De pura casualidad ya que no es de nuestros preferidos, pudimos ver ayer sábado por The History Channel un extenso y muy completo documental acerca de la obra de Stan Lee. De casi dos horas de duración (contando las reiteradas y agobiantes promociones del canal) la película va recorriendo la vida de Lee desde su adolescencia en plena Depresión y en un hogar siempre amenazado por el fantasma del desempleo, su posterior ingreso a Timely y sus primeros palotes en la historieta, para luego convertirse en una especia de hombre orquesta de la compañía creada por su pariente, Martin Goodman.

     El mismo Lee –un tipo carismático sin dudas-, ex compañeros de trabajo y colaboradores de Marvel van dando su testimonio, tales los casos de Johnn Romita padre, Roy Thomas, Gene Colan o Dick Ayers, quien cuenta como en la gran crisis de los años cincuenta debido a la campaña  contra los comic-books  debió trabajar como guardia de seguridad en un supermercado. Por supuesto están las  referencias ineludibles a Jack Kirby, una relación que no fue precisamente idílica. Entre los testimonios no falta el de su esposa Joan, una hermosa inglesa (ex modelo y actriz) con la cual está casado desde hace mas de 60 años y con la cual tuvo una hija. Fue ella la que en 1961 cuando Lee planeaba renunciar a la Marvel y al comic para dedicarse a otra cosa, le sugirió que -perdido por perdido- escribiera los guiones que a él le gustaría hacer y no los que le pedían. El consejo fue oportuno ya que a partir de allí surgirían  The Fantastics Four, X-Men, El Increíble Hulk, Spiderman y tanto otros personajes  que pusieron a Marvel al tope de las ventas y a Lee en la portada de las más importantes revistas americanas, programas de televisión como el de Larry King o a dar innumerables charlas ante jóvenes universitarios.

       En una etapa siguiente de su carrera se lo ve en Los Angeles (con picardía cuenta como convenció a los propietarios de Marvel para que lo destinaran allí) supervisando primero los trabajos de dicha editorial y posteriormente al frente de sus propias empresas, la fallida “Stan Lee Media” y luego Pow.  Muy interesante es el segmento donde se analiza el fracaso inicial que tuvieron en el cine las películas inspiradas en los héroes por él creados, y como luego, en manos de productores y directores consustanciados con ellos se convirtieron en formidables éxitos de taquilla. En esa parte se lo ve a Lee junto a actores y actrices protagonistas de esas películas, y las pequeñas apariciones (cameos) que tuvo en esos films.

        El documental que estamos comentando fue realizado cuando Lee tenía 86 años –cumplirá 90 en diciembre de este año- y lo muestra como un tipo “entrador”, jovial (por momentos nos recordaba a Mirco Repetto, el de La Vaca Aurora) en muy bien estado físico para su edad y cuyas ganas de trabajar y crear no han declinado en absoluto. Posiblemente los muy entendidos en el tema no encontrarán grandes novedades, pero para el público en general resulta un producto interesante, algo que quizá debieran aprender los responsables de ciertos pretenciosos documentales que se han hecho sobre la historieta por estas tierras. Se podrá o no gustar del comic americano o del género de los superhéroes, pero verdaderamente vale la pena echarle un vistazo a la obra de este gran creador de la historieta mundial.  (CRM)

 LA ANÉCDOTA: LOS “CELOS” DE KIRBY

    De los múltiples datos y anécdotas que aporta el documental destacamos la siguiente: en pleno auge de la dupla Lee-Kirby un medio periodístico visita al primero en su oficina para hacerle una nota. Lee le pide al periodista que también hable con Kirby reconociendo su condición de co-creador de varios de sus éxitos. Una vez publicada la nota le dedican unos pocos renglones a Kirby y el resto a Lee, ante lo cual la esposa del dibujante lo llama enojadísima al guionista para reclamarle por esa falta de equidad, e incluso el mismo Kirby amenaza con renunciar.

        

Anuncios