A quienes piensen que cometimos un error al escribir  el título de esta nota le aclaramos que no nos referimos al personaje creado por  Mariano de la Torre y Carlos Freixas (luego Athos Cozzi) sino  a un tal Santiago “Patucho” Alvarez, de profesión integrante de La  Campora y bloguero K quien desde hace unos días es el nuevo Presidente de la vapuleada Agencia de Noticias (Oficialistas) TELAM. Alvarez  reemplaza en ese cargo al periodista “militante” Martín García que  la semana pasa presentó su renuncia al cargo concluyendo así un desgraciado ciclo de un año y medio  que se caracterizó por el ingreso masivo de personal, incremento del presupuesto y una burda y miserable utilización de la historieta al servicio de la propaganda kirchnerista, a través básicamente de la figura de Oesterheld y de El Eternauta.

   

ALVAREZ

  Hace exactamente un mes atrás en una nota titulada “El chantonauta sigue haciendo de las suyas” nos referíamos aquí a uno de los últimos desaguisados de Garcia,  la contratación  como asesor contable de la Presidencia y Directorio de dicha empresa de una persona que  había trabajado para Telam durante la dictadura. Por ese hecho el Sindicato de Trabajadores de Prensa (Sitapren) le envió en enero una carta al jefe de Gabinete, Juan Abal Medina, pidiéndole el despido de García.  Al parecer dicha designación fue la gota que rebalsó el vaso aunque  en materia de colaboracionismo el actual régimen tiene lo suyo: en estos días y a raíz del tema Malvinas se volvió a hablar con insistencia de cierta foto tomada en 1982 -plena Dictadura- donde aparece un Kirchner muy calladito y obediente junto al general que en aquella época mandaba en Santa Cruz, Oscar Guerrero.

   García había llegado a Telam en octubre de 2010, en reemplazo de Martín Granovsky, para imprimirle “militancia” al servicio estatal de noticias desde donde opinó que prefería a “los periodistas militantes” antes que “profesionales” ya que los primeros “son como las putas, escriben para quien les paga. Los militantes escriben la verdad al servicio del pueblo”. Su gestión estuvo marcada por varios traspiés informativos: el Nestornauta, el salvaje homenaje a Kirchner con insultos a opositores, un cable sobre el caso Noble que fue levantado a las pocas horas, la operación contra Duhalde y sumado a ello las sucesivas revelaciones de excesos presupuestarios. Fiel a ese estilo de “derroche” denunciado desde el interior de Télam, García dijo adiós con un brindis con champagne.

     García es ya una anécdota en la larga y  desdichada historia de TELAM, que por supuesto seguirá siendo –bajo la férula de Patucho-  tan parcial y tendenciosa  como hasta ahora…o peor.  Resta ver  cual es el destino de las Historietas para Todos,  uno de los últimos inventos de Garcia, aunque teniendo en cuenta que se sindica a Alvarez como el autor intelectual de esa verdadera chantada que es el Nestornauta, es fácil imaginarse lo que nos espera. (Carlos. R. Martinez)

Anuncios