BRECCIA1  La necesidad de completar algunos datos para las fichas de MIL PLUMINES y los textos del libro que tenemos en preparación (y que sigue avanzando), nos llevó a recorrer páginas de Internet en busca de información sobre la actividad de Enrique Breccia posterior a 2007, es decir luego de su trabajo en “Swamp Thing” para Norteamérica. Merced a esa búsqueda (que incluyó la nueva página web del dibujante) nos enteramos que Breccia está radicado actualmente en Italia, país desde donde colabora con editores de ese país, de Francia y de España. Para Francia está haciendo  “Los Centinelas”, historieta con trasfondo histórico que transcurre en la Primera Guerra Mundial mientras que en Italia colabora con la editorial 001 Edizioni y con la Sergio Bonelli Editore. Para esta última  realizó una historia de “Dylan Dog” y está trabajando  en una aventura del interminable “Tex Willer”, es decir el Colt el Justiciero de Rayo Rojo, historia de 240 páginas que será publicada en la colección Speciale Tex, albumes popularmente conocidos  como “Texone”. Le echamos un vistazo a la página de la Sergio Bonelli pero ese número aún no tiene fecha de aparición.

     Pero quizá los más significativo lo encontramos en la página de la Radio y Televisión Española, en la cual  se reproduce una nota que le hicieran a Breccia en 2012 durante el 30º Salón del Comic de Barcelona donde se había presentado una reedición de “Avrack” y, donde entre otros temas, adelanta su visión sobre el trabajo que realizaría en Tex.  Aquí entonces los pasajes más salientes: 

 “Mi dibujo es expresionista y con grandes dosis de humor”

   Considerado uno de los grandes de la historia del cómic, comenzó su carrera  en 1968 junto a su padre, el genial Alberto Breccia, y Héctor G. Oesterheld adaptando al cómic la biografía del Che Guevara. También colaboró con su padre en dos obras cumbres del cómic mundial: Mort Cinder y El Eternauta. Luego se confirmaría como uno de los Grandes con obras como Alvar Mayor, El peregrino de las estrellas, Los viajes de Marco Mono o Lope de Aguirre, la aventura. El autor ha presentado en Barcelona la reedición de otro de sus grandes clásicos, Avrack (001 Ediciones), junto al guionista Ricardo Barreiro. Una obra fascinante, como  todas las de sus autores, en la que se mezcla realismo mágico y aventura.

breccia-avrack    (…) “Mi dibujo es, en cierto sentido, expresionista y con humor, con grandes dosis de humor ácido e irónico, intento que siempre aparezca la vena humorística en mis dibujos”.

Le robaron los originales

    “Con Avrak tengo sentimientos encontrados, porque no tengo ni un solo original de todos los que dibujé, ni de Alvar Mayor, ni de El peregrino de las estrellas… Nada y además hay un litigio sobre los derechos. Me los quieren quitar. Celebro que se vuelva a editar, pero me gustaría ser el dueño de los derechos. Es un litigio que dura ya muchos años”.

  “El cómic fue dibujado en una época muy difícil en Argentina, la de la dictadura, y el editor argentino se aprovechó de la circunstancia para quedarse con los originales que andan por el mundo, vendiéndose. Y yo soy absolutamente ajeno a todo eso. Desgraciadamente no es un caso único. No sé si hay muchos dibujantes que no tengan ni un solo original de aquella época. Yo no tengo ni una sola de las más de 8.000 páginas que dibuje por entonces, de Alvar Mayor, las historias cortas con Trillo y Saccomano…”.

 “Aún sí, fue una época que recuerdo con cariño porque dibujé grandes obras como esas o Avrack. No tanto por las circunstancias políticas”.

 “No aprendí a dibujar con mi padre”

   Aunque parezca mentira, Enrique asegura que no aprendió a dibujar con su padre, Alberto, uno de los grandes del cómic mundial: “No aprendí a dibujar con mi padre. La primera vez que lo ví dibujar, yo tenía 22 años. El tenía un estudio fuera de casa y nunca lo ví dibujar. Además nunca tuve una opinión, ni a favor ni en contra, del estilo de mi padre. Debe ser por eso que tenemos estilos tan distintos, tanto mis dos hermanas como yo, respecto a el (Toda la familia dibuja)”.

   “Yo vengo de la pintura, del grabado en madera, así que no tengo referentes historietísticos. Me dediqué a la historieta simplemente por una cuestión económica, porque estaba recién casado y a punto de tener mi primer hijo. Fue en el 68, cuando hice la vida del Che en historieta, junto a mi padre, y donde se nota muchísimo la influencia del grabado en madera… blanco y negro puro y todo eso”.

   También ayudó a su padre en su versión de El Eternauta (el cómic más famoso de la historia de Argentina) junto al guionista Héctor Germán Oesterheld: “El Eternauta lo concebimos como una historieta experimental, en la parte técnica. Creo que en ese sentido fue una buena experiencia, pero visto ahora creo que le restó clima. Un clima que Solano López, con elementos mucho más clásicos hizo de una manera magistral. Creo que nuestra versión de El Eternauta es muy inferior a la de Solano López, en ese sentido. Es una obra que mantiene su vigencia pero yo prefiero la de Solano”.

   “Me gratifica que 50 años después sigamos hablando de El Eternauta, pero creo que es sobre todo por el guión más que por el dibujo de nuestra versión”.

breccia-dedicatoria Sus proyectos

    “En este momento (2012) estoy dibujando el cuarto tomo de Los Centinelas (Les Sentinelles) para la editorial francesa Delcourt, estoy terminando un libro de ilustraciones para la editorial Vicen Vives, de Cataluña, con 30 ilustraciones a color de Ciencia Ficción, y cuando acabe comenzaré con un álbum de Tex (El personaje más popular del cómic italiano) de 240 páginas. Además estoy preparando, para el próximo Salón del cómic de Lucca una gran muestra de mi trabajo, para una exposición antológica”.

   (…) “A Tex le aportaré mi estilo y mi visión de la historieta. Tex me interesa porque es un fenómeno que hay que explicar más desde el lado de la sociología que del de la historieta. Es un personaje que se ha mantenido durante muchísimo tiempo (1948) con un éxito sostenido y me interesa mucho hacerlo, es como un desafío”.

     Y no tiene miedo a enfrentarse a un western: “Soy un profesional y hago lo que me piden. Además, transcurre en escenarios que conozco muy bien, con grandes espacios abiertos, naturaleza, aventuras… un poco el cómic que he hecho siempre”. Un poco como este fabuloso Avrack que tenemos la suerte de poder recuperar.

     Hasta aquí entonces este material tomado -repetimos- de la entrevista realizada en 2012 por la Radio y Televisión Española, nota donde no deja de sorprender esa afirmación de Breccia acerca de que recién vio dibujar a su padre a los 22 años; sinceramente no lo creemos. En fin, ahí les dejamos el enlace de su nueva página web donde pueden apreciarse una biografía suya, principales trabajos realizados y una galería de sus obras. (CRM)

 http://www.enriquebreccia.info/

 

Anuncios