “Al y Dan” de los hermanos Haupt; “Mario Duval, criminalista” escrita y dibujada por Taggino  y se mantienen  las humorísticas “Ping Pong” y “Catapato”, “Brick Bradford”, “Juan Montiel  y “El Sargento Morales” que cambia otra vez de dibujante: ahora Juan  Clémen. Finalmente en el Nº 100 del 3 de  agosto de 1953  solo encontramos ocho historietas: “Dorita la enfermera” ahora dibujada por Bruno, “Al y Dan”, “Fosforito y su barra”, “Juan Montiel”, “Mario Duval”, “Brick Bradford”, “Ping-Pong” por Giraldo y como novedad “El Fustigador”, un western de origen americano. La historieta que daba nombre a la revista era realizada por Pedro Gutiérrez (luego uno de los dibujantes de Poncho Negro) y por Giraldo, sobre guión de “Tinez”. De carácter humorística ocupaba las retiraciones de tapa o contratapa impresas en color y consistía en el enfrentamiento entre un demonio llamado Ping y su contraparte Pong, vestido con ropa de aviador, casco y antiparras y una especie de hélice en su cabeza.   

EL FINAL DEL CAMINO

    Como puede apreciarse, al enumerar los distintos personajes publicados en Ping-Pong mencionamos solo a los dibujantes, en parte para no abrumar con tantos apellidos y también para dedicar un párrafo especial a los guionistas, no tanto por la calidad del material sino por la variedad de extraños seudónimos utilizados, tales como “Mig”, “Aquiles”, “Tinez”, “Tanki”, “Evalanos”, “Elan”, “Laid”, “Valosena”, “Eider”, “Aquese”, “Nankita” y “Solvana”, detrás de algunos de los cuales imaginamos que pudo haber estado el director de la revista: Quintana Soler o Solé.  Siguiendo con el tema de los argumentos era común que junto con el del dibujante y el guionista apareciera un tercer nombre o seudónimo precedido de la frase “un personaje creado por”. Calidad literaria aparte, habría que destacar  la alta proporción de material local, casi un 80 % en los números reseñados, y la intención de tratar temas nacionales, ya fueran históricos o de actualidad y de abarcar géneros como el policial, espionaje o las aventuras en la selva. En cuanto a otras características de la revista pueden mencionarse los avisos de distintos institutos de enseñanza (dibujo, gimnasia, relojería, et.) que ocupaban habitualmente la contratapa y otros de tamaño pie de página que podían ser de firmas comerciales o promociones de las distintas colecciones de libros que publicaba Editorial Difusión. Olvidábamos decir que Ping-Pong aparecía todos los lunes, costaba 70 centavos y que ese “camino a la emoción” propuesto desde su título no logró extenderse más allá de mediados de los años cincuenta. (C.R. Martinez)

NOTA: Para una mayor comodidad en la diagramación mostramos solo fragmentos de algunas historietas publicadas en Ping-Pong. De «Al y Dan», «Bravinoble» y «El Sargento Morales» pueden verse imágenes en las respectivas notas sobre Daniel Haupt, Popi Gassmann y Enrique Meier.

Preparativos en la Biblioteca Nacional con vistas al Día de la Historieta

    La Biblioteca Nacional será escenario nuevamente de un acto por el Día de la Historieta, a celebrarse el 4 de setiembre próximo. Dichos festejos contarán con la coordinación de Miguel Angel Foncueva y Manuel Escola, quienes a través de un mail dirigido a los realizadores de la Historieta Argentina participan de dicho acto que tendrá lugar en el salón auditorio Jorge Luis Borges  agregando  que “veríamos con sumo agrado la intervención, participación, colaboración y sugerencias  de ustedes para este evento”.

       Esta propuesta –sigue diciendo el mail- encierra la idea de participación colectiva, “así que dejamos las puertas abiertas para que ustedes se expresen de la forma que crean más conveniente. Un tema en el que también nos interesaría muchísimo su opinión es a que otros trabajadores de la cultura y del mundo de la Historieta, verían con agrado y merecedores de  un diploma en reconocimiento a su trayectoria por parte de la Biblioteca Nacional Argentina”.

     Más adelante se informa que como parte de la ceremonia se hará  entrega de un diploma a los ganadores del III Concurso de la Historieta Argentina “Francisco Solano López” el cual cerró en el mes de  Marzo de 2012 y contó con la participación de más de 140 trabajos de todo el país, en tanto que en Mayo se termino de imprimir el libro correspondiente al II Concurso de la Historieta Argentina, dejando como seleccionados a 19 historietas.