Cuarenta años separan los dos trabajos de Eduardo Ferro que aquí reproducimos: “El fantasma Benito se divierte” publicado en Patoruzú en 1941 y dos páginas de “Yirolamo corresponsal”  que realízó en Superhumor en 1981, donde el nuevo personaje se encuentra nada menos que con “Langostino”, seguramente la más recordada de sus creaciones.

    Con relación a “El fantasma Benito” si bien la página no está firmada su autoría es indudablemente de Ferro, quien según sus propias palabras se hizo cargo en 1937 (aún veinteañero) del personaje creado originalmente por Quinterno. Según lo explica en una nota que puede verse en Patoruzú Web, el sitio de Sergio Maganás, al enterarse de que el guionista no cumplía con los plazos de entrega se animó a presentarle algunas ideas a Quinterno, quien superada su desconfianza inicial le encomendó la serie, trabajo que realizó por espacio de veinte años.

     Ferro era ya un profesional del dibujo a los 16 años, eso es a inicios de los treinta, pero sería en Patoruzú primero y luego en Patoruzito y el diario El Mundo donde crearía esa galeria de personajes (Tara Service, Pandora, Chapaleo, entre otros) que lo convirtieron por derecho propio en un símbolo de humorismo gráfico argentino, incomparable trayectoría que le valió premios como el Quevedos y homenajes como los que le tributaron la Sociedad de Distriuidores de Revistas y el Museo de la Caricatura Severo Vaccaro.

 

 

Anuncios