GUIONISTAS CON “CARTEL FRANCES”
Por Carlos R.Martinez (desde Arrecifes)
 
  No fue sino hasta mediados de los años setenta a través de revistas como Turay y Skorpio,  que comenzó a hacerse habitual la publicación de notas en las que se brindaban datos acerca de algunos de los guionistas y dibujantes (especialmente estos últimos) que colaboraban en ellas, una tendencia que se acentuó posteriormente con Superhumor, Fierro y la segunda época de Hora Cero, por citar los principales ejemplos. Antes de ello las escasas excepciones habían sido la revista  Patrulla y contemporáneamente Frontera y Hora Cero, aunque en este caso dichas notas tenían como finalidad  promocionar determinados trabajos de Oesterheld con Solano López, Breccia  ó Carlos Roume.- 
  Si hablar de un guionista o un dibujante en las páginas de una revista de historietas fue durante muchos años un caso excepcional, mucho más aún lo fue que en la página de apertura se destacara a alguno de los creadores, muy por el contrario eran frecuentes los casos en que ni siquiera se los mencionaba. En este caso la excepción está dada por la  revista Fenómeno –de la cual hablamos meses atrás- , publicación aparecida en 1950 y que presumimos pudo haber sido un emprendimiento de un grupo de dibujantes y guionistas con ayuda de alguna entidad oficial. No se explica de otro modo que en la apertura de cada historieta de Fenómeno apareciera el retrato del artista que la realizaba, dibujos cuyo estilo guardaba cierta semejanza con el de las “cabecitas” que ilustrarían luego los primeros avisos de la Escuela Panamericana de Arte. Varios años más tarde sería Carlos Vogt  a través de “Mi novia y yo” otro de los escasos dibujantes en tener ese cartel destacado.-
      Por el lado de los guionistas hay un ejemplo notorio y que ya todos estarán adivinando, como lo es el de Robin Wood  sonriendo canchero en cada página inicial de la ya citada “Mi novia y yo” y en alguna otra de sus numerosas creaciones, distinción que supo ganarse en base a lo que significó su aporte creativo a las revistas de Columba.-
     Sin embargo no fue el creador de Dennis Martin, Jackaroe y tantos otros personajes el primero en lograr “cartel frances” (como se dice en el mundo del espectáculo) en Columba, sino que tal distinción la había logrado años antes un guionista de larga trayectoria en la editorial aunque no tan conocido como Wood: hablamos de Cristóbal María Paz. Paz fue integrante del grupo de guionistas que comenzaron a colaborar  en  Intervalo cuando la revista dejó de lado o redujo en gran medida  la adaptación de novelas reemplazando dicho material por guiones originales, proceso iniciado a inicios de los sesenta y del cual participaron también escritores como Francina Siquier, Josephine Bernard o Pedro Mazzino.- 
      Al margen de lo que haya podido escribir con seudónimo  la producción de Cristóbal María Paz  se volcó principalmente en  “Historias de hombres y mujeres”, serie compuesta de episodios unitarios que fueron ilustrados por distintos artistas de la editorial. Aunque tal como cuadraba a una revista como Intervalo la mayoría de los guiones de Paz eran  de corte romántico o abordaban distintos conflictos humanos,  también se le animaba con buenos resultados a la comedia, como lo demuestra una de de las historietas aquí reproducidas, la cual -si se tapara el nombre del autor y el rostro del presentador de la historia-, bien podría pasar por un episodio de “Mi novia y yo”, toda vez que comparten el mismo excepcional dibujante. En suma una perlita que permite calificar Cristóbal María Paz como un precursor de Wood, no sólo en cuanto a tener una presentación destacada sino también en ese estilo semihumorístico o satírico que tan bien explotó luego su colega paraguayo.  (Carlos R. Martinez)
 
   
Anuncios