Nuestro amigo y colaborador, Carlos Martinez, desde Arrecifes, Pcia de Buenos Aires, nos envia otra muy interesante nota.-
LAS REVISTAS DE NOMINA EDITORA

Por Carlos Martinez
Se llamaban Trinchera, Casco de Acero, X-9, Ataque o Barricada, entre otros muchos títulos con resonancias bélicas. Casi todas ellas habían nacidas al calor del gran suceso que significaron las revistas de Editorial Frontera y buscaban seguramente -vía la emulación de su temática-  alcanzar su porción de un mercado que, al menos en su etapa inicial, le había deparado a las revistas de los hermanos Oesterheld un éxito económico significativo.
     Sin embargo a quienes vivíamos deslumbrados con los guiones y los dibujos de Hora Cero y Frontera en sus distintas versiones nos resultaba imposible aceptar otro tipo de material, mirando hasta con cierto desprecio a esos títulos que considerábamos “menores”, en términos futbolísticos, de Primera B.
      Hoy con el paso del tiempo  podemos juzgar esas revistas desde otra perspectiva y emitir un juicio no tan severo ya que, con todas sus falencias, sirvieron para que un grupo importante de guionistas y dibujantes publicara sus trabajos iniciales, lo cual las convierte  en una referencia muy útil para quienes se interesan en  la trayectoria de los creadores de la historieta argentina y de otros que, sin llegar a esos niveles, hicieron también su aporte.
     Planteada esta introducción  quisiéramos ocuparnos de Nómina Editora y sus revistas: Bala de Plata y X-9 (con sus respectivas ediciones Extras), Historietas, Suplemento de Historietas y Album de Joyas, a lo que habría  que sumar una revista humorística llamada  Tucu-Tucu, cuya presentación se anunciaba en el Nº 48 de Historietas, en 1964, haciendo la salvedad  que la falta de fecha de publicación y otros datos era común en estas publicaciones, lo que dificulta rastrear sus respectivas historias.
 
DE MUDANZAS Y HERENCIAS
     Los inicios  de Nomina Editora y Distribuidora Creaciones (ignoramos si era una sola empresa o dos con el mismo domicilio) datan de 1960 o 1961, fecha en que tenía su dirección en México 1848 y figuraba como director de las publicaciones Fabian Paley, cuyos dibujos solían aparecer en la retiración de tapa acompañando los (escasos e incompletos) datos de la editorial y de cada edición. Posteriormente pasa a ser Nómina Editora y Distribuidora con domicilio en Juncal 2471 y más tarde X-9 figura como realizada por Delma Editora con domicilio en Avellaneda, mientras que  en 1970 una revista llamada Grandes Figuras de las Historietas (de Editorial Torres) seguía utilizando material de la citada X-9, como por ejemplo una tapa hecha por Angel Alberto Fernandez en 1963 que muestra a un soldado alemán de la Primera Guerra cargando con la bayoneta calada.
   Aparentemente y quien sabe por qué circunstancia, Nómina heredó material de la revista Aventuras por una parte y de Lainez por otra.  Prueba concreta de lo primero es la reedición en X-9 Extra de un personaje realizado por el dibujante italiano Alberto Giolitti: “David Méndez”, reporter”, rebautizado para la ocasión como “Aldo Guerra”, como así también páginas de “Peter Fox” dibujadas  por Julio Cotignola. En cuanto a material extranjero era habitual en esas revistas de Nómina de los años sesenta  ver la serie inglesa “Buck Ryan” y westerns  que probablemente provenían de revistas de la Marvel dedicadas a ese tema.
    Pero junto a ese material reciclado local y extranjero podían apreciarse también en los títulos de Nomina -especialmente Bala de Plata y X-9  trabajos contemporáneos de algunos dibujantes con cierta trayectoria en esa época y otros que iban surgiendo. Una de esas “perlas” es un trabajo de Angel Alberto Fernandez con guión de Armando Fernandez titulado “Agente Especial” que es una versión libre de una serie muy conocida en la época titulada “En la cuerda floja”,  en el rostro de cuyo protagonista se inspira Lito Fernández para el personaje. Tiempo después y ya mas afianzado en su estilo, Fernández con guión de Muñoz Cabrera dibujó en Bala de Plata un personaje llamado “Rock Sach”. Hablando de guionistas, Jorge Morhain  publicó también allí algunos de sus trabajos iniciales.
     Otros dibujantes cuyos trabajos podían apreciarse en estas revistas eran Marcos Adan, Juan  y José Clemen, Francisco Pascual, Juan Lucas Castro, Franz Guzman, Hugo Estevez y Enrique Cristobal, salvo que parte de ese material pueda haber sido tomado “prestado” de otras publicaciones.  Hay que recordar que estamos hablando del periodo 1962-1965 aproximadamente, donde salvo las revistas de Columba y las de Yago no había demasiados lugares para publicar.  Suponemos que cobrar esos trabajos les habrá demandado a guionistas y dibujantes tantos esfuerzos como los de sus héroes de papel y tinta, pero al menos podían mostrar lo que hacían.
 
OTRAS DOS DE NOMINA
   Además de Bala de Plata, X-9 e Historietas (revista creada por Editorial Lainez a fines de los treinta) Nómina editó también otros dos títulos que vale la pena comentar. Uno de ellos era Album de Joyas en cuyo Nº 3 se publicaron “El Ultimo de los Mohicanos” en la versión que hizo Jose Luis Salinas para la revista El Hogar (una verdadera masacre gráfica perpetrada contra esa obra maestra) y “De regreso”, adaptación  de la película  homónima que Alberto Breccia había dibujado en Aventuras en los años cuarenta, mientras que para el número 4 se anunciaba la publicación de “Las hijas de los Faraones”, dibujada por Leandro Sesarego también en Aventuras, lo que afirma la suposición de que parte del fondo editorial de esa revista pasó luego a Nómina.
    La otra revista de Nómina es Suplemento de Historietas que data de 1963. Era una revista de 32 páginas, tamaño 20 x 28 cms, donde al estilo de  Misterix (aunque a un solo color, sepia) las historietas comenzaban en la portada. En cada número se publicaban dos historias, una bélica y un western, siendo material extranjero las primeras y nacional las segundas, dibujadas estas últimas por Oscar Correa, quien solía realizar también portadas para las revistas de Nomina.
    Es una pena que la escasez de material en nuestro archivo y la falta de datos de las publicaciones citadas impidan dar mayores precisiones, pero al menos creemos haber sacado fugazmente del olvido a estas revistas que, con sus limitaciones, al menos hicieron lo suyo sin las pretensiones de otras que vinieron después. (Carlos R. Martinez)
Anuncios