Recorríamos las páginas de un D’Artagnan de 1966 comprado hace unos días cuando en una de sus historietas titulada “Hombre clave en Rusia” nos topamos con un nombre familiar: Sidney Reilly (foto), espía de origen ruso pero que trabajó para la Inteligencia inglesa (y para él mismo antes que nada) y cuya forma de vida, sus romances y sus aventuras fueron casi un anticipo del James Bond de los años sesenta.

    reilly1  ¿Y por qué nos resulta conocida la vida de este personaje?, porque a comienzos de los años 90 se emitió por Canal 7 “Reilly, as de espías”, miniserie inglesa de gran calidad interpretada por Sam Neill donde se narraban las andanzas del citado espía desde su juventud hasta su muerte en Rusia hacia 1925.

       reilly Según lo que recordamos de la serie (la repitieron más de una vez) Reilly (¿1880-1925?) era hijo ilegítimo de una noble rusa y un médico judío. Reclutado por el espionaje inglés actúo -previo a la Primera Guerra Mundial- en Oriente Medio y una vez estallado el conflicto bélico cumplió diversas misiones tendientes a hacer fracasar compras de armamentos para los alemanes o sabotear la construcción de buques de guerra. Producida la Revolución Rusa, Reilly vuelve a su país natal para concretar distintas acciones contra el régimen comunista, pero finalmente debe escapar salvando por poco su vida.

      reilly2  Su actividad en el espionaje (que aprovechaba para sus propios negocios) lo convirtió en un hombre de fortuna y con acceso a los más altos círculos sociales. Aprovechando esos contactos Reilly crea una organización llamada el  Fideicomiso, encargada de financiar las actividades contrarrevolucionarias en Rusia. Sin embargo, en algún momento comienza a sospechar que dicho grupo ha sido copado por los bolcheviques que, paradojicamente, utilizan el dinero aportado desde Occidente para sus propios fines. Pese a las advertencias, Reilly regresa clandestinamente a Rusia para confirmar sus sospechas y es capturado por quien en la serie aparece como su gran enemigo: Felix Zsercinsky, organizador y jefe de la Checa, origen de la KGB. Sobre su posterior destino hay dudas, según ciertas versiones fue fusilado, de acuerdo a otras murió en prisión. 

       reilly3 Volviendo a la historieta, digamos que tiene guión de H. Rotce (Alfredo Grassi) y dibujos de Lucho Olivera y difiere sustancialmente de lo antes narrado, ya que aparece actuando como “Comisario del Pueblo” bolchevique hasta que es descubierto y muere en un tiroteo. A la serie en cuestión quizá puedan hallarla en Internet y apreciar no sólo su gran calidad narrativa sino también la forma en que se expone la oscura personalidad de este “as de espías”, tan oscura que se le adjudicaba más de un crimen, incluido el de su esposa. (Carlos R. Martinez) 

 

Anuncios