El primer Anuario de Intervalo, tapa de D’Adderio

     Tras la nota acerca de Octavio Moraga y sus tapas para D’Artagnan y los álbumes de El Tony e Intervalo, se imponía recordar también a quien en los años cincuenta fuera otro de los grandes portadistas de Columba, como así también profundizar en el origen de los álbumes y anuarios de dicha editorial. Para esa  tarea contamos con nuestro archivo y con los valiosos datos que nos acercó Norberto (nombre de pila de un reconocido investigador de la historieta argentina) y en materia de imágenes la invalorable ayuda de Francisco Legaristi.  A todo eso le sumaremos algunas referencias sobre Intervalo Extra, revista surgida a inicios de los cincuenta como secuela del gran éxito de la revista madre. Pero vayamos por orden, o por partes como decía el bueno de Jack.

 LOS PRIMEROS ANUARIOS

      Según nos cuenta Norberto el primer Anuario de El Tony se publicó en 1939, formato a igual medida que la edición semanal (por entonces 28,5 x 37 cms), tapas color, páginas en sepia y un encarte color de cuatro pliegos, es decir 16 páginas dedicadas a “Rulito el gato atorrante”, personaje que a lo largo de los años fue realizado por diversos dibujantes, entre ellos Raúl Roux. Ignoramos eso sí como era y quien realizó la tapa de aquel álbum pionero, que al parecer no anduvo muy bien –su precio era alto para la época- y tardó bastante tiempo en ser vendido.   Quizá por aquella mala experiencia inicial  Columba demoró una década en intentar nuevamente un suplemento, lo hizo recién en Diciembre de 1949 cuando aparece el primer anuario de Intervalo cuya tapa estaba ilustrada por D’Adderio y algunas de las historietas interiores por el peruano  Paco Cisneros, Athos

Album de 1953

Cozzi, Jorge Pérez del Castillo, Marius (un muy personal dibujante)  y Enrique Rapela. A aquellas adaptaciones de famosas novelas  se sumaban “Beba la irresistible”, “Optimismo” y “Puntos de vista”, tres secciones a cargo de Ramón Columba y La Familia Flop, por Swan.  Los números más antiguos que poseemos de esos anuarios corresponden a 1953 y 1954, cuyas respectivas tapas están realizadas –a nuestro entender- por Athos Cozzi. Del 55 en adelante esa tarea estará habitualmente  a cargo de Moraga y ya a inicios de los sesenta se adopta la modalidad de usar fotos de películas o ilustraciones compradas en el exterior. Esta vez el éxito acompaña el nuevo lanzamiento (en lo que debe haber colaborado la repercusión que tenía el Intervalo semanal) y es así que en 1950 o 1951 aparece un Anuario de El Tony, el primero desde aquella fallida experiencia de 1939. Aproximadamente dos años después su frecuencia pasaría de anual a bimestral y luego a mensual.

 EL INTERVALO EXTRA

     En 1950 y anticipándose por muy poco al Puño Fuerte de Lainez,  Columba lanza Fantasía, con el cual explora  un nuevo formato (apaisado mediano) que al igual que otros casos bien pudo estar influido por la escasez de papel que campeaba en aquel tiempo. Tras Fantasía y como evidentemente el éxito de Intervalo semanal lo justificaba, aparece Intervalo Extra, revista que se editó a lo largo de una década y que pasó por varias etapas en cuanto a presentación gráfica y contenido. En sus años iniciales  tenía frecuencia semanal y ofrecía una historieta completa, luego pasa a quincenal  pero con tres historietas y posteriormente mensual. En aquella primera etapa la portada era a dos colores pero el segundo color (verde por ejemplo) solo se utilizaba para el título y los avisos de retiración de tapa y contratapa mientras que la ilustración central estaba resuelta habitualmente solo con aguada, con dibujos a cargo Arturo del Castillo, D’Adderio o Angel Borisoff entre otros. Posteriormente  al ser impresas a todo color de las tapas se ocupó habitualmente Moraga y luego, tal como sucedió con El Tony a comienzos de los sesenta, se utilizaron ilustraciones compradas en el exterior.

 HUGO D’ADDERIO

    Y ahora si, luego del anterior recorrido por aquellas primeras revistas de Columba que demandaron contar con tapas ilustradas especialmente, hablaremos de Hugo D’Adderio, un nombre hoy olvidado del cual brindamos algunos datos en la nota “Agua, tinta china y talento” aparecida en enero de 2009 en este mismo blog y cuya ficha  figura también  en el blog Mil Plumines de la Historieta Argentina.  Nacido en Rosario en 1921 pero radicado desde muy niño en la Capital Federal, D’Adderio cursó estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano”, donde hizo hasta el tercer año. A los 17 publicó sus primeros trabajos en un vespertino de Buenos Aires para continuar luego desempeñándose como ilustrador en distintos diarios, revistas y editoriales.

    Su época de mayor contacto con la historieta se da a partir del surgimiento de la revista Intervalo en 1945, para la cual realizará versiones de obras célebres como “Miguel Strogoff” (1945), “Crimen y Castigo”, “Los Miserables” (1946), “Hamlett y Rey Lear”, ambas de 1947, y posteriormente “Cyrano de Bergerac”, “Los Novios” o “Rojo y Negro”. En la mayoría de los casos la técnica utilizada era la de pluma y pincel, con predominio de la primera, pero en determinados casos como por ejemplo “La ajorca de oro”, publicada en el Album de Intervalo correspondiente a agosto de 1953, D’Adderio empleaba un procedimiento que el dominaba a la perfección conocido como dibujo “al lavado”, una variante de la aguada que requería gran habilidad, paciencia y prolijidad por parte del ejecutante.

    Desde 1950 y durante gran parte de los años en que la publicación tuvo frecuencia semanal D’Adderio fue el encargado de realizar las portadas de Fantasía, tarea que también cumplió a inicios de los sesenta en la revista El Fantasma editada por EDMAL (solía firmar como “Hacde”)   y más tarde en las revistas Fabián Leyes y El Huinca, para las cuales dibujó asimismo varias historietas. En este repaso de su actuación profesional, cabe consignar igualmente que fue colaborador de Billiken, donde en 1959 ilustraba la sección “El niño y la música” y  también distintos temas didácticos que desarrollaba la revista, mientras que en el campo docente fue, en 1952, uno de los primeros integrantes de la Escuela Norteamericana de Arte, luego la famosa Panamericana. (C.R. Martinez)

NOTA: La página Lambiek Net (que suele tomar datos de este Blog) menciona historietas de horror realizadas por D’Adderio para una revista alemana, y la historieta “Poncho Muerto” con guión de Morhain para El Huinca y Fabian Leyes. Junto a estas líneas una imágen extra, el original de una tapa de Fantasía realizado por D’Adderio que se subasta en Comicartfans. 

La de la tapa de ese “incunable” Anuario Nº 1 de Intervalo es una gentileza de Francisco Legaristi, del  Club de la Historieta Mundial.

Anuncios