PONCHO NEGRO, UN JINETE SIN FRONTERAS – Por Carlos Martinez

 - Aunque bastante floja como historieta, “Poncho Negro” permanece aún en el recuerdo de muchos adultos, especialmente aquellos “señores de las seis décadas”, como diría Arjona. Esa permanencia está reforzada seguramente por el recuerdo del programa radial homónimo, que los convocaba (nos convocaba) por las tardes, al regreso de la escuela.  Ese bohemio de la historieta (según palabras de Alfredo Grassi) que fue Leandro Sesarego, supo señalar alguna vez que quizá la característica más saliente de dicha serie era lo impreciso, lo incierto de los lugares en los cuales Poncho Negro y su fiel amigo Calunga vivían sus aventuras, vaguedad geográfica que tanto podía abarcar una estancia pampeana, una hacienda en el Matto Grosso o los alrededores de un templo maya o azteca. Tan amplia como esa geografía fue la legión de dibujantes que dio vida a las aventuras del personaje ideado por Ortíz Noguera, lista que inicia con Carlos Vogt y que entre otros muchos nombres, incluye los de Leandro Sesarego, Jose Maria Taggino.Gutierrez, Héctor Diz, José Clemen y Carlos Musuraca.-

 - Y para el final y aunque hiera nuestro orgullo nacional, debe consignarse la opinión del especialista brasileño Alvaro de Moya, según la cual nuestro querido Poncho Negro de la infancia estaba “inspirado” (por decirlo así) en el personaje “O Vingador”, originariamente un radioteatro cuyo éxito lo llevó al mundo de los “quadrinos”.-

About these ads