EL RIOBA – (Por  Eduardo Weidmann)
  
Dedicado enteramente a mis quehaceres y a mi profesion, confieso que ignoraba completamente que Alberto Breccia (Tito) habia vivido gran parte de su vida en Mataderos y que lo eligió “junto a sus primeros amigos” como su barrio de adopción.  Pero, en ocasión de asistir al acto inaugural de la Asociación Cultural Mataderos  (ACUBA), de la que Alberto Breccia fue su primer presidente, la casualidad nos puso nuevamente en contacto… y para siempre.   En verdad, tambien conoci y frecuenté todavía, a personajes que lo trataron de niño y destacan con fervor los años de adolescencia, donde compartieron con Tito actividades de rico contenido cultural.  Jose Alvarez, a quien llamaban cariñosamente “Josesito”, me confesó que  conoció, gracias a él,  el mecanismo de leer en una biblioteca (la Ricardo Guiraldes que funcionó en J.B.Alberdi) y tambien de concurrir a un Cineclub en el centro, a degustar las películas mas acreditadas de la cartelera mundial.  El Chino Guevara, el bailarin mas destacado de la barra, recordaba con ternura que Breccia decoraba para los carnavales, los clubes de la zona, por el módico precio de algunas entradas gratuitas para ir al baile con sus amigos.  Pero tambien, de ir de milonga a un club muy distinguido por el barrio de Flores, confirmando con esto que Alberto fue un degustador exquisito de la musica popular.  Toda su barra entrañable se reunió junto a él y muchas personalidades que lo visitaban en una pizzería historica de Mataderos (me refiero al Cedron) en la esquina noroeste de Alberdi y Murgiondo.  Esa esquina lleva su nombre; en la ochava existe un mármol donde el escultor Cristobal Porto reprodujo una autocaricatura de Alberto Breccia; un poeta del barrio le dedicó algunas palabras:
 
ALBERTO BRECCIA
Esa tremenda ideneidad del trazo
que fluye desde el pulso sutilmente,
que hiere en tinte obscuro de un plumazo
el albor de un trasluz incandescente.
Evoco a Tito Breccia, el amigazo,
el que adoró a este “rioba” buenamente
y se llevó a su barra bajo el brazo
por las calles de Dios,  fraternalmente
 
Ese lugar guardaba la emoción firme de los encuentros de todos los viernes al atardecer y fueron ejemplo de algo perdurable, cristalizado durante la mas tierna infancia.  Es posible qu el Yellow Kid haya sido ganado por la posibilidad artistica que demostró en toda su trayectoria, pero suelo preguntar: ¿Que momento merece ese afecto descomunal que sienpre derramó sobre aquellos que frecuentaron su amistad?  En verdad, amigos de TOP-COMICS, Alberto Breccia fue un fuera de serie.-
 
 
A continuacion, una secuencia brillantemente interpretada;  es considerada de antologia en la historieta argentina. Fue realizada en 1958 y presenta una tecnica idedita en la obra de Breccia. Comenzó a desarrollarla especialmente para esta historieta (Sherlock Time), creada por el Maestro Oesterheld, ese mismo año.-
El texto de Oesterheld, tal cual lo recibia Alberto Breccia.
 SHERLOCK TIME
51º   M.P.P de Julio, tratando de examinar el techo
        Julio: Eso ha de ser un caño roto!
52º  M.P.P. de Julio tocando el charco. Trémulo
        Texto Horizontal: Habian formado ya un charco y seguian cayendo oscuras, rojizas.
         Julio: Pero… ¡¡N0. ¡¡No Puede Ser!!
53º  P.P. de Julio, mirándose aterrado la mano
        Julio: Sangre. ¡¡ Esto es Sangre!!
54º General de Julio en la habitación. Espantado
        Julio: Vienen de arriba… del techo…
55º  Entre sombras exageradas, Julio, receloso.
        Julio: Juraría que alguien me espía.
56º  Ilumina un objeto raro con el encendedor, una estatuilla
         Texto:  La llama vacilante del encendedor dio vida a las sombras.
Anuncios