Esta nota fue publicada hace unos años en “Pampa, Plumín y Facón”, una de las páginas que integran Top Comics y que debido a ciertas dificultades para diagramar el material hace tiempo que no actualizamos. Como además dichas páginas tal vez puedan pasar desapercibidas al lector, periódicamente iremos reeditando su contenido, en este caso con el agregado de las cuatro páginas que poseemos de “Ledesma, un valiente de la Patria nueva”, un trabajo de Mario Bertolini que no desentona pese al medio siglo transcurrido desde su aparición. 

ledesma1   El 19 de septiembre de 1969 con el sello de Editorial Abril apareció Semana Gráfica, revista que podríamos definir como una 7 Días o Gente de menos páginas y más “popular” en cuanto a su contenido, que combinaba el tipo de notas habituales en esas dos publicaciones con el material de “variedades” que luego sería usual en Semanario y Flash a fines de los setenta.

      Quizá por influjo de la Bienal de la Historieta realizada en 1968 en el Instituto Di Tella, la historieta había adquirido cierto auge en sectores que antes la desconocían o la rechazaban. Fue en esa época que Gente publicó “Dos entre la gente” de Oesterheld y Roberto Regalado y luego la controvertida segunda versión de El Eternauta, mientras la revista Karina albergó en un suplemento la única entrega de  “Richard Long” de Breccia y Oesterheld y algún otro título que ahora no tenemos presente.

ledesma2

      Para no ser menos ó para no olvidar que la historieta había ayudado a forjar el imperio editorial de los Cívita,  Abril incluyó en las páginas de Semana Gráfica una serie que es digna de ser recordada por sus particularidades: “Ledesma, un valiente de la Patria nueva”, con guión y dibujos de Mario Bertolini.

LA EPOCA HISTORICA

Cuando hablamos de las particularidades que tenía la creación de Bertolini nos referimos concretamente a la época histórica en que se desarrollaba la trama y a las características gráficas que le imprimió el dibujante. Respecto a lo primero, mientras que la gran mayoría de las historietas gauchescas tienen como telón de fondo el período que va aproximadamente desde 1845 a 1870/1875, Ledesma y sus amigos viven sus aventuras en 1820, durante el gobierno del general Martín Rodríguez.

ledesma3

     De la sinopsis argumental que acompañaba la primera entrega (una página por semana) se desprende que la historia pudo haber sido acortada, eliminándose tal vez un episodio. Según ese resumen el arriero Martín Ledesma y su amigo el “vasco” Aguirre dejan San Luis para ir a trabajar a una estancia en Salto, Provincia de Buenos Aires, participando ambos en la defensa de esa localidad ante el ataque de las fuerzas del cacique ranquel  Yanquetruz y el disidente chileno José Miguel Carrera.

     Tras esa acción los dos puntanos se unen a las tropas que por orden de Martín Rodríguez se internan en el desierto para castigar a los indios, expedición que no logra sus objetivos y debe emprender el regreso en enero de 1821 en condiciones deplorables. En esas circunstancias Ledesma, Aguirre y el indio Paynen -que le había salvado la vida al primero ante el ataque de un tigre- deciden regresar a San Luís. 

ledesma4

      Ahora si, ya comenzada la historieta, el trío acude en defensa de un caserío que está siendo atacado por la banda de los hermanos Pincheira, también disidentes chilenos que operaron no sólo en su país sino también en Cuyo y sobre los cuales existen opiniones absolutamente contrapuestas.

 LAS CARACTERISTICAS GRAFICAS

   El otro rasgo distintivo de “Ledesma…” es su tratamiento gráfico. A diferencia del dibujo más clásico que se utilizaba en la historieta gauchesca en aquel tiempo (hablamos de Rapela, Ciocca, Miranda o Roume)  Bertolini tiene un pincel muy vigoroso que evidencia haber trabajado con Pratt pero suma también, a nuestro entender, el toque de algunos artistas norteamericanos. Esos ceños fruncidos, esos dientes apretados de los personajes tienen algo de Steranko, de Dick Ayers o de algunos de los dibujantes que en los años cincuenta dibujaban en los comic-books dedicados al género western. Quien  recuerde el material que publicaba Bala de Plata en su primera época sabrá de qué estoy hablando. Hayan existido o no esas influencias, lo cierto es que la historieta tiene una indudable fuerza visual.

EL DIBUJANTE

    Por último vayan algunos datos para refrescar la trayectoria del creador de la serie. Mario Bertolini -a quien Pratt se refirió en un reportaje como uno de sus ambientadores (fondistas) junto con Gisella Dester- comenzó a publicar en enero de 1958 en Hora CeroNº 9, siendo uno de los primeros sino el primer dibujante que se agregó al quinteto inicial de artistas que tuvieron Hora Cero Frontera, esto es el mismo Pratt, Solano López,  Roume, Ivo Pavone y Carlos Cruz.

bertolini3

      En Editorial Frontera Bertolini realizó trabajos como “Destino muerte” (Hora Cero Nº 11), “Deserción” en Hora Cero Extra Nº 1,  “Lanceros de Bengala” (Frontera Extra, 1958), y episodios de “Lord Crack” y “Ernie Pike” en Hora Cero Semanal, también en 1958, mientras que en 1959 en la revista Impacto publica “Tony Romero”.  Tras ello se vuelca de lleno al cine publicitario y el dibujo animado aunque vuelve esporádicamente a la historieta como por ejemplo  en 1967 cuando hace “Sexina” para la revista Adan, y el trabajo que estamos comentando. Otro casi retorno a la historieta fue la realización de un cortometraje de animación en base a El Eternauta,  proyecto que es estuvo a cargo del Estudio que dirigía junto a Hugo Gil.    (Carlos R. Martinez)

bertolini2

Anuncios