Demoramos unas horas la publicación de esta noticia en parte por la necesidad de cumplir con otras obligaciones pero tambien como si -inconscientemente- nos negáramos a tener que hilvanar una nueva crónica de esta sucesión de pérdidas que viene sufriendo la historieta en los últimos tiempos.  Pero hay que asumir la realidad y aunque sea dolorso referirse a la muerte de Eduardo Barreto, a quien recordaremos primero con los datos de nuestro archivo y luego con la nota que le dedicó el diario El País de Montevideo en su edición de hoy, 16 de Diciembre.

      Eduardo Barreto nació en Uruguay en 1953. Realizó sus primeros trabajos  a los 16 años en el diario El País y posteriormente en el suplemento infantil del diario El Día (El Día de los Niños) hizo una tira diaria titulada “El poderoso halcón”.  En busca de un mercado más amplio llegó a la Argentina en 1973 vinculándose a Editorial Columba para la cual a partir de 1974 realiza episodios  de “Kabul de Bengala” (20 en total) escritos por Oesterheld,  ocupándose también de diversas series como “Kayan”, “Argón el Justiciero”, “Wolf”, probablemente “El Etrusco” (con el seudónimo Kopi) y un sólo episodio de Nippur de Lagash ya que aparentemente Robin Wood no quedó conforme con su trabajo. A ello sumó historietas unitarias y adaptaciones de las películas La Guerra de las Galaxias y  Conan el Barbaro. Cabe destacar que tras un período inicial en la Argentina, retornó a Montevideo y periodicamente viajaba para entregar su trabajo.

    En 1983 viaja a Estados Unidos –donde ya había estado a fines de los setenta- permaneciendo allí por espacio de tres años, lapso en el cual trabajó para importantes editoriales y con personajes como Superman y Atari Force junto con José García López.  Desde 1986 en adelante siguió trabajando desde el Uruguay para el mercado norteamericano con títulos como  The New Teen Titans, Juez Parker y más recientemente Mary Worth. En 2007 había sufrido un grave accidente automovilístico y posteriormente contrajo meningitis, enfermedad de la que no pudo recuperarse.

FALLECIO EDUARDO BARRETO, UN GRAN CREADOR DE COMICS

     Por su parte el diario El País de Montevideo en su edición de hoy viernes 16 le dedica la siguiente nota: “El miércoles  hacia las 22 horas falleció el dibujante de cómics uruguayo Eduardo Barreto, quien durante más de cuatro décadas de trabajo destacó en su terreno, especialmente por sus dibujos de Batman, Spiderman e Indiana Jones. El dibujante trabajó con las más importantes editoriales del mundo y obtuvo varios premios internacionales, entre ellos el Wizard Fan Award en 1993, uno de los principales galardones que se otorgan en Estados Unidos. Además, trabajó en La Guerra de las Galaxias y Alien vs. Depredador, y fue reconocido por su popular novela de gánsters Union Station. Sin embargo, Barreto siempre se negó a considerarse a sí mismo un artista, según consignó en una ocasión El País, y rechazaba con energía a aquellos que utilizaban esa etiqueta para sacar réditos inmerecidos. Por el contrario, prefería la definición como un artesano del dibujo.

 

Big Barda

  “Desde su casa en la Costa de Oro, este original artesano había ideado versiones rupturistas de Batman y Superman, entre otros aportes al competitivo mundo de los dibujantes de cómics. Con sus lápices y pinceles, había dado vida a más de 1.500 títulos, entre tapas, cómics y novelas gráficas, en cuarenta años de trayectoria. Además de trabajar por décadas para las más prestigiosas editoriales del planeta, Marvel y DC Comics, por varios años ilustró la tira Judge Parker, que se publica en 175 diarios estadounidenses. Under a yellow Sun, Speeding Bullets, Master of the Future (la secuela de Gotham by Gaslight), la novela gráfica The Unauthorized Biography of Lex Luthor, Atari Force y una prolongada etapa como dibujante de los New Teen Titans en la segunda mitad de la década de los 80, son algunos de los hitos de su carrera, que tuvo como uno de sus últimos trabajos la miniserie Cobb: Off the Leash, de la Editorial IDW, escrita por Beau Smith

      “Barreto, que tenía 58 años, había declarado en una entrevista a El País de 2009 que se había enamorado de su oficio “hace mil años”, y que disfrutaba de su trabajo porque le permitía continuar siendo y divirtiéndose como un niño de diez años, en plena adultez. “Si para entender algo tan banal como la muerte de Superman (que seguramente lo van a resucitar al mes siguiente), se deben leer 300 números para atrás, tanto el cómic como la novela gráfica van camino a la extinción. La historieta se está volviendo barroca, encerrada en sí misma y se está matando a la gallina de los huevos de oro -el género- porque se mata al lector casual”, señaló entonces, aunque rescatando que “ya no es más la hermanita pobre del cine” como se la definió por años. “El 90% de los que se autodefinen artistas difícilmente saben de qué lado está el pelo de un pincel. Con la palabra artista se intenta justificar eso de la `libertad conceptual`. Con la misma seriedad te digo que me considero un artesano, que está unos escalones más abajo”, había declarado con su característica modestia”.

    A falta de material gráfico propio de la obra de Barreto apelamos inicialmente a un arte original suyo publicado en la página Comicartfans, a lo que se sumó luego una gran mano que nos dio Francisco Legaristi (“Franciscomic Legaristorieta”) al hacernos  llegar generosamente dos escaneados, una portada de Superman Nº 17, Editorial Zinco, España y una página de Superman Nº 20 de la misma editorial, ambas de 1985. Y hablando de España, Manuel Barrero incorporó a esta nota un comentario con la reseña de la obra de Barreto publicada allí, según los registros de Tebeosfera. Por último consignemos que la foto nos fue enviada por Gerardo Canelo. A todos ellos muchas gracias.

Anuncios