En esta segunda nota de la serie que le estamos dedicando, nos ocuparemos de la actividad de Leandro Sesarego en la décadas del ’50, gran momento de la historieta argentina y de su propia trayectoria. Omitimos de este repaso sus trabajos como ilustrador, tema que será motivo de la próxima nota.

     sesarego-vindicatorSESAREGO-MIRANDA  En los años cincuenta no había prácticamente revista  donde no aparecieran dibujos de Sesarego, y eso que en aquellos años los títulos dedicados a la historieta abundaban en los kioscos. Siguiendo un orden más o menos cronológico aquí mostramos una página de “Vindicator, el corsario justiciero”  publicada en Ping Pong entre 1951 y 1952 y una adaptación de la obra “Lucía Miranda” de Hugo Wast (Intervalo, 1952). Como se ve, los temas ambientados en el siglo XVI parecían ser su especialidad.

    sesarego-ponchosesarego-pasiones     Sesarego fue uno de los varios dibujantes que realizó Poncho Negro, personaje que tuvo a su cargo en 1954. Ese mismo año en la revista Pasiones Blancas dibujó “El fruto de la traición”, donde nuevamente pudo demostrar  la forma minuciosa en que documentaba temas de época. 

  sesarego-caucaso2  En la segunda mitad de los años cincuenta colabora con Editorial Codex y Publicaciones Universales. Para esta última  (que editaba las revistas Aventuras del Oeste y Odiselandia realizó especialmente tapas, ilustraciones y viñetas. Para Codex dibujó en la revista Justy el personaje “Rex Antic” (un Indiana Jones  adelantado a su tiempo) escrito por Alfredo Grassi. Según el veterano guionista la minuciosidad de Sesarego en su trabajo  no le permitía cumplir los plazos de entrega, por lo cual la serie fue continuada por Eugenio Zoppi. También colaboró en Pimpinela y en los diferentes suplementos de esa revista  que con el título de Libros publicaba la citada editorial. La imagen corresponde a “El prisionero del Caucaso” (El Libro de la Guerra, marzo de 1959).

      aguada3   Aunque con escasas participaciones Sesarego estuvo también presente en lo que fue el suceso editorial de fines de los cincuenta, Hora Cero Extra, donde dejó dos episodios de Ernie Pike de gran calidad: el aparecido en el Nº  9  (Mayo de 1959)  ambientado en la guerra de Corea que realizó a la aguada con un grado de detalle casi fotográfico y otro publicado en el Nº 14 (Octubre de 1959), donde la sabia utilización del claroscuro resaltaba el dramatismo de la historia, la de un piloto que al ser derribado contempla entre los restos de una ciudad el horror que ha ayudado a generar. También dibujó una tapa de Hora Cero Extra y al menos un episodio de la serie  “Cuentos de la Ciudad Grande”, aunque no lo tenemos en nuestro archivo para verificarlo.  Finalizando la década publica en Patoruzito “Albergue Warnes” (1960).

Hora Cero  Extra Nº 14

Hora Cero Extra Nº 14

   En consonancia con la declinación que experimentó la historieta argentina en los sesenta, la actividad de Sesarego en ese período se vuelca preferentemente al exterior colaborando con editoriales inglesas e italianas, lo que será también motivo de una próxima nota.  (Carlos R. Martinez)

Anuncios