“Aunque un comienzo de  “Camino a Esteco” haya aparecido en Bang! y otro tentativo primer episodio en Cimoc, la considero aún una obra inédita y por ahora continuará así”. De esa forma se refería Osvaldo Viola (Oswal) en 1989 a esta historieta de la cual presentamos el episodio publicado en España en 1985. Los conceptos pertenecen a un extensa entrevista que en 1989 le realizó Francisco Legaristi en el número 8 de la revista Trix como prólogo de otro trabajo de Oswal titulado “Los Quilmes”, anterior a “Camino a Esteco” y cuyo vínculo temático también explica en la citada nota.

ESTECO-TAPA

   “En “Los Quilmes” cuento la historia de los indios que habitaban el valle Calchaquí y que a mediados del siglo XVII fueron deportados a las riberas del Río de la Plata donde fueron muriendo tristemente hasta desaparecer. La relación con “Camino a Esteco” está dada en el hecho de ser el mismo ambiente, la misma época. Además, en el episodio que publiqué en España utilicé algunos dibujos de “Los Quilmes”, que fue anterior como realización, aunque nunca publicada hasta la fecha. Esto, lo de haber permanecido inedita, me parece notable pues se me antoja como un sino, un destino, que la reservé para su publicación en Tucumán que es su tierra de origen, como si aquellas gentes desterradas hace más de dos siglos debieran así retornar simbólicamente a su terruño”. 

esteco1

esteco2

    Dos acotaciones antes de pasar a algo de la historia de la misteriosa Esteco. Primero que en ambas historietas juega un papel central la rebelión de los diaguitas (de los cuales los Quilmes eran una de sus parcialidades) y la figura de Pedro Chamijo o Pedro Bohórquez (Oswal lo nombra como Bohérquez), un aventurero español que se hizo pasar por el último descendiente de los Incas con el nombre de Inca Hualpa. En cuanto a la revista Bang! donde por primera vez se publicó “Camino a Esteco” fue editada por Oskar Blotta en Noviembre de 1981, tenía frecuencia semanal y gran formato y sólo aparecieron cuatro números.

ESTECO, LA DEPRAVADA

    Estudiosos de la historia norteña dan cuenta que la primera ciudad con tal nombre se asentó al sur de El Quebrachal, en el departamento Anta, Salta. Se la conocía como Talavera de Esteco (Esteco viejo). Luego, en 1592, es trasladada a Nueva Madrid de la Junta por su decadencia comercial, por los constantes ataques de indios para liberar a sus pares que trabajaban como esclavos en las encomiendas, y por las enfermedades derivadas de su cercanía a una laguna.

esteco3

   En su último emplazamiento, la población se fusionó con la de la Villa de Nueva Madrid y así nació Talavera de Madrid de Esteco. Si bien los historiadores hablan de que avanzado el siglo XIX todavía los viajeros podían ver las ruinas de Esteco II, el predio nunca fue preservado. Dicen que muchos objetos de oro y de plata fueron saqueados, al igual que utensilios de distinto valor.

esteco4

   Todos los relatos sobre la población de Esteco son, en mayor o menor grado, coincidentes. En este caso, el escritor-historiador Carlos Jesús Maita (Rosario de la Frontera) cuenta que era una ciudad opulenta, con moradas lujosas y habitantes ricos que explotaban a los indios, y que se daban a placeres, vicios y depravaciones “ofendiendo a Dios”.

esteco5

esteco6 

 Por eso -recopilan otros historiadores-, sobre la babilónica opulencia de Esteco y su fama similar a las bíblicas Sodoma y Gomorra, cayó la ira divina con un sismo que “no dejó piedra sobre piedra”. Afirman que la ciudad colonial fue “castigada por Dios”, el 13 de setiembre de 1692, a las 10 de la mañana, cuando desapareció tras un devastador terremoto. Otros aseguran que el fenómeno duró tres días: entre el 13 y el 15 de septiembre.

FUENTE:

http://www.lagaceta.com.ar/nota/618648/sociedad/de-poco-desentranan-misterio-esteco-ii.html

QUILMES1

Página inicial de “Los Quilmes”, historieta de Carlos Albiac y Oswal de la cual nos ocuparemos próximamente.

 

Anuncios