Nuestro colaborador de Arrecifes, Carlos Martinez, nos envia un articulo en el que ofrece un estupendo estudio sobre las DOS CARAS DE LA HISTORIETA. Vale la pena leer cada una de las notas que publicaremos en tres etapas.-
LAS DOS MASCARAS DE  LA HISTORIETA
ULTIMA PARTE

OSCAR CAROVINI:   En 1961 el diario Crítica comienza a publicar el personaje “2º Holmes”, surgido de un concurso que había organizado dicho medio y cuyo ganador fue el cordobés Oscar Carovini. Siempre en vena humorística o más bien paródica, Carovini hace para la misma época “Yukón Pérez” en Poncho Negro, revista a la cual aporta también “Terry Atlas”. A partir de allí la carrera de Carovini se orienta básicamente a la historieta seria con adaptaciones de novelas para la colección “A la conquista del mundo”, colaboraciones en Patoruzito hacia 1969 y posteriormente trabajos en Intervalo y D’Artagnan, haciendo unitarias y también episodios de la serie “Historias de hombres y mujeres”.-

   

JORGE RUBAL: En 1955 Jorge Rubal realiza en Billiken una historieta humorística a doble página titulada “Angel y Lucifer” mientras que  entre 1958 y 1959 dibuja varias unitarias en Hora Cero Extra y Frontera Extra como “Los devoradores” y “Sandy Creek”. Ya en los años sesenta publica algunos trabajos en D’Artagnan y posiblemente haya sido también el autor de ilustraciones y viñetas (las que acompañaban el sumario de cada número) para las distintas revistas de Columba. Según referencias que no podemos certificar, Jorge Rubal podría haber sido Antonio Presa, quien en 1955 ganó la categoría humor de un concurso organizado por la revista Dibujantes, siendo su estilo de dibujo muy similar al de la citada  “Angel y Lucifer”.

    

JOSE MIGUEL HEREDIA: En varios de los casos aquí expuestos el artista se inicia en el campo del humor para pasar a la historieta seria, uno de los casos inversos es el de José Miguel Heredia, quien antes de triunfar con los personajes de “Perro Mundo” –previo paso por distintas publicaciones humorísticas- realizó para las revistas Corso Pete y Trinchera los personajes “Capitan Craig” y “Marcos Duval”, colaborando posteriormente en Frontera donde hacia 1961 dibujó algunos episodios de “El Cuaderno Rojo” de Ernie Pike.

    

ROBERTO FONTANARROSA: Figura insigne del humor argentino, tanto en lo gráfico como lo literario, Roberto Fontanarrosa realizó en su juventud algunas historietas encuadradas dentro del dibujo realista aunque ya se advirtiera en él su tendencia al humor. Una prueba de ello es “Jueves”, historieta policial que realizó en 1965 y que permaneció inédita hasta 1978 cuando la publicó la revista “Tinta”. El dibujo de dicha historieta pone de manifiesto la gran influencia de Hugo Pratt en aquel Fontanarrosa veinteañero, pero donde ya está presente esa vena paródica que lo consagraría pocos años después. 

        

OSKAR BLOTTA (KOBLO): Según el mismo lo cuenta en el catálogo de la Primera Bienal Internacional de la Historieta, Oskar Blotta (Koblo) se inició en Patoruzito y colaboró luego en Rico Tipo, Tía Vicenta, Tío Landrú y La Hipotenusa. Entre 1966 y 1968 trabaja en Estados Unidos y a su regreso se dedica a la publicidad y crea, en 1972, la revista Satiricón Blotta hijo tuvo también un paso por historieta bélica concretado en 1961 con trabajos  para la revista Casco de Acero, donde además hacía una página titulada “3 chistes sueltos” y otra sobre uniformes y equipos militares dibujada en estilo humorístico. Algunas de esas historietas las realizó en conjunto con Andrés Cascioli, por entonces Director de Casco de Acero. 

    

MANNKEN: Nombre estrechamente ligado al humor gráfico y la historieta humorística,  Víctor Braxator cultivó también con similar calidad la historieta seria. Una brevísima reseña de su carrera lo muestra colaborando a inicios de los sesenta en la revista Asalto, posteriormente en Lupín y luego en una publicación que podría haber sido Parabrisas-Corsa o Automundo, donde sus “cartoons” de ambiente automovilístico ponían en evidencia su destreza para dibujar distinto tipo de vehículos. En años posteriores se ocupa de personajes como “Meteoro” y “Lock Olmo”, publica en Corto Maltés, integra el equipo de Caras y Caretas y  co-dirige El Gran Pirulo (1986), revista en la cual realiza la casi totalidad del material. A esa actividad en el campo del humor se contraponen trabajos como la historieta “El viejo”, publicada en Nippur Mágnum en 1991.

     

NAPOLEÓN: Los primeros trabajos del  rosarino Antonio Mongiello (o Monghiello) Ricci datan de 1958 y fueron publicados en Tía Vicenta, revista a la que se sumarían luego  Leoplán, Adán, La Hipotenusa, Hortensia, Satiricón y también distintas publicaciones del exterior. Con este antecedente netamente humorístico cabe pensar que extraña o al menos curiosa circunstancia determinó que en 1970 dibujara en la revista 2001 la primera versión de “La guerra de los Antartes”, con guión de Héctor Oesterheld, historieta que en 1974 sería realizada por Gustavo Trigo en el diario Noticias.

 

FELIX SABORIDO: Posiblemente el dibujante que con mayor continuidad y simultaneidad ha cultivado la historieta humorística como la seria. Sus inicios profesionales datan de comienzos de la década del sesenta con trabajos para las revista Operación Muerte y Gerónimo y posteriormente se vuelca al humor trabajando durante más de una década en la Editoral Mazzone, tras lo cual lo hace para Cielosur en las revistas Chifladuras de Carlitos Balá y La Voz del Rioba. Desde 1978 en adelante trabaja para Eura Editoriale de Italia mientras que a nivel local lo hace –entre muchas otras- en las revista Satiricón, Eroticón, Feriado Nacional, Fierro y Superhumor, para la cual hizo la serie “Nuestro hombre en Banana”, una muestra de su capacidad para dibujar “a la manera de” grandes figuras de la historieta mundial como Roy Crane ó Chester Gould.

       

SERGIO IBÁÑEZ: Tras una etapa de formación junto a Jorge Zaffino, Ibáñez inició luego su propia carrera en el campo de la historieta realizando trabajos para Eura y Editorial Columba, para la cual dibujó series como “Cosme”, “Dimitri”, “Milonga” o “El Cosaco”. Dibujó los últimos episodios de “Nippur”, la segunda versión de “Mark” e integró el equipo creativo de “Mikilo”. Alternando con esa actividad, Ibáñez realizó -desde 1996 y por más de una década- humor gráfico en el diario La Nación.

      

OTROS: A esta veintena de dibujantes reseñados podrían sumarse también los de Jesús Balbi y sus colaboraciones en Satiricón,  Toño Gallo, prócer del humor haciendo “Sangaree O´Ryan” en Skorpio,  Alberto S. Saichann (“Crazy Bar”), Oscar Garibaldi y su “Berazategui Country”, José María Massaroli , Peiró, Sanyú, Enrique Breccia y tantos otros que estarán presentes en la memoria –y los archivos- de los lectores de Top Comics. De todas formas creemos que los aquí mencionados constituyen una muestra representativa del tema que abordó esta nota: el de aquellos dibujantes cuya ductilidad y natural inclinación les permitió afrontar las exigencias que plantean ambas especialidades de la historieta y sus respectivas “máscaras”.

Anuncios