Dibujantes, 1955

 Con diferencia de pocos días el humorismo gráfico argentino perdió a dos figuras de vasta trayectoria en ese campo, Francho (Arnoldo Franchoni) y Cilencio (Eugenio Cilento). La muerte del primero se produjo el 17 de noviembre y la de Cilencio el 20 de mismo mes. Urgidos por el tiempo vamos a sintetizar algunos renglones de la información difundida por  Banda Dibujada  en los mails mediante los cuales comunicó estas tristes noticias.

Dibujantes, 1955

FRANCHO

   Franchoni había nacido Ascensión (Pcia. de Buenos Aires) en 1928 y publicó sus primeros trabajos en 1947 en el diario Democracia, en cuya edición deportiva dominical publicaba una página de chistes relacionados con el fútbol. En el mismo diario publicaría posteriormente su primer personaje: Cándido y después vendría el diario Noticias Gráficas y las revistas Descamisada, Suspenso, Vea y Lea, Estampa, Medio Litro y su incorporación al cuerpo de dibujantes de Rico Tipo. Pero el gran espaldarazo lo recibiría a fines de 1953 con la aparición de Avivato, revista para la que creó las secciones Album de familia, Historias de cinco guitas, Hay que estar en la pomada, La antesala del infierno, y ¡Qué grande sos!, además de los personajes Camotito, Clorofila, y Los tres malditos. También colaboró activamente en Loco Lindo, Bomba H,  Tío Vivo y Cosquillas. En los años sesenta siguió estando presente  en prestigiosas publicaciones humorísticas. En 1976 se radicó en EE.UU. donde colaboró en Mad, The New York Times y The Washington Post, regresando a la Argentina en el año 2004. Información del blog de Oscar Vázquez Lucio (Siulnas)

Humor, 1983

 CILENCIO

   En cuanto a Cilencio había nacido en 1938 y nada mejor para sintetizar su carrera y su postura ante el humor que estas palabras suyas escritas en el blog “Cilencio no se calla”: “Publiqué, entre otros, en las revistas Gente, Rico Tipo, El Gráfico, Humor Registrado, Avivato, Tía Vicenta, Satiricón, Goles, Radiolandia 2000, Playboy -argentina, de USA y española -, Anteojito y Antifaz, Billiken, y en los diarios El Mundo, La Prensa, Diario Popular, Crónica, Gazeta y otros del interior de Argentina, y en diarios y revistas de América y Europa, como El Batracio Amarillo y La Kodorniz. Gané la medalla de oro en el Salón de Dibujantes de la Argentina en 1966 y el primer premio en Trento, en 1990. Realicé muchísimas muestras colectivas, y dos individuales, en Santa Fe y en Fancomix. Además de participar en muchísimos salones internacionales de todo el planeta. Soy antes que nada humorista, por vocación filosófica, y porque no se hacer otra maldita cosa, que dibujar y escribir, sobre todo humor, parte de hacerlo por radio. También enseño dibujo, en el Museo de la Caricatura Severo Vaccaro y en la Casa de la Cultura de Ramos Mejía”.

 

Anuncios