Quizás muchos lectores de TOP COMICS hayan conocido al Parque Rivadavia tal como lo muestran estas fotografías publicadas en julio de 1960 en un Suplemento de La Nación, material salido del generoso archivo de Gerardo Canelo.  En nuestro caso lo conocimos casi una década después y por mucho tiempo visitarlo los domingos por la mañana fue, más que un hábito,  un ritual obligado. Si bien conseguimos allí mucho del material que hoy mostramos, también nos arrepentimos de todo lo que dejamos de comprar y hoy es material ya inexistente o inalcanzable.

     Alejados de Buenos Aires estuvimos varios años sin visitarlo y al volver obviamente las cosas no eran lo mismo, o quizá nosotros las veíamos de otra manera. Las rejas que rodean al Parque, la reducción del espacio asignado a los puestos y el gran avance del tema informática sobre otros coleccionables son parte de ese panorama distinto. En cuanto a historietas propiamente dichas, según lo apreciado en nuestras últimas visitas solo queda un lugar donde existe material de verdadera calidad e interés, obviamente a precios muy altos. Pero más allá de nuestra impresión personal seguramente el Parque Rivadavia conserva para muchos coleccionistas esa atracción y ese predicamento al que homenajeó Tito Spataro bautizando precisamente  “El Parque” a la columna que sobre noticias y curiosidades de la historieta escribía  en la segunda época de Hora Cero, en 1990. (CRM)

 

Anuncios