Inicio

LAS HISTORIETAS DEL “POETA MALDITO”: FRANCOIS VILLON

Deja un comentario

       “Nació en 1431, el mismo año que quemaron a Juana de Arco en Rouen. Vivió casi toda su vida en París; para serle justos, en sus tabernas: Trumillières, La piña, La jaula verde. Y se salvó in extremis de la horca en Chatelet, la prisión donde sus huesos dieron a parar en más de una ocasión por camorrista y criminal. En dónde acabó no hay noticia, pero poco importa, como él mismo dejó escrito: “No hay más remedio que emprender la huída” (…) fue el último goliardo, el primer asesino poeta, un genuino maldito avant la lettre. Sus compinches de correrías, gentes “con mal en el alma y bien en el cuerpo”, los eligió entre lo más degenerado del lumpen. Sus amores, nada corteses, de sitios aún peores. Su poesía, irreverente, sincera, clásica en su forma pero radical en su fondo, fue un dardo envenenado contra maeses usureros, eclesiásticos panzudos y escolásticos enrocados en la miopía de la cultura oficial”.  (Escrito por Nacho Segurado en Blogs.20 minutos)

vill1

   La turbulenta vida de Villon fue utilizada al menos en dos oportunidades en la historieta argentina. La primera de ellas en 1950 en la revista Rayo Rojo donde aparece como protagonista de “Rey por siete días”, historia en la cual “el poeta vagabundo” (así se lo llama) ha sido nombrado Gran Condestable del Reino por el  Rey Luis XI. Este le ha concedido siete días de poder para salvar a París del sitio en que se encuentra. Ignoramos si se trata de la adaptación de un texto existente o un guión original ya que no se consigna ese dato. Otra posibilidad es que haya sido escrito por el mismo dibujante de la serie, en este caso Fernando Fernández Eyre, más conocido por su habitual seudónimo de “Fernand”

vill2

vill3

vill4    Casi medio siglo después Villon vuelve a convertirse en figura central de una historieta titulada precisamente “Villon” publicada en 1997 en Intervalo con guiones de Néstor Barrón y dibujos de Emiliano Parmigianni. En el primer episodio del cual mostramos algunas páginas el guionista imagina una supuesta infancia del protagonista y aprovecha para incluir a otra figura histórica, Giles de Rais, el tristemente célebre Barba Azul, de cuyas garras se salva Francois y queda bajo la protección del sacerdote Villon, cuyo apellido adoptaría luego. De esta serie se publicaron apenas media docena de episodios ya que poco después de aparecer el último de ellos Intervalo llegaba a su fin. (Carlos  R. Martinez)

01_villon01_001

02_villon01_002

03_villon01_003

12_villon01_012

 

VILLON BÁSICO

villretratoEl verdadero nombre de Villon fue François de Montcorbier. Su madre enviudó cuando François era aun muy pequeño y le confió el niño al maestro Guillaume de Villon, canónigo y capellán de Saint-Benoît-le-Bétourné, cuyo apellido adoptó en prueba de gratitud. Estudió en la facultad de Arte, pero tras obtener una licenciatura, descuida el estudio para correr detrás de la aventura. A partir de esta época, su vida tendrá por telón de fondo la guerra de los Cien Años y su cortejo de brutalidades, hambruna y epidemias. Acusado de asesinar al religioso Philippe Sermoise, su rival en amores, es obligado a huir de París, pero obtiene el perdón en enero de 1456. Poco después participa en el robo del Colegio de Navarra. Entre 1456 y 1461, prosigue sus andanzas por el Valle del Loira, es encarcelado en el verano de 1461, pero liberado algunos meses más tarde con ocasión de una visita de Luis XI. De vuelta a París, escribe Le Testament y es arrestado una vez más en 1462. Es torturado y condenado a la horca, pero el juicio será casado en apelación en enero de 1463. La pena es conmutada por diez años de destierro de París. Se pierde su rastro después de este último episodio. Su creación más celebrada es “La balada de los ahorcados”, escrita cuando esperaba su ejecución en la horca.

LAS IMÁGENES DE “VILLON” FUERON TOMADAS DE LOS ARCHIVOS DEL GRUPO WOODIANA

 

 

 

Anuncios

Jorge Moliterni en Editorial Yago: Un episodio poco conocido de Watami

Deja un comentario

En lo que sería la segunda entrega de la nota sobre los trabajos realizados por Jorge Moliterni para Editorial Yago (ver enlace abajo) ofrecemos hoy un episodio completo de Watami, obra que realizó entre 1962 y 1963  y que podría ser el noveno o décimo de la saga, compuesta aparentemente por entre once y doce episodios.

watami-super

    Sobre guion de Héctor G. Oesterheld y dibujos de Jorge Moliterni, Watami comenzó a aparecer a partir del primer Super Misterix publicado por la Editorial Yago, en agosto de 1962 (Suplemento del Nro. 715) y se prolongó hasta enero de 1964 (Suplemento del Nro. 793), ello según los datos de Hernán Ostuni y Norberto Rodriguez Van Rousselt en “Oesterheld en primera persona”. Ahora bien, Super Misterix era mensual, lo que nos daría un total de 18 episodios entre esas dos fechas; sin embargo Watami no cumplía con esa periodicidad, prueba de ello es que el episodio Nº 7 se publicó en abril de 1963 cuando, de haber aparecido regularmente, ese debió ser el episodio número 9. Se estima que en total fueron cerca de una docena de entregas, de las cuales las primeras siete figuran en el libro editado por Record, otras dos que tenemos en nuestro archivo y hay dos más (quizás tres) que hemos podido ubicar en nuestras búsquedas.

watami-libro

    La calidad del material motivó que –como se dijo- Ediciones Record reeditara los siete episodios iniciales en formato libro, mientras que en Pif-Paf se republicaron nueve episodios entre abril de 1979 y febrero de 1980. Previo a ello se había publicado una segunda parte de Watami, inicialmente con guion de Oesterheld y luego del mismo Moliterni, que fallecería en 1979.

SINÓPSIS

    Watami es un joven cheyenne que regresa a su poblado tras pasar un mes solo en la montaña cumpliendo la prueba habitual exigida a los miembros de la tribu para convertirse en guerreros. Al llegar comprueba que los kiowas han arrasado con el poblado y aniquilado a sus habitantes, salvo un anciano y otros cuatro jóvenes guerreros que también habían estado ausentes cumpliendo la misma prueba. Deciden buscar ayuda en otros poblados cheyennes de la región pero todos han corrido la misma suerte.

watami1

watami2     A partir de allí el protagonista y sus amigos vivirán distintas experiencias, tales como un fallido ataque a una aldea kiowa en el cual Watami es gravemente herido, la captura de cuatro mujeres arapaho y una exitosa incursión contra una partida de indios cuervo en la cual se apoderan de un importante cargamento de pieles, botín que pierden casi inmediatamente ya que las “squaws” colocan semillas de adormidera en la comida de sus captores y huyen con las pieles y las armas.

watami3

watami4

watami5

     Como consecuencia de lo anterior Watami es tomado prisioneros por los pies negros, pero logra su libertad tras matar en duelo a dos guerreros y desarmar al sakem de la tribu. Posteriormente se encuentra con un grupo de arapahos encabezada por un blanco renegado llamado Oso Apestado (a quien Watami intencionalmente llama Oso Apestoso) junto con los cuales participa en un ataque de represalia a los kiowa. Tras ese combate se reencuentra con sus amigos y por su parte Oso Apestado decide dejar a los arapahos y compartir el camino con el pequeño grupo cheyenne que reemprende el viaje en busca de su gente.

watami6

watami7

watami8

    watami-catlin     Hasta aquí lo que se narra en los siete primeros episodios de la serie de los cuales el séptimo es de Abril de 1963. En nuestro archivo poseemos otros dos (uno de ellos de Agosto) en los cuales entra es escena un nuevo personaje: el pintor Catlin, a quien Watami ha liberado de los arapahos pero mantiene cautivo para que le enseñe a leer, convirtiéndose así en un observador de la conducta del joven indio, conducta que a veces lo indigna y en otras le causa admiración. Cabe recordar que hubo un George Catlin (1796-1872) de existencia real, pintor estadounidense que se especializó en retratos de nativos americanos de los Estados Unidos en el Viejo oeste, pinturas que fueron producto de los viajes que realizó desde 1830 y por espacio de casi cuarenta años. (Foto)

watami9

watami10   Respecto a la época histórica en que se ubica la acción, Trillo y Saccomanno en la nota introductoria al libro editado por Record la ubican antes de la de Ticonderoga, pero creemos que se trata de un error. Ticonderoga se desarrolla en el marco de las guerras entre ingleses y franceses a mediados del siglo XVIII, mientras que en nuestra opinión el mundo de Watami corresponde a fines de ese siglo o comienzos del XIX. Moliterni que era un experto en armas de fuego antiguas –incluso las reparaba o reconstruía- dibuja a Watami con un rifle de repetición, arma muy diferente a las empleadas en la época de Ticonderoga.

watami11

watami12

   Finalmente digamos que de entre las muchas virtudes de este trabajo destacan la capacidad de Oesterheld para elaborar el relato desde la perspectiva del piel roja, y por supuesto el extraordinario dibujo de Moliterni, de lo cual no es preciso extendernos demasiado porque las imágenes hablan por sí solas. A más de medio siglo de su creación, no está mal soñar con una nueva reedición de esta primera parte de Watami que incluyera la totalidad de sus episodios. (Carlos R. Martínez)

https://luisalberto941.wordpress.com/2017/10/25/jorge-moliterni-en-editorial-yago-al-sur-del-sol/

 

 

 

 

“PONCHO NEGRO” NO SE RINDE

Deja un comentario

    Casi no pasa un día sin que las estadísticas del blog registren visitas a algunas de las notas que lo largo del tiempo le hemos dedicado a “Poncho Negro”, un personaje y una revista cuyos recuerdo permanece indeleble en la memoria de muchos. Como premio a esa fidelidad les ofrecemos a sus seguidores un material que sabrán apreciar: cuatro ejemplares pertenecientes a la colección de nuestro amigo y compadre Ricardo “Bocha” Porta con una síntesis de su contenido. Dichos ejemplares son el Nº 29 del Lunes 24 de Mayo, el Nº 31 del 7 de Junio, el Nº 43 del 30 de Agosto y el Nº 45 del 13 de Setiembre, todos de 1954.  Recordemos que el primer número de Poncho Negro apareció en Noviembre de 1953 y que el primer dibujante del personaje fue Carlos Vogt, mientras que en este caso en tres de los ejemplares los dibujos son de Leandro Sesarego (autor de las cuatro tapas) y en el restante de José María Clémen.

poncho1

 

poncho-sesarego

“Poncho Negro” por Leandro Sesarego

poncho-lito

“Linda y Lito” por  Reaburn Van Buren

poncho-vogt

“Terco Thomas”, guión de Silvester (Carlos Vogt, que la dibujó inicialmente) y dibujos de Rodriguez Uzal, historieta que siempre ocupaba la doble página central

poncho2

 

poncho-noche

“La noche funesta”, por Oscar Fraga

poncho-joe

“Poncho Negro” por José María Clémen

poncho-pirata

“El juramento del pirata” por Alberto Romero y “Las aventuras de Quique”, guión de González Bruni y dibujos de Juan Clémen

poncho3

poncho-cesar

“César el Capitán sin miedo” por Roy Crane

poncho-cristian

“Cristian, el muchacho valeroso”, por Rodolfo Zalla

 

poncho-gassman

“Héctor Halcón, piloto”, guión de Josep V. Llobet y dibujos de Poppi Gassmann

poncho-omar

“Omar el intrépido”, por José M. Clémen y Ely Cuschie

poncho4

 

poncho-kranak

Carnac” por Carlos Clémen

poncho-mabel

“Mabel” por Angel Sagrera

poncho-lagardere

“El Caballero de Lagardere” por Cezard, es decir el mismo dibujante de “Arturito, el Fantasma Justiciero”

Jorge Moliterni, Pratt y otro “tano” (Rafaelle Papparella) en la agenda de Top Comics

1 comentario

  Aquí algunos de los temas que tenemos en mente para desarrollar en las próximas semanas en Top Comics, aunque aclarando que tal vez no sea  este el orden cronológico en que los iremos presentando:

isla1

“LA ISLA DEL TESORO” POR HUGO PRATT: Al publicar “Moby Dick” por Durañona y Enrique Breccia mencionamos la Colección Altamira lanzada en 1966 por David Lipszyc, por lo que se nos ocurre interesante mostrar parte del único título publicado en la misma, “La Isla del  Tesoro” dibujada por Hugo Pratt.

OKLAHOMA-tapaALGO MÁS SOBRE “PECOS BILL” Y RAFAELLE PAPPARELLA: En la revista “Pecos Bill” que reseñamos días atrás se atribuye el guión y los dibujos de dicho personaje a Guido Martina cuando en realidad este era sólo guionista, en tanto que la parte gráfica estaba a cargo de  Rafaelle Papparella de quien mostraremos un trabajo que en parte era una derivación temática de aquel titulado “Oklahoma”.

watami1

“WATAMI” Y “AL SUR DEL SOL”, POR MOLITERNI: Hace unos días Gerardo Canelo publicó en su página de Facebook varias páginas de “Bob Crockett”, un trabajo de Jorge Moliterni publicado en Italia y se quejaba de lo poco que en los medios dedicados a la historieta se recordaba a este gran dibujante, tempranamente fallecido.  Recogemos el guante y prometemos una nota acerca de dos de los tres trabajos que realizó para Editorial Yago (el tercero fue “Sharon”): “Al Sur del Sol” y la magistral “Watami” escrita por Héctor Oesterheld con el seudónimo de Germán Sturgiss. 

 

 

EL SUPLEMENTO DE MISTERIX

2 comentarios

  En 1958 Editorial Abril comenzó a publicar un Suplemento mensual de la revista Misterix que en cada número presentaba una aventura completa del héroe de la “pila atómica”. Dibujos de Eugenio Zoppi, guión de R. Wolfson y tapa ilustrada en este caso por Hugo Csecs. Cada número constaba de 24 páginas interiores más tapas.

MISTERIX1

MISTERIX2

MISTERIX3

MISTERIX4

MISTERIX5

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: