El dueño de Editorial Tor –Juan  Carlos Torrendel- tenía fama de no ser muy afecto al pago de derechos de autor, por lo cual gran parte de su producción estaba compuesta por  obras que eran ya de dominio publico. Eso no sucedía con las novelas de Tarzán pero JC le encontró la vuelta: editó más de una docena de  libros protagonizadas por el personaje de Edgard Rice Burroughs pero escritos en alguna oficina de Buenos Aires.

     Con estos antecedentes no resulta extraña la pequeña “trampita” o picardía que por casualidad descubrimos repasando un ejemplar de Pif-Paf publicado en febrero de 1942. Allí aparece  “El Murciélago”  que como se podrá apreciar comparando las imágenes no es otra cosa que una versión convenientemente retocada de la historieta “The Eagle” publicada en la revista Weird Comics en 1941 con dibujos del argentino Luis Cazenauve. Sucede que por aquella época Batman era publicado por El Tony (con el nombre de “El Vampiro”) y tal vez nuestro ocurrente editor no quiso desaprovechar la popularidad del personaje.

    Pero no seamos demasiado duros con Torrendell que, pese a sus travesuras,  hizo mucho para editar libros de calidad a precios accesibles, dio a conocer escritores luego famosos y en materia de historietas tiene en su haber dos grandes logros: Pif-Paf  que permitió difundir en la Argentina lo más destacado del comic yanqui y en 1940 la revista Fenómeno, pensada para difundir exclusivamente a dibujantes argentinos y que debido a la escasez  de papel  tuvo corta vida.

Anuncios