En la nota anterior al hablar de Pucará y Trix expresábamos nuestra idea de que seguramente  se han editado o se editan en Tucumán otras revistas de humor e historietas  no tan conocidas en el resto del país como aquellas. Ese pálpito fue corroborado por Francisco Legaristi quien nos acercó los nombres  de las revistas Magoya, La Iguana, Incubo y Papalú.  Dos de los creadores de Magoya fueron Bernardo Vides Almonacid y Donato Alberto Calliera;  La Iguana e Incubo fueron editadas por Tomás Díaz Bálsamo y en cuanto a Papalú es una realización de José María Delgado Juarez (Sejo), de quien encontramos datos en la revista Manuela que lo tiene como uno de sus colaboradores junto a otro tucumano: Néstor Martin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL SUEÑO DE DIBUTOPIA

  Otras de las formas en que se manifiesta la intensa actividad vinculada al humor y la historieta que se desarrolla en Tucumán es la existencia de diversas entidades que agrupan a los artistas que practican esos géneros, tales los casos de UNHIL (Unión de Historietistas e Ilustradores), UC! (Unión de Caricaturistas), Taller Mac Leod Aerografías, Escuela El Ekeko y el Grupo Tucumanga. Todas ellas a su vez conforman la Fundación Artística Dibutopia, en cuya página web puede leerse lo siguiente acerca de sus objetivos:   (…) http://www.dibutopia.org es la comunión de los esfuerzos cotidianos que realizamos todos los ilustradores, historietistas y caricaturistas por trascender y entrar al Portal de la Eternidad, abriendo sus puertas con las llaves de un trabajo coherente y constante.  Encontrará aquí una parte importante de nuestras existencias, donde buscamos vivir de esto y mostrarnos como nos sentimos integrando este gran grupo, cuyo principal requisito para conformarlo, es el de tratar de ser feliz dibujando, compartiendo con los amigos que ya tenemos y esperando con los brazos abiertos a los que vienen. (…)”

 

Dibujantes tucumanos en Buenos Aires

 

   

Arturo Soria

  Entre las principales actividades de Dibutopía se encuentra la de difundir los valores y las potencialidades de la historieta en las escuelas y la organización del Tinta Nakuy, evento que se integra con charlas, talleres, muestras, proyecciones y otras acciones relacionadas con la historieta que este año se realizó en la primera semana de octubre y en cuyo marco tuvo lugar el Congreso de Historieta Educativa sobre el cual hemos informado. Valga la aclaración que el citado nombre guarda parentesco con el Tantanakui (“encuentro” en lengua quechua), organizado por primera vez en 1987 en Humahuaca por iniciativa del charanguista Jaime Torres, inicialmente un movimiento de rescate de la música y la cultura popular de la zona y que evolucionó hasta convertirse en un formidable ejemplo de resistencia cultural por más de tres décadas con un singular formato de espectáculo.

EL FANTASTICO MUNDO DE LAS VIÑETAS

   La Unión de Historietistas e Ilustradores de Tucumán es quizá la más activa de las agrupaciones mencionadas y ha logrado concretar varios proyectos de largo aliento que incluso se convirtieron en libros. Entre esos trabajos se cuentan “1806 Invasión” y “1807 Rendido un león”. El primero de esos trabajos fue editado por Thalos en 2006 y creemos que la segunda parte también fue ya editada.  Otra de las iniciativas de este grupo fue “1810 Revolución”, una Muestra que se llevó a cabo en el Museo Histórico del Cabildo en Buenos Aires en diciembre de 2009 con la idea de extenderla durante todo 2010 y luego convertirla en libro dentro de la Colección Histórica de Dibutopia Editorial. En este proyecto participaron artistas tucumanos y de otras diversas provincias argentinas.

   Respecto a “1806 Invasión” es un libro de 120 páginas con prólogo de Fernando García y en el cual a lo largo de ocho capítulos se narra la primera invasión inglesa. Los guiones pertenecen a Cesar Carrizo y  los dibujos estuvieron a cargo de Arturo Soria, Guillermo Fabian, Jorge Soria, Néstor Martín, Juan Emilio “Oso” Rossello, el mismo César Carrizo, Segundo Moyano, Jorge Endrizzi, Bruno Sálica, Rodolfo Paz, Javier Fernandez, Javier Cecilia, Hernán Conde de Boeck, Ariel Lucena, Héctor Palacios, Alejandro Nicolau, Marcos Vergara, Carlos Lottesberger, Nicolás Rodríguez Juele y Alejandro Aguado, y como invitados especiales Carlos Casalla y Gerardo Canelo.

    Como cierre del libro se incluye una nota titulada “Socializar la historieta” en la cual Carrizo, coordinador de Unhil (y su rostro mas visible) dice lo siguiente: “Llevar la historieta a la Escuela. Ese es nuestro propósito, el que moviliza a unhil, la Unión de Historietistas e Ilustradores de Tucumán que busca alcanzar la excelencia  en materia de Historieta Histórica, un género con capacidades pedagógicas muy poco explotadas en el país.

   “En las Escuelas, no sólo sería un grato entretenimiento, sino también un medio de comunicación eficaz, que llegaría a diversos sectores, especialmente,  a los niños. Ellos son nuestros futuros lectores, trabajadores, dirigentes que necesitan la mejor formación posible, y desarrollar su imaginación, contribuye en gran medida a esa educación.  Deseamos llevar el fantástico mundo de las viñetas a todos lo que no la conocen, queremos Socializar la Historieta”.

  

Iniciamos esta serie de notas sobre el humor y la historieta producidos en Tucumán  hablando de Andrés Villá, así que -como una manera de cerrar el círculo- comenzamos a despedirnos mostrando la tapa de un antiguo libro que recopiló parte de sus trabajos. Esa imagen es una gentileza de Francisco “Tito” Legaristi   que, recordamos, fue el Secretario de Redacción de Trix y que sigue vinculado a la historieta en su condición de “alma mater” de El Club de  la Historieta Mundial, el lugar al que recurren coleccionistas del país y del extranjero en busca de esas “figuritas difíciles”  que ellos atesoran. El Club, que opera en Internet bajo el nombre de Novenoarte, es otro de los factores que hace a la intensa relación de Tucumán con la historieta, de ahí que les pidiéramos una foto para que nuestros lectores los conocieran, pero ante la imposibilidad de reunir a sus integrantes (y porque “tampoco somos tan bonitos para lucirnos en una foto”, dijeron) nos enviaron estas dos imágenes: la de un precoz Super Tito cuando ya pintaba para historietómano  y la de una ilustración que usan para darle la bienvenida al Club a los usuarios.  (C.R. MARTINEZ)  

 

Anuncios