FANTASIA (1972)

    Desde 1970 y por espacio de algo más de dos décadas Clemente Rezzónico se convierte en habitual colaborador de Columba -inicialmente en Fantasía-, revista a la cual aporta una serie de historietas bélicas como “Jugando con la muerte”, “El canto ardiente de la metralla”,  “Un beso para labios que se enfrían”, “Los machacados bastardos de Bastogne” o “Margarita en el Chindwin”, esta última con guión de Enrique Villagrán y que por su temática preanuncia lo que será uno de los títulos más importantes de su carrera: “Chindits”, con guiones de Robin Wood.

      En los años ochenta y hasta inicios de los noventa su firma está presente no sólo en Fantasía sino también en las restantes revistas de Columba  con las series “Capitán Nadie”, “Vargas” (ambas con guión de Ray Collins), “Bogart”, “Beto Navarra” y “Mbwana”, trabajos que alterna con historietas unitarias de tema policial, de aventuras (“Los pantanos del peligro”, “La bahía del silencio”),  vidas de músicos o estrellas de cine (“Gracias Benny Godman”, “Anne Baxter”, “Warren Beatty”, etc.) o adaptaciones de películas, tal el caso de “Por los muchachos”.

RUUD ROVER

 

     Uno de sus últimos trabajos conocidos en la Argentina fue el personaje “Ruud Rover”, creado en 1997 para la segunda época de la revista Puño Fuerte, la historia de dos pilotos veteranos de la Primera Guerra Mundial que durante la Depresión en Norteamerica se ven obligados a trabajar para una empresa de correo aéreo en bancarrota. Ese mismo año junto con el dibujante N. Lombardi creó el Suplemento Punto y Coma distribuido en noventa diarios del interior del país. Cabe mencionar que en su prolongada trayectoria en la historieta Clemente Rezzónico ha trabajado también para editoriales alemanas e inglesas.

DATOS COMPLEMENTARIOS:

   Ya finalizada la nota descubrimos una entrevista publicada en la revista 1xSemana de la ciudad de Zárate, lugar donde reside desde 1970. Allí entre otros datos se menciona que Rezzónico hizo el curso por correspondencia de la Escuela Panamericana de Arte y que una de sus primeras colaboraciones para Editorial Tor -además de Aguarachay- fue “El piloto sigilo”, trabajo que pudo haber consistido en continuar o completar algún material extranjero que publicaba dicha Editorial. Se señala además que trabajó durante varios años como empleado de Vialidad, dependencia de la cual se retiró en 1978, ya consolidada su actividad como dibujante.

 

CAPITAN NADIE

Anuncios