vogt-implac1 A las puertas ya del mes de abril y por lo tanto de los sesenta años del inicio profesional de Carlos Vogt nos ocupamos hoy de un personaje suyo quizá no tan conocido, o mejor dicho, sepultado tal vez por la avalancha de grandes títulos que produjo luego. Se trata de Johnny Korvo, “El Implacable” (en este caso cuatro páginas publicadas en Misterix el 7  de marzo de 1958) serie cuyo origen explicaba el mismo dibujante en  “Carlos Vogt en primera persona”,  nota que dentro de la sección Las viudas de  Columba se publicó en Blancas Murallas, la página web realizada por Ariel Avilez. vogt-impla2

 vogt-impla3  “No recuerdo si fue porque se produjo un “vacío” en MISTERIX o si se decidió reestructurar la revista; lo cierto es que Ongaro y yo fuimos llamados para pergeñar a dúo una nueva historieta. Hacía tiempo que en el mercado no aparecía una clásica de “capa y espada”, de manera que optamos por ese tema. Así nació “El Implacable”, para el que Ongaro se  documentó cuidadosamente y para el que yo tenía la documentación gráfica que me había facilitado cordialmente José Luis Salinas años antes para “D’Acier” (*), reunida en su realización de “Los Tres Mosqueteros”. En “El Implacable” volví a dibujar decididamente con pincel, completando sólo los detalles con pluma. Me gustaba hacer esta historieta y me gustaba codearme en la revista con “maestros” (jóvenes, pero ya consagrados) como Zoppi (“Misterix”), Solano López (“Bull Rocket”) y Hugo Pratt (“Sargento Kirk”). Me gustaba charlar con ellos. Ninguno compartía totalmente mi manera de ver la historieta, pero las más encendidas discusiones las tenía con Pratt, para quien sencillamente no existía otro nombre que Milton Caniff, en cuya obra, demás está señalarlo, había abrevado en sus comienzos. (De paso, un sentido homenaje al inolvidable Tano: creo que, en la historieta dramática, él llegó a ser el mejor de todos nosotros).”

 (*) “D’Acier se publicó en la revista Hazañas y fue dibujada también por Enrique Vieytes en 1954vogt-impla4

Anuncios