AGUA, TINTA CHINA …y TALENTO
Por Carlos Martinez
La aguada, es decir el uso de la tinta china diluida con agua para obtener las distintas gamas de grises fue una técnica de gran popularidad en la época en que la ilustración competía con éxito con la fotografía. Hojear publicaciones  de los años cuarenta y cincuenta tales como El Hogar, Leoplan, Atlántida o Mundo Argentino permite admirar los trabajos de dibujantes como Fairhurst, Rodolfo Claro, Enrique Vieytes o Cristóbal Arteche, ya fuera ilustrando avisos publicitarios o los cuentos y novelas que esas revistas ofrecían a sus lectores.-
 * Con dificultades de ejecución similares a la acuarela dada la virtual imposibilidad de realizar correcciones, la aguada ha estado también presente en la historieta aunque con limitaciones impuestas por el aspecto económico, ya que por un lado se encarece el proceso de reproducción y obviamente es también mayor el costo de realización de los originales.-
 * Antes de comenzar recordar a algunos grandes artistas que aplicaron la aguada en sus trabajos convendría hacer una clasificación de las diferentes formas de emplear esta técnica en la historieta, y que según nuestra modesta opinión son las siguientes:
 
1) Una aguada “absoluta”, donde no existen casi el blanco y el negro puro, sino que cada cuadro de la historieta tiene los valores tonales de una foto, de allí su utilización en revistas que combinaban historietas y fotonovelas.
 
2) Un uso “intermedio” de la aguada, en la cual esta domina un gran porcentaje de cada cuadro pero sin llegar a las proporciones de la categoría anterior.
 
3)  Un uso “complementario” en el cual el dibujo está perfectamente delineado en blanco y negro y se dan  toques de aguada para  dar sombras, realzar volúmenes o mayor vivacidad a las vestimentas y ó el paisaje. Es el más sencillo y por lo tanto el más usado de los tres procedimientos descriptos.
    Hecha esta aclaración nos ocuparemos de algunos trabajos encuadrados dentro de las dos primeras categorías y comenzamos con el brasileño Joao Mottini, gran exponente de esta técnica  mediante la cual realizó historietas para Aventuras e Idilio, mientras que 1950 en la no muy conocida revista Sucesos evocó la vida  de Al Capone con el dinamismo y la espontaneidad que eran característica de su estilo, virtudes que también pueden apreciarse en las ilustraciones para las tapas de Cinemisterio.
“Al Capone el rey del hampa”, por Joao Mottini, revista Sucesos, 1950.
 
 * Entre los dibujantes argentinos fue seguramente Hugo D´Adderio quien con mayor frecuencia utilizó la  técnica que estamos recordando, mediante la cual realizó numerosas adaptaciones en la revista Intervalo. A diferencia de Mottini que “mancha” con gran soltura  D´Adderio utilizaba un método que el llamaba  “al lavado”, que daba un tratamiento casi fotográfico a las imágenes y requería gran  paciencia y prolijidad. Sobre esta técnica el artista  escribió en 1953 una nota en la revista Dibujantes en la cual explicaba  los detalles de dicho método..
“La ajorca de oro” por Hugo D’Adderio, Album de Intervalo, 1953.
 
 * Apelamos ahora a unas palabras de Roberto Fontanarrosa para presentar otro de los ejemplos de la aguada en la historieta: “(…) Y desfilaban entre esos bosques como catedrales, que en ocasiones rodeaban a Caleb Lee y a Ticonderoga Flint con sus ramas, el follaje y sus troncos caídos, o a veces aparecían apenas insinuados atrás, diluyéndose en un segundo plano en trazos verticales de aguada donde se adivinaba el aporte de Gisela Dester, mujer y ayudante de Hugo”. Si, porque como lo destaca Fontanarrosa en esa introducción del volumen 17 de la Biblioteca Clarín de la Historieta, la aguada fue parte fundamental para crear el clima de aquella maravillosa serie llamada “Ticonderoga”, especialmente en los episodios  publicados en Frontera Extra.-
“Ticonderoga” por Hugo Pratt, Frontera Extra, 1959
 
 * En las revistas de Editorial Frontera era bastante común la aplicación de grises mediante aguada -como ya se ha dicho- para complementar el dibujo. Hay sin embargo dos trabajos  que nos gustaría destacar: uno de ellos es un episodio de “Ernie Pike” aparecido  en el número 9  de Hora Cero Extra (Mayo de 1959) en el cual Leandro Sesarego utiliza la aguada para lograr efectos casi fotográficos en el modelado de los rostros, los uniformes y las armas, mientras que en algunos pasajes de  “Paul Neutron” (publicada en Hora Cero Extra desde mediados de 1961 aproximadamente), Julio Schiaffino le da al tratamiento con aguada un papel que va más allá del simple acompañamiento de los trazos en negro.-
Episodio de “Ernie Pike” por Leandro Sesarego, Hora Cero Extra, 1959
 
 * Cerramos este puñado de ejemplos citando el magnifico resultado que logró Gustavo Trigo en la serie “Gómez” (Superhumor,1981),  algunos trabajos de Horacio Altuna en la revista Fierro como “Time Out” y “Pastores” y el de Juan Dalfiume en la historieta sobre la vida del bandido rural Juan Bautista Bairroletto, que se publicó en 1986 como un cuadernillo especial dentro de Fierro. Estamos tentados de incluir a Alberto Breccia por “Un tal Daneri” y “Perramus”, pero el espíritu de innovación que siempre distinguió su obra hace pensar que dichos trabajos debieran ser considerados más como el resultado del uso  de técnicas mixtas (collage incluido), que de la tradicional aguada que tanto aportó a la riqueza visual de la historieta argentina. (Carlos R. Martinez).-
 
  
“Gómez”, por Gustravo Trigo, Superhumor, 1981   “Pastores” por Horacio Altuna, publicado en España y en Fierro. 
Anuncios