TICON1Hace unas semanas atrás comentábamos con nuestros lectores el inesperado hallazgo de las fotos que fueron subidas a TOP COMICS durante la época en que el blog se realizó a través de Windows Live, fotos que en su gran mayoría no pueden verse en las notas que van de 2007 a 2009. Aunque resulta imposible  reconstruir todo ese material, al menos trataremos de aprovechar el material gráfico de mayor significación y algunos de los textos.

  TICON2  Comenzamos con una nota publicada en Septiembre de 2007 en la cual Luis Alberto Rosales hacía una precisa descripción de “Ticonderoga”, aquella extraordinaria serie de Oesterheld y Hugo Pratt, quien a su vez contaba con la colaboración de Gisela Dester. Esa nota incluía las fotos que aquí se muestran, en las cuales se ve a Pratt en el Fuerte Carillón, también conocido como Ticonderoga. El fuerte se halla situado entre el Lago Champlain y el Lago George (en la frontera del Estado de Nueva York y Canadá) y fue, durante el Siglo XVIII, punto neurálgico de comunicaciones y enclave natural codiciado tanto por los franceses que avanzaban hacia el sur desde Quebec, y por los británicos que avanzaban hacia el norte en su empeño de tomar Nueva Francia.

    TICON3 Dicha fortificación  controlaba el sur del Lago Champlain y el acceso al valle del río Hudson, lugares donde -dicho sea de paso- transcurre parte de “El último de los Mohicanos”. El sitio fue escenario de la batalla librada entre el 7 y el 8 de julio de 1758 durante la Guerra Franco-India (llamada Guerra de los Siete Años en Europa). El resultado fue una inesperada victoria del ejército francés, dirigido por Louis-Joseph de Montcalm y el Caballero de Lévis. El general británico que sufrió la derrota fue James Abercromby.

   TICON4      

  Un año después los ingleses reanudaron la ofensiva obligando a los franceses a retirarse. Los vencedores le cambiaron el nombre al Fuerte Carillón, llamándolo ahora sí Fuerte Ticonderoga, palabra de origen iroqués que significa algo así como “reunión de dos cursos de agua”, o sea, afluente. El fuerte sigue existiendo en la actualidad; funciona como museo y como recordatorio de aquellas operaciones militares que fueron, obviamente, los que inspiraron a Pratt y Oesterheld.

En la segunda parte de esta nota, entonces, la transcripción del texto publicado Por Luis Rosales sobre Ticonderoga, la historieta.

 

Anuncios