LA CREACION DE PERSONAJES
La colaboración con el dibujante
Nos pareció interesante rescatar de nuestros archivos una nota en la que el maestro H.G.O hablaba sobre la importancia de la relacion escritor-dibujante. Con mucho la ofrecemos a nuestros seguidores.-
 
  (Conceptos de Héctor G. Oesterheld – La historieta Mundial-1958)).
Héctor Oesterheld es un enamorado de la historieta. Es el guionista creador de varios títulos de importante gravitación en la historieta nacional. En el guión parece más preocupado de las imágenes que de la literatura, pero de esa manera ha conseguido hacer de la historieta literatura de imágenes. Los dibujantes que interpretan los guiones de Oesterheld demuestran expresar lo mejor de sí mismos en la interpretación. Su técnica del guión es muy reveladora. Nunca marca las secuencias fundamentales, y se las arregla para servir de guía al dibujante, sin coartarlo en sus posibilidades creadoras. Su concepto del argumento es bien definido. Los hechos que narra, aun los más fantásticos, son siempre posibles. Sus soluciones no son nunca arbitrarias, jamás tiene salidas fáciles; el lector no adivina nunca, o casi, los finales. Oesterheld está convencido que el guionista debe colaborar estrechamente con el dibujante para aunar ideas en la solución de una historieta e incluso en la creación de personajes.  Ernie Pike, es una muestra adonde puede llegar la colaboración estrecha del argumentista y dibujante:
 
  El personaje y las aventuras las creo yo, es cierto, pero también es verdad que el proceso de creación tengo en todo momento presente lo que Hugo Pratt hará después: pienso en un guerrillero italiano, y no pienso en mi guerrillero cualquiera; pienso en el guerrillero que Hugo Pratt puede llegar a dibujar. De esa identidad espiritual surgió Ernie Pike, y también Ticonderoga.
 
      De Hugo Pratt fue la idea de hacer una ‘saga’ histórica en los bosques norteamericanos en los años previos a las luchas por la independencia, pero todos los personajes son creación mía. Desde luego, como en el caso del Sargento Kirk, Hugo Pratt pone tanta pasión en su dibujo, a tal punto recrea él los personajes, que llega un momento en que ninguno de los dos sabe de quien es tal o cual cosa: cada uno, posiblemente, termina por creerse el creador del total; que es desde luego, el mejor accidente que puede ocurrirle a un dibujante y a un argumentista. Patria Vieja nació del deseo largamente acariciado, y que nunca había podido realizar, de hacer una historieta con nuestro pasado; siempre creí que lo nuestro puede ser por lo menos tan aventuroso como lo exótico”. –
 
     Aquí también el dibujante, Roume, sabe agregar lo suyo: pone el alma en el dibujo, y la historieta toda cobra una humanidad que desde ya obliga y espolea al autor. “El buen creador de historietas es, aquel que realiza el guión, pensando en la forma gráfica que adquirirá su narración. La historieta es un género de imágenes y el argumento debe sugerir estas imágenes, y no narrarlas por medio del texto, lo cual sería la solución más fácil’.  El buen guión es aquel que narra la acción claramente pero que también da posibilidades de imaginar al dibujante e incluso al lector. Del intérprete de mis guiones espero honestidad. No me agrada que adopte la solución trillada; la primera que se le ocurre. Si es una historia con clima, espero que se preocupe por representarla en las secuencias. Para mí el clima es la mayor virtud que poseerá la historieta terminada. Por otro lado la documentación es tanto necesaria para el dibujante como para mí. Hay que comenzar a inculcar responsabilidad en este tema. Cada día es mayor la cantidad de adultos que sigue con interés las historias gráficas y es justo que el material que se les ofrece sea serio y honesto.
Anuncios