Ya hablamos de él en “Pampa, plumín y facón” pero le debíamos una nota más extensa que abarcara la totalidad de su obra.  Nos referimos a  Clemente (Pepe) Rezzónico, uno de los numerosos  “laburantes” de la historieta argentina,  gente alejado de las grandes luces, del barullo y de las notas, pero merecedora de respeto por sus años de trabajo silencioso al servicio de esa fábrica de fantasías que alguna vez fue la historieta.

   Nacido en 1935 en la localidad santafesina de Casilda, Clemente Rezzónico se inicia profesionalmente en 1953 dibujando una historieta de su creación: “Aguarachay”, de ambiente gauchesco,  que se publicó en varias entregas en la revista Pif-Paf  (cuando era producida por Editorial Tor) y fue republicada luego en el Album Pif Paf Nº 25,  personaje que incluso fue utilizado por la editorial para realizar un almanaque.

     En 1957 colabora en Mundo Infantil con otra historieta gauchesca titulada “Gauderio Manta” y pasa luego por las revistas Frente de Combate y Gerónimo (editadas por Carlos Clemen) y por Bandera Negra (uruguaya)  incursionando también en el humor en Trick y Trake (1961) con las series “Gumersindo y Cristodómico”, “Quito y las mil maravillas” y “Nebiolo y Carlón”. Será sin embargo en la revista Aventuras del Oeste donde entre 1961 y 1964  encontrará un lugar que le permita afianzarse como profesional a través de una serie de adaptaciones propias de famosas novelas incluyendo títulos como “El gato negro”, “Miedo”, “La flecha negra”, “El crimen de Lord Arturo”, “La máscara de la Muerte Roja”, “El  Señor del Tiempo”,  “El retrato de Dorian Gray”,  “Aventuras de Arthur Gordon Pym”, “El teniente loco”, “La bruja”,  “El millonario modelo”,  “El verdugo”, “La isla del tesoro”,  “El velo negro” y  “Los tres jinetes del Apocalipsis”.

    También a inicios de los sesenta colabora con Editorial Yago con historietas de género bélico como “Buenos y de los otros” (Cinemisterio, 1963), “Muerte en el desierto” y “Conflicto” y colaboraciones en las revistas de Editorial Nómina: Bala de Plata y X-9 (“El traidor”, “El rifle”, “Final para un pistolero”, “La ley de la guerra”), realiza adaptaciones de obras famosas para el diario El Siglo y trabajos para Atlántida. (Carlos R. Martinez)

 

CIMEMISTERIO - 1963

 En la próxima nota nos ocuparemos del paso de Rezzónico por Editorial Columba, y recordamos que en la página “Pampa, Plumín y Facón” encontrarán más material gráfico de Aguarachay, su “opera prima”.

PIF-PAF (1953)

Anuncios