Antes que nada y como lo decía Breccia, la historieta es un oficio, una artesanía que no requerirá tal vez el esfuerzo físico de otras actividades pero sí largas y agotadoras jornadas sobre el tablero, noches sin sueño para cumplir con el plazo de una entrega y en ocasiones renunciar a una diversión o una actividad en familia para cumplir esos compromisos profesionales. Nuestro saludo entonces para quienes en la actualidad trabajan en la historieta y el recuerdo para los que durante décadas -y cada uno en la medida de su capacidad- se desenvolvieron en ella.

Anuncios