puesto_libros  El origen de la Feria de Libros de Plaza Lavalle se remonta a 1941, año en que el intendente Alberto Pueyrredón impulsó la instalación de puestos de venta de libros al aire libre en la Ciudad. En ese momento la idea era emular a los vendedores de libros parisinos en La Conciergerie y el Palacio de Justicia de París, dispuestos a lo largo del río Sena. De esta manera la Feria comenzó a funcionar en el patio del Cabildo y allí se mantuvo hasta mediados de los años 70, cuando por reformas edilicias se cerró el patio al uso del público y la Feria debió trasladarse a la Plaza Lavalle, frente al Palacio de Tribunales. En los 18 puestos de la feria -que funciona de lunes a sábado entre las 10 y las 18 hs- se venden principalmente libros usados de derecho, además se encuentran obras de literatura clásica, historia, política y también  libros nuevos.

   fronza-manitu

Tapa realizada en 1963

Tapa realizada en 1963

 A diferencia de Parque Rivadavia  no recordamos haber visto revistas de historietas en Plaza Lavalle. Sin embargo hay un vínculo entre ese lugar y la historieta como que el decano de esos puesteros, Trento Fronza, participó activamente  a inicios de los los años sesenta en diversas publicaciones. Ya hace un tiempo Gerardo Canelo nos había contado de esa actividad de Fronza, datos que pudimos ampliar recientemente gracias a un artículo publicado en 2011 en el Diario Z de la ciudad de Buenos Aires. En dicha nota titulada  “Plaza Lavalle a cielo abierto”, Fronza    -que desempeña esa actividad desde hace mas de cincuenta años- brinda su testimonio acerca de las particularidades del oficio y de la Feria, de los cambios en los hábitos de lectura y de la relación con los clientes entre otros temas. 

   

"Todos fueron valientes", publicada en Casco de Acero

“Todos fueron valientes”, publicada en Casco de Acero

  fantasma-fronza Fronza nació en 1933 y aunque debió haber comenzado a publicar con anterioridad, los primeros trabajos suyos que tenemos registrados corresponden a inicios de los años sesenta cuando dibujó historietas en las revistas Carabina, Fuego y Casco de Acero e ilustró tapas para esta última. A esa época corresponden títulos como “Manitú” y “Todos fueron valientes”, ambas de aviación y con guiones de Sergio Almendro. Junto con Ascanio, Carlos Casalla y Manuel Prendes fue uno de los dibujantes que realizaron las tapas de la revista El Fantasma que editaba  EDMAL, la continuadora de Editorial Lainez.  Si cotejamos las fechas vemos que durante varios años Fronza participó en la historieta simultáneamente a su actividad como librero “a cielo abierto”, profesión de la que dice en la nota mencionada: “Lo hermoso de todo esto es la libertad. Venís a la hora que querés , tenés tiempo para leer, cuando querés comés, hablás con la gente”. Confiamos en que don Trento siga aún al pie del cañón y ojalá podamos saludarlo en alguna próxima visita a Buenos Aires. (Carlos R. Martinez)

http://www.diarioz.com.ar/#/barrio-x-barrio-plaza-lavalle-libro-a-cielo-abierto/

 

Anuncios