Concluye aquí el recorrido que hemos venido haciendo por el material de la revista Salgari mostrando las últimas nueve páginas del Nº 60, del 4 de Agosto de 1948. Previo a ello queremos mencionar algunos otros títulos aparecidos entre el número inicial y la citada edición, tales los casos de “En las fronteras del Far West”, “El Corsario Negro”, Gengis Kan”, “Sunda y Upasunda”, “Los misterios de la Jungla Negra” o “El terror de Allagalla”, entre otras. Dicho esto, vamos a las imágenes:

salgari-20

salgari-21

Las páginas 20 y 21 correspondían a “Flecha”, por Guido Zamperoni

salgari-22

salgari-23

Doble página también para “Aeropuerto Z”

salgari-24

salgari-25

 

salgari-26

En la parte inferior “Trabuco y Trinquete”, historieta de Luis Destuet que en 1957 se publicó en Hora Cero. Destuet fue un especialista en dibujar personajes de Disney, especialmente “El Pato Donald”

salgari-27

salgari-28

Y por último “Los piratas de la Malasia”, por Rino Albertarelli

   Ya para 1950 (y tal vez antes) gran parte de estas series y de estos clásicos (pero extraordinarios) ilustradores habían desaparecido de las páginas de Salgari para dar paso, por ejemplo, a “Investigaciones y Rescates Ltda.” (Mario Faustinelli), “Hombres de la Jungla” (Pratt), “La esfinge”, “Canadá Kid” (Rinaldo D’Amí) o “Alan Blood” (Sergio Tarquinio), quedando de las veteranas sólo la serie “Flecha”. 

      El último número de Salgari, el 169, apareció el 27 de Septiembre de 1950 y en él se invitaba a los lectores que el miércoles siguiente compraran Cinemisterio, dando a entender que dicha publicación -pese a sus notorias diferencias- era la continuación de aquella. Otro aporte de Salgari y de la visión del dueño de Editorial Abril, César Cívita, fue haber dado oportunidad de publicar en sus páginas a un grupo de jóvenes dibujantes que traían otra concepción de la historieta, más moderna e influenciada por el comic norteamericano, varios de los cuales llegarían luego a la Argentina como Pratt, Faustinelli y el guionista Alberto Ongaro,  quienes aportarían su talento a otros dos títulos inolvidables: Misterix y Rayo Rojo.  (Carlos R. Martínez).

Anuncios