CUADRITOS ROMANTICOS

(Por Carlos R. Martinez)
Desde 1947 y por casi tres décadas y media, los “Romance Comics” o historietas románticas tuvieron un papel destacado entre las revistas de historietas publicadas en Estados Unidos, ubicándose en su época de esplendor en los años 50 en el tercer lugar de ventas después de los superhéroes y los westerns. Un dato curioso es que  los creadores de  la revista que inicia en 1947 la tendencia –Young Romance– no  son otros que Jack Kirby y Joe Simon, el “duo dinámico” responsable de Capitán América y tantos otros personajes. La fuente de inspiración del nuevo subgénero o categoría parecen haber sido los comics para adolescentes (en especial “Archie”) y luego de acuerdo a las alternativas del mercado o situaciones de la época (La Guerra de Corea, por ejemplo) se asociaron o entrecruzaron con otros géneros para dar origen al western romance, war romances o supernatural romances.
      En la Argentina la historieta romántica está asociada casi exclusivamente la revista Intervalo, aunque debiera puntualizarse que esta característica de la revista recién se acentúa  a finales de los cincuenta ó principios de los sesenta cuando comienza a alternar lo que eran casi exclusivamente adaptaciones de grandes novelas con guiones originales, labor en la que colaboraron escritores como Josephine Bernard (autora de radioteatros), Cristóbal María Paz, Pedro Mazzino y Francina Siquier, entro otros. Aparte de las dos a las cuales vamos a referirnos luego, podría sumarse también a Idilio, que siendo una revista impulsora de la fotonovela publicaba también historietas, la mayoría de ellas a la aguada por ser la técnica que gráficamente era más afín a los medios tonos de la fotografía.-
 
    Sin embargo de lo que queremos hablar puntualmente en estas líneas son de dos títulos hoy poco recordados: Pasiones Blancas y Secretos de Amor. La primera de esas revistas era publicada por Editorial El Pueblo S. A., que editaba también el diario El Pueblo y tenía su sede en Herrera 527, la misma dirección de la empresa responsable de la revista Ping-Pong: Editorial Difusión. Pasiones Blancas se definía como “revista semanal de grandes novelas adaptadas en historietas” predominando en ella el material importado, que debía provenir seguramente de las revistas norteamericanos que hemos mencionado. La cuota local estaba cubierta por adaptaciones de novelas y títulos como “Una enfermera difícil” que parece ser “Dorita la enfermera”, que con dibujos de Bruno aparecía en la misma época en Pong-Pong. El gran Leandro Sesarego fue uno de los colaboradores de la revista y también pasaron por ellas valores jóvenes, ya que en los folletos de la Escuela Panamericana de Arte se cita a varios alumnos que colaboraron en dicha publicación. En diciembre de 1954 Pasiones Blancas estaba en el número 65, lo que ubica su fecha de aparición en octubre o noviembre de 1953.
     En cuanto a “Para la mujer SECRETOS de amor”  (tal su título completo) era editado por la misma editorial que hacía Aventuras, cuyo nombre nunca aparecía en los datos de cada publicación y que estaba ubicada en José María Moreno 359.  Su material combinaba historietas, un cuento por entregas y  las secciones “Secretos de Amor” (consultorio sentimental a cargo de alguien que firmaba como Ada Neville) , ”Secretos del Radioteatro” y una doble página dedicada a las estrellas de Hollywood. Las historietas del número que estamos comentando son  “El rebelde”, cuyo dibujante podría ser Octavio Moraga, “Tú y solo tú” y “Confesiones del Corazón”  hechas ambas por un dibujante que no podemos identificar y “Un amor peligroso”, también sin mención del autor. En el caso de “Confesiones del corazón” aparecía en ella y narraba la historia la ya citada Ana Neville, seudónimo que podría haber ocultado a algún autor ó autora de  radioteatros, género muy popular en los años cincuenta, como Nené Cascallar, por ejemplo. Secretos del Amor aparecía los jueves y debió comenzar a mediados de 1950 ya que en octubre de 1952 iba por el número 128, una duración nada despreciable para este tipo de revistas.
      En Estados Unidos los romance comics perduraron –con altibajos- hasta inicios de los ochenta, una carrera mucho mas extensa que estos títulos aquí reseñados y que difícilmente hayan llegado a mediados de los años cincuenta, quedando como casi único exponente de la historieta romántica la revista Intervalo, más aún cuando -como ya hemos dicho- comenzó a alternar las adaptaciones de novelas con historias especialmente escritas con el propósito de satisfacer al publico femenino que, se suponía, era el destinatario exclusivo de la publicación, clasificación no tan neta ya que como alguna vez afirmó un ex colaborador de Columba, había mujeres que leían D’Artagnan y hombres que ojeaban Intervalo.-
 
 
Nota: los datos sobre los romance comics fueron tomados del libro The Comic Book in América de Mike Benton.
Anuncios