Para quienes no leyeron la nota inicial, recordamos que esta serie de artículos está dedicada fundamentalmente a repasar la producción de revistas de historietas de Editorial Codex pero, a manera de introducción, dedicamos los dos primeros a recordar distintos aspectos de la creación de la empresa, su época más brillante y finalmente su quiebra a fines de los años setenta. 

codex-cronica

  Como se dijo en la nota anterior, Codex comienza su actividad a mediados de los años cuarenta dedicándose especialmente a la publicación de cuentos infantiles, clásicos literarios destinados al público juvenil, diccionarios, enciclopedias y obras orientadas especialmente a la Ciencia, la Historia y el Arte. Acorde al auge que tuvo la historieta en los años cincuenta, Codex suma ese rubro a partir de 1951 y se mantendrá en el casi una década, período en el que editará más de una veintena de títulos y del cual nos ocuparemos a partir de la próxima entrega.

codex-selecespionaje

   Esa primera etapa de la editorial parece cerrarse hacia 1959/60 cuando se retira del rubro historietas para dedicarse  a los fascículos, modalidad que popularizará en Argentina y otros países de América. No sabemos si Codex dejó de publicar totalmente sus distintas enciclopedias pero en todo caso le da a esos mismos contenidos un nuevo formato, el del fasciculo, que se compraba en el kiosco de revistas y al finalizar la obra se canjeaba por un tomo encuadernado.

codex-historama

    Es así que desde inicios de los años sesenta aparecen títulos aún recordados como Pinacoteca de los Genios, Historama, Consulta (Medicina para todos), Arte/Rama o Naturalia, la mayoría de ellas publicadas bajo licencia de editoriales italianas y otras de producción local como Crónica Histórica Argentina. Más abajo puede verse un listado de las publicaciones de Codex, listado tentativo y parcial en virtud de lo extenso de su catálogo.

codex-estudiantil

LA GRAN EXPANSIÓN

   En 1963 Codex abre una filial en España (tuvo también una en México) que queda a cargo de José Aguilar, sobrino del fundador de la editorial homónima. Esta filial española produce títulos específicos para ese mercado como  “Toros” (1966) y “Cuadernos del Idioma”. Como muestra de la expansión de Codex digamos que -por ejemplo Historama– se distribuía también en Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Francia, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Portugal Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Venezuela.

codex-automundo

   Sobre mediados de los sesenta Codex amplía sus objetivos, suma nuevas temáticas a los tradicionales fascículos e incursiona en el rubro de las revistas de interés general con Mamina, Decoralia, Femirama, Deportiva, Automundo o Camping, todas ellas con la participación de destacados periodistas y especialistas. En tanto sigue publicando libros escolares, textos de Contabilidad para el secundario y suma Selecciones, revista que a través de sus siete variantes ofrece material de género bélico, espionaje y aventuras, entre otros.

codex-mamina

LA CAIDA

“Con la Editorial Códex mantuve una relación hasta el día que cerró, pero fue una época muy intensa, porque era la editorial con mayor alcance en habla hispana. Eran los número uno en España y México, en la Argentina no les iba nada mal. En Buenos Aires, tenían un edificio en Maipú 88, donde solamente ocho pisos estaban destinados las computadoras que trabajan en la edición de las revistas. ¡Ocho pisos! Pero un buen día quebró”.    

   El texto precedente corresponde a una entrevista que el sitio Autoblog.com.ar le hizo en 2015 al gran ilustrador Alfredo De La María, recordado por su trabajo como “tapista” de las revistas de Columba. Si bien cabe aclarar que en esos años las computadoras estaban aún lejos del uso en diseño gráfico y quizás De La María se refiera a maquinas impresoras, estas palabras suyas nos sirven para introducirnos en los tiempos finales de Codex.

codex-camping

   Para explicar la declinación y posterior caída de la editorial podría pensarse que su gran crecimiento ocasiono a fines de los años sesenta problemas financieros que se fueron acrecentando. Creemos recordar una versión según la cual el desencadenante de la crisis fue la construcción de una planta impresora, mientras otras aluden a un presunto vaciamiento.

codex-interventor

Pié de la página de créditos de un ejemplar de Paladar de abril de 1971 donde aparece el nombre del Interventor Judicial que dirigía la publicación

   Sea cual sea la causa, a comienzos de los años setenta Codex pasa a ser una de las numerosas empresas que en esa época toma a su cargo el Estado para evitar la pérdida de fuentes laborales. Para 1971 la revista Paladar tiene un interventor judicial y bajo estas líneas puede verse un afiche que habla de Codex como empresa recuperada. No nos queda claro si Gibelli se apartó o fue apartado de la empresa, si que, como dijimos en la nota inicial, hacia 1975 funda una nueva editorial.

codex-afiche

   Lamentablemente Codex no podrá recuperarse, y así como un gobierno de facto (la autodenominada Revolución Argentina) la puso bajo la órbita del Estado, el llamado Proceso Militar iniciado en 1976 decide deshacerse de esa y otras empresas y se inicia (o continúa) la quiebra de la editorial, trámite que a estar por los numerosos fallos existentes en los sitios especializados debió ser largo y complejo. De esa documentación surge también un indicio del nivel de equipamiento con que contaba Codex: en uno de los fallos el juez interviniente decide hacer una excepción en el procedimiento de subasta de una impresora en razón que de la misma solo había media docena en todo el mundo.

    Hasta aquí lo poco que conocemos de la etapa final de Codex, ignoramos cuándo cerró definitivamente sus puertas aunque sabemos sí a través de nuestras búsquedas, que tras ese cierre siguió funcionando durante cierto tiempo una Asociación Mutual de Trabajadores de Editorial Codex, un elemento más, por si hicieran falta, para poner de manifiesto la importancia que tuvo esta empresa. (Carlos R. Marínez)

LISTADO PARCIAL DE LOS PRINCIPALES TÍTULOS DE CODEX

ARTERAMA –  AUTOMUNDO – AUTORAMA

CAMPING – CODELÍN – CONSULTA  – CONTINENTES Y PAÍSES – CRÓNICA DE LA GUERRA ESPAÑOLA – CRÓNICA HISTÓRICA ARGENTINA 

DECORALIA – DEPORTIVA

EL MUNDO DE LOS MUSEOS – ENCICLOPEDIA DE LA PINTURA UNIVERSAL –ENCICLOPEDIA ESTUDIANTIL  – ENCICLOPEDIA ESTUDIANTIL SUPERIOR –ENCICLOPEDIA GASTRONÓMICA INFANTIL 

FABULANDIA

GEORAMA

HISTORAMA (La gran aventura del hombre) – HISTORIA DE LA MÚSICA 

LA BIBLIA – LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL – LAS ARMAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL – LAS LUCHAS DE POSGUERRA

MAMINA

NATURALIA

PALADAR – PINOCHO –PINACOTECA DE LOS GENIOS

SELECCIONES ESCOLARES – SELECCIONES FOLKLÓRICAS – SELECCIONES DE AVENTURAS – SELECCIONES DE ESPIONAJE – SELECCIONES BÉLICAS – SELECCIONES DE CACERÍAS – SELECCIONES DEL OESTE – SELECCIONES POLICIALES

TECNIRAMA

—————————————————————————————————————-

DATOS ADICICIONALES SOBRE CODEX

  Ya publicadas las dos primeras notas de esta serie descubrimos una “Semblanza de Editorial Codex” escrita en España por Raquel García Fuentes y publicada en el sitio de la Universidad Virtual Miguel de Cervantes. Si bien se repiten allí ciertos datos que consideramos erróneos, hay otros que pueden servir para aclarar ciertas dudas que teníamos. 

  En esa semblanza se da como fecha de creación de la editorial la del 2 de mayo de 1945 (confirmando así el año mencionado por nosotros) y señala como socios fundadores al odontólogo Mauricio Gueventter y a Nicolás Juan Gibelli. A Gibelli lo caracteriza como “un comerciante y distribuidor de revistas quien, tras la publicación de sus dos primeras novelas, quiso adentrarse profesionalmente en el mercado editorial.”

 Respecto a la desaparición de la Editorial Codex indica la autora que se remonta a agosto de 1970, cuando la empresa había acumulado una deuda de sesenta millones de pesos con el Banco de Crédito Industrial. Dos años después el principal accionista de la empresa, Willy Reynal, renunció a su cargo y solicitó la quiebra del sello editorial. Esta situación irregular se mantuvo hasta setiembre de 1973, momento en que el Gobierno intervino a favor de la empresa “concediéndole un generoso crédito”, quedando entonces bajo control estatal. Aclaramos por nuestra parte que el tal Willy Reynal sería el fundador de la aerolínea Austral y empresario turístico.

  Donde creemos que se equivoca García Fuentes es en atribuir el cierre de la empresa a la desaparición del cineasta Raymundo Gleizer durante el Proceso, error este (y alguno más) originado en una nota de Alberto Kloster que se publicó en Tebeosfera. Como lo dijimos en nuestra nota, Codex estaba ya bajo el paraguas del Estado durante la llamada Revolución Argentina, a inicios de los setenta. En 1973 vuelve el Peronismo al poder y en 1974 el Congreso sanciona la Ley 20.746 disponiendo “la expropiación de bienes que integran el activo del concurso (de quiebra) de Editorial Codex S.A. con el objeto de instalar una empresa editora e impresora del Estado, para publicación a bajo costo de textos escolares y las obras del pensamiento argentino”, propósito que no sabemos si se cumplió cabalmente, si que la editorial publicó material de propaganda partidaria y los discursos de Perón y su inepta sucesora. Producido el golpe de 1976 la dictadura militar decide la venta de numerosas empresas que estaban en la órbita estatal, siendo así que Codex es puesta en venta en subasta pública internacional. 

 

 

Anuncios