En su edición del jueves 1 de septiembre la revista Ñ publicó una nota firmada por Dana Jennings acerca de “Batman: Hush Unwrapped”, cuyo texto reproducimos.

 Libros de arte elevan a Picassos del papel

La reciente proliferación de volúmenes de arte contribuye a afianzar y expandir las ideas de cuáles son los artistas más importantes de los ochenta años de historia del cómic.

   El lugar del cómic en la mesa cultural nunca ha sido más firme. Las películas del verano han pasado a ser sinónimo de filmes de superhéroes. Por otra parte, el mercado de arte original de cómics sigue siendo fuerte. La creciente legitimidad del cómic significa que el género puede concentrarse más que nunca en la definición de su canon de cuatro colores. En los viejos tiempos, en buena medida lo que establecía ese canon eran las guías dirigidas a coleccionistas. Sin embargo, la reciente proliferación de volúmenes de arte contribuye a afianzar y expandir las ideas de cuáles son los artistas más importantes de los ochenta años de historia del cómic.

 En el cómic artístico tiene lugar una revolución silenciosa. Hay ediciones escaneadas a partir de trabajos originales, y artistas más jóvenes y menos conocidos acceden ahora a las ediciones de tapa dura a todo color. Esos libros apuntan a los fans serios, pero también a quienes disfrutan del diseño gráfico y la ilustración. Scott Dunbier, editor de proyectos especiales de IDW Publishing, líder en libros de cómics artísticos, dice que es un placer tener “la capacidad de presentar el arte como nunca antes se lo ha visto, de ofrecer esta forma de arte tan estadounidense más allá de lo que puede apreciarse a partir de un libro de cómics”.

 Un caballero más oscuro

“Batman: Hush Unwrapped” es Durero con esteroides, el Renacimiento nórdico arrastrado a las calles peligrosas de Ciudad Gótica. Con textos de Jeph Loeb y dibujos de Jim Lee, uno de los artistas más populares de fines de los años 80 y principios de los 90, “Hush” fue una de las novelas gráficas más exitosas de la década de 2000. Pero en “Hush Unwrapped” lo que prima es el arte. Impresa en blanco y negro directamente a partir del trabajo en lápiz de Lee, casi permite sentir el gusto del polvo urbano. Se trata de arte descarnado, y tan arrollador que resulta imposible concentrarse en la historia. Es un libro sin precedentes de DC Comics, y afianza el lugar de Lee entre los mejores intérpretes de Batman junto con Frank Miller y Neal Adams.

 Mirar por encima del hombro del artista

Examinar una de las Artist’s Editions de IDW es como estar ahí desde el principio: podría jurarse que se escucha el ruido que hace el lápiz al correr sobre el papel. Los libros, que miden 44 centímetros por 31, son reproducciones del arte original. No sólo contribuyen a crear y a reforzar el canon del arte del cómic, sino que también hacen que la idea de volver a la lectura de cómics de dimensiones comunes parezca sin sentido. “The Rocketeer”, de Dave Stevens, comenzó el proyecto el año pasado.

 

 

Anuncios